El informe indagó las operaciones comerciales de la empresa estatal entre 2013 y 2015 y detectó numerosas irregularidades, como trabajadores que recibían sueldos de los proveedores, millonarias adjudicaciones sin licitación y conflictos de interés por negocios con empresas relacionadas a los ejecutivos.
Publicado el 23.09.2017
Comparte:

La disputa que tiene enfrentados en la justicia a la Contraloría General de la República con Codelco sumó un nuevo capítulo este miércoles luego de que el contralor Jorge Bermúdez revelara, en una sesión secreta en la Cámara de Diputados, que “la corrupción no es solo el pago de un soborno o de una coima. La corrupción también se ve en los casos de nepotismo”.

Con ello abrió una nueva arista de presuntas irregularidades que detectó en una extensa auditoría que abarcó el trienio 2013-2015, y que detectó que la estatal contrató, en la mayoría de los casos de manera directa, a empresas relacionadas con familiares por un monto de US$ 783,2 millones.

La pugna legal entre la Contraloría y Codelco

La pugna legal entre ambas instituciones dice relación con que, según la Contraloría, Codelco debe regirse por la Ley de Compras Públicas para contratar empresas relacionadas, y que se puede autorizar en casos excepcionales, con previa información a la Cámara o al organismo que dirige Bermúdez.

Pero Codelco asegura que se rige por la Ley de Sociedades Anónimas, por lo que optó por la vía judicial para resolver el diferendo jurídico y presentó en agosto una demanda de nulidad de derecho público en el 25 Juzgado Civil de Santiago.

“Lo que hemos dicho es, ‘usted no puede contratar con familiares directos, porque la ley lo prohíbe’, eso es lo que dice el informe de Contraloría y lo que discute la empresa”, explicó el jueves Bermúdez.

Pero el mismo día, el consejero jurídico de Codelco, Nicolai Bakovic, replicó en un video enviado a los trabajadores en respuesta al contralor, que en dicho informe “no se aprecia ningún indicio de delitos, de nepotismo ni de corrupción”.

A su juicio, lo que sí existe es una “diferencia manifiesta sobre las leyes que rigen a Codelco cuando compra o contrata servicios”.

Los detalles de la reservada auditoría de la Contraloría que denuncia “corrupción” en Codelco

Los fuegos cruzados entre ambos organismos estatales comenzaron luego de la auditoría N° 900 del 10 de mayo de  2017 de la Contraloría que tuvo por “objeto realizar una revisión a los contratos administrativos de bienes y de prestación de servicios” suscritos por Codelco entre el 1 de enero de 2013 y el 31 de diciembre de 2015. (Ver auditoría de la Contraloría)

Con ello buscaba “comprobar que las transacciones cumplan con las disposiciones internas de la corporación, normas legales y reglamentarias vigentes y que se encuentren debidamente documentadas y registradas”.

En esos tres años, la empresa tuvo 117 mil operaciones comerciales por más de US$27 mil millones, de los cuales la Contraloría investigó una muestra de 18 operaciones por US$198 millones. Además, indagó otros US$60 millones de gastos “misceláneos”, que se distinguían del resto por no contar con un contrato u orden de compra que los respalde.

La investigación de más de 70 páginas detectó disímiles irregularidades administrativas de Codelco, como “detección de conflictos de intereses; inexistencia de declaración de conflicto de intereses; falta de rigurosidad en los procesos de asignación directa; documentos contractuales imprescindibles no almacenados; errores y/o inconsistencias en datos ingresados al sistema SAP y/o en documentos físicos del contrato; incumplimiento del manual en la aprobación de gastos misceláneos; debilidades de control en el monitoreo; y compras misceláneas fraccionadas”.

También contiene las denuncias recibidas por la empresa estatal en dicho período, en que sumaron 82 casos de conflicto de interés, 64 falsificaciones de contratos, registros y reportes, 45 denuncias de corrupción, 10 de estafa, 51 de acoso laboral, entre otras.

Además, la Contraloría detectó que no existen procedimientos sobre “negocios con personas relacionadas”, incumplimientos de los procedimientos y controles para las contrataciones de servicios por montos menores y asociados a proveedores únicos, entre otras falencias.

Los millonarios contratos adjudicados por Codelco sin licitación

Un aspecto al cual el organismo contralor le dedica especial atención son las modalidades de contratación de servicios que utilizó Codelco para elegir a los proveedores.

Lo más relevante es que el 45% de todas las adquisiciones se hizo mediante licitación privada (US$12 mil 232 millones), monto muy superior a los US$9 mil millones licitados públicamente, por lo que la Contraloría concluyó que se utilizó un mecanismo “excepcional en la generalidad”.

Además, la asignación directa sin concurso de por medio superó los US$3.430 millones, y las contrataciones a proveedores únicos ascendió a US$1.806 millones.

Otra falencia detectada es que 13 trabajadores de la cuprífera recibieron 23 pagos en forma simultánea por honorarios y/o sueldos de ocho empresas contratistas.

En el listado se menciona, por ejemplo, que en 2015 un jefe de área, un jefe senior de construcción y un especialista avanzado de ingeniería de Codelco recibieron pagos de la empresa contratista Hatch Ingenieros y Consultores.

Otra de las firmas que aparece haciendo pagos de forma paralela a empleados de Codelco es la constructora Claro Vicuña Valenzuela, que en 2015 y 2016 realizó pagos a la misma persona que registra bajo el cargo de jefe de construcción y jefe senior de puesta en marcha. Este mismo empleado recibió pagos en 2015 de R & Q Ingeniería.

También hay pagos desde la Empresa Portuaria San Antonio a un gerente de gestión y fiscalización de empresas contratistas, quien a la vez era director de la empresa portuaria estatal.

Además, tanto la Universidad de Chile como la de Santiago, que figuran como contratistas de Codelco, registraron pagos a ejecutivos de la cuprera que ocupaban cargos como consejeros jurídicos, gerente de estudios, director de ingeniería, jefe de construcción y jefe senior de ingeniería. En estos casos, según la minera, los trabajadores se desempeñaban a la vez como docentes.

En el mismo informe se revela que Codelco respondió a Contraloría que hay una norma interna que regula las operaciones de ex trabajadores con empresas proveedoras.

Sin embargo, el documento subraya que “se aprecia que la citada regulación no alcanzó a sus trabajadores que, como se advierte, presentan una doble condición, quienes, por un lado se desempeñan en Codelco y por otro, prestan servicios a empresas proveedoras, situación que importa un riesgo de conflictos de interés y/o el uso de información privilegiada”.

Los millonarios gastos “misceláneos” de la cuprífera

Codelco respondió que evaluará modificar dicha norma, “con el objeto de regular todo tipo de relación que pudiera darse, y así evitar en lo sucesivo lo objetado”, además de iniciar una investigación interna.

Asimismo, el informe de Contraloría determinó “desembolsos cuyos conceptos asociados no corresponderían” al item de gastos misceláneos, entre los que se encuentran un pago de US$ 1,2 millones por la compra de un terreno; US$ 757 mil para celebraciones; US$ 662 mil catalogados bajo el item “deporte”; cerca de US$ 129 mil para obsequios; US$ 89 mil en muebles; y US$ 23 mil en artículos electrónicos, entre otros.

También Contraloría constató en el período la realización de compras “en forma recurrente a un mismo proveedor, en un mismo día y/o en forma correlativa”. El informe señala que este fraccionamiento en las compras impide que estos procesos de contratación “se sometan a las reglas generales que la propia empresa estatal se ha dado”.