Las primarias realizadas el domingo pasado han sido fundamentales para que en la Nueva Mayoría se intente llegar a un acuerdo programático y a un compromiso de apoyo en segunda vuelta. Hasta ahora, la traba es cómo se configura un acuerdo parlamentario para incluir a la falange.
Publicado el 08.07.2017
Comparte:

“Las primarias legales fueron determinantes”, dice un parlamentario de la Nueva Mayoría para explicar el cambio de ánimo al interior de la coalición. Si bien en las semanas pasadas parecía que un acuerdo parlamentario era inviable y los roces entre el abanderado del PR, PS, PPD, PC, MAS e IC, Alejandro Guillier, y de la DC, Carolina Goic, eran cada vez más evidentes, el millón 400 mil votos que obtuvo Chile Vamos en los comicios del domingo pasado encendió las alarmas generando un punto de inflexión en las conversaciones.

La primera sorpresa, dicen en el oficialismo, fue el resultado conseguido por el Frente Amplio, ya que si bien sabían que era una coalición en formación, no esperaban “que fueran tan pocos los votantes”. Con los números en la mano, comenzó la sensación de que la unidad del conglomerado y de los dos candidatos en competencia se transformaba en una arma de guerra para ganarle al ex Presidente Sebastián Piñera en las próximas elecciones presidenciales. Pero la duda está en cómo encontrar esa ansiada unidad.

Si bien para el oficialismo es fundamental llegar a un acuerdo programático y de apoyo en segunda vuelta previo a la inscripción de los candidatos el próximo 21 de agosto, el método es la gran incógnita ya que el punto de tope es la negociación parlamentaria. El diputado Pepe Auth (ex PPD) dijo en una entrevista a “El Líbero” que tras el resultado de las primarias “se deduce la urgencia y obligatoriedad de la unidad programática y parlamentaria. Creo que los partidos van a leer eso con claridad y yo auguro que se va a generar una situación donde los dos candidatos ingresen el 21 de agosto inscritos con respaldo comprometido para la segunda vuelta”.

La traba es que la lista parlamentaria de los partidos que apoyan a Guillier ya está suficientemente avanzada como para integrar a la Democracia Cristiana en ella. Por eso, la única posibilidad que se ve en el horizonte es la conformación de dos listas, de tal manera de poder generar más espacio para incluir a todos los participantes, sobre todo por el requisito de ley de cuotas que tienen que cumplir los partidos.

Acuerdo DC- PR

Ante este complejo escenario, en la DC buscan llegar a un acuerdo con el Partido Radical dado que “somos los dos partidos de la Nueva Mayoría más apegados al centro político, pero no competimos por los mismos votos, entonces no nos amagamos en las posibilidades de uno u el otro”, dice una influyente fuente de la DC. Pero además agrega que si se llegara a concretar una lista DC-PR, estarían representadas las dos candidaturas presidenciales en ella. “Los socialistas argumentan no ir con nosotros porque no apoyamos a Guillier, pero en realidad al candidato le conviene mucho una lista conjunta, porque es evidente que esto se dirimirá en primera vuelta, o sea, pasará Guillier probablemente o Goic, no los dos, entonces igual tendrán que confluir en una segunda vuelta”, comenta a este medio un parlamentario de la falange.

Es por eso que el arma de la DC es plantear que si se logra una lista de unidad, y por ende un respaldo en segunda vuelta, con el porcentaje que ellos obtengan el 19 de noviembre sería posible hacerle frente a Piñera. Los cálculos -según estudios que han realizado en la falange- dicen que es necesario obtener un mínimo de 40% de los votos en los comicios de noviembre y eso se puede sólo si actúan juntos. Entonces la propuesta dice relación con que pese a tener dos candidatos presidenciales y dos listas parlamentarias, hay “que hacer una competencia, pero no una destructiva”.

En los mismos cálculos se saca la cuenta que dado los resultados del Frente Amplio en las primarias, en primera vuelta deberían estar alrededor del 10% de los sufragios. Marco Enríquez-Ominami entre 2% y 3%, Carolina Goic entre el 5% y el 7%, y Alejandro Guillier debería llegar al 35%. Así, entonces, la única forma de lograr empatar y eventualmente ganar a Piñera, es con la unidad del sector. Y ahí es donde la DC se vuelve determinante. 

Con este discurso la DC ha llegado a las reuniones con la Nueva Mayoría, que pese a ser reacia a abrirle las puertas en un primer momento, poco a poco, y afectados por las primarias, se han ido convenciendo que quizás es el mejor escenario. Incluso, en la Democracia Cristiana, valoran mucho una declaración del presidente del PR, Ernesto Velasco, quien dijo que “hemos tenido una definición hasta ahora de primero tener una lista parlamentaria con los partidos que apoyan a Alejandro Guillier. Esa ha sido nuestra definición y, sin perjuicio de eso, de buena fe estamos participando con nuestros representantes en la conversación global para ver si es posible concordar un escenario de convergencia”.

En la DC dicen que el hecho de que Velasco haya dicho “hasta ahora” significa que no hay una decisión tomada, por lo que las conversaciones continúan siendo esperanzadoras.