La producción industrial del país tuvo ayer una caída del 4,7%, la peor desde el terremoto del 2010. Otros 4 indicadores tienen cifras rojas.
Publicado el 30.09.2014
Comparte:

Hace una semana el ministro de Hacienda, Alberto Arenas, afirmó que el Índice Mensual de Actividad Económica (Imacec) de 0,9 de julio fue el “punto de inflexión” y que la economía se encamina a salir de la desaceleración, pero ayer la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa) dio a conocer la mayor caída de la producción industrial (4,7%) desde el terremoto de febrero de 2010. Entonces, ¿cuál es el real estado de la economía chilena? Varios economistas consultados por “El Líbero” responden la pregunta.

Cinco son, al menos, los datos clave para entender la desaceleración que afecta al país y que proyecta un crecimiento del 2% para este año, muy por debajo del 4,8% que se aprobó en el presupuesto público. Tendencia de crecimiento a la baja que situó el Banco Central para 2015 entre 3 y 4%, también por debajo del PIB tendencial de entre 4 y 4,3% que proyectó la misma institución y los expertos externos convocados por el  Ministerio de Hacienda, respectivamente.

Las importaciones de bienes de capital, que son intensivas en maquinarias y equipos, elementos básicos para desarrollar cualquier proyecto productivo, anotó en julio la peor caída del año con 36,2%. En tanto, las importaciones de bienes de consumo –que también permiten medir la temperatura económica- cayeron 8%, con una baja de 18% en los bienes durables (computadores -43,7%, televisores -32,6% y los automóviles -21,2%). Las proyecciones de la inversión para este año caen -4,1%, pese a que hace un año el Banco Central estimaba un alza del 4,5%.

El índice de desempleo es otro indicador clave que, a juicio de los expertos, aumentará durante los próximos meses porque va rezagado respecto de la desaceleración. Si en el trimestre de diciembre-febrero la fuerza de trabajo era de 7 millones 943 mil personas, en mayo-julio cayó a 7 millones 820 millones, lo que significa que 124 mil personas perdieron su fuente de trabajo.

El deterioro en la calidad del empleo es otro de los fenómenos observados, según explica Francisco Klapp, investigador de Libertad y Desarrollo, porque entre el 80 y 90% de las nuevas fuentes laborales son por cuenta propia. “Este tema es preocupante. Hace un par de meses el INE incluyó una separata especial caracterizando estos nuevos empleos y mostró que el 20-25% son personas que no han terminado la enseñanza media y casi el 20% ejercen en la calle”, explica.

El Índice Mensual de Actividad de la Construcción (Imacon) es otro de los datos clave que están con cifras rojas. Según su última medición en junio pasado, cayó 1%, que es la primera contracción después de la crisis de 2009, y “no se descartan nuevas contracciones en los próximos meses”, concluyó la Cámara Chilena de la Construcción.

El consumo también va a la baja, según revelan las ventas del comercio minorista en agosto pasado en la Región Metropolitana publicada por la Cámara Nacional de Comercio, que cayeron -0,1% versus igual mes en 2013. Las ventas de camiones y buses también bajaron en 2 y 67%, respectivamente, en el mismo período.

Proyecciones

Joseph Ramos, académico de la Universidad de Chile, prevé que el Imacec del tercer trimestre de este año, julio-septiembre, será menor que el del segundo trimestre pero que el repunte de la economía se verá en el último trimestre del año, esto es, entre octubre y diciembre.

Alexis Osses, gerente de estudios de XDirect Chile, argumenta que para saber si tocamos fondo o no, se deberá esperar el Imacec de agosto, porque en caso de ser inferior a 1% significará que la economía sigue ralentizada.  “No me adelantaría para decir, como el ministro, de que estamos en el piso de la desaceleración. Eso lo dirá el Imacec de agosto”, señala.

Cecilia Cifuentes, de LyD, dice que las cifras de la actividad económica “no evidencian el punto de inflexión del que habla el ministro, porque tanto los datos del consumo y la inversión muestran que la tendencia negativa se mantuvo inalterada hasta agosto”.

Sin embargo, para el economista José Ramón Valente la pregunta no es si el país tocó fondo, sino por qué el crecimiento está por debajo de su potencial. “El discurso anti empresarial y anti crecimiento del Gobierno ha sido brutal. A lo que se suman el nivel de incertidumbre de las reformas tributaria, educacional, laboral y constitucional”, afirma.

Las_cifras_rojas_de_la_economia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FOTO: CRISTOBAL ESCOBAR/AGENCIAUNO