El pasado 13 de julio se votaron tres proyectos para retomar el caso de la crisis del sistema, luego que se rechazara el informe que la comisión investigadora Sename II presentara ante la Cámara de Diputados. Algunos parlamentarios, como René Saffirio y Camila Vallejo, fueron variando sus posiciones.
Publicado el 16.07.2017
Comparte:

La situación que afecta a los niños que son parte del Servicio Nacional de Menores (Sename) se tomó los titulares del mes de julio, y no por buenas razones. Tras 28 sesiones que realizó la comisión investigadora Sename II, el pasado 5 de julio la Cámara de Diputados rechazó el informe que incluía las conclusiones de la comisión, desatando una serie de críticas hacia el Ejecutivo por el lobby que desplegó para que no se aprobara el texto que responsabilizaba a la ex ministra Javiera Blanco por la crisis del Sename. Desde entonces, varios parlamentarios han tenido un errático actuar, dándose “vueltas de carnero” en sus votaciones.

René Saffirio y Camila Vallejo fueron los diputados de la comisión que sorprendieron al no votar a favor del informe en el que ellos mismos trabajaron. El pasado 16 de junio esos dos parlamentarios, junto a Ramón Farías (PPD), Nicolás Mockenberg (RN), Claudia Nogueira (UDI) -representada por Felipe Ward-, Marcela Sabat (RN), Marisol Torres (UDI) e Ignacio Urrutia (UDI) aprobaron el texto en la comisión, donde solo Claudio Arriagada (DC), Ricardo Rincón (DC), Marcela Hernando (PRSD) y Luis Rocafull (PS) votaron en contra (Maya Fernández (PS) se abstuvo).

Además del cambio de opinión sobre el informe de Vallejo y Saffirio, Rocafull pasó de estar en contra a abstenerse.

Saffirio ha sido la cara visible de la cruzada por mejorar el sistema y denunciar las irregularidades. Durante la sesión del pasado 5 de julio, aseguró que su voto en contra fue porque “el diablo metió la cola y logró que se antepusieran los intereses partidarios por un lado, y los intereses financieros por otro, por sobre los intereses superiores del niño”.

En tanto, Vallejo se abstuvo, mientras que en agosto del año pasado, en su discurso tras la interpelación a la ex ministra Javiera Blanco por la crisis de la institución, llegó a las lágrimas mientras enumeraba los problemas del Sename. “Esto a mi me afecta porque estuve en algunos centros y efectivamente se ve precariedad, malas condiciones laborales. Los niños tienen ataques permanentemente, no hay capacidad ni de los centros ni de los trabajadores de atender eso (…). Le pido a la ministra y al Congreso: dejémonos de payasadas, por favor. Un poco más de moral, un poco más de ética”, dijo.

A raíz de las críticas que generó el hecho de que el informe se rechazara en la sala de la Cámara, se ingresaron tres proyectos para retomar el caso, los que se votaron el pasado 13 de julio. Uno de lo documentos presentados es de la Nueva Mayoría, que se remite a pedir la aplicación de medidas correctivas para el sistema, sin responsabilizar a ninguna autoridad. Los parlamentarios Arriagada, Hernando y Rincón pasaron de rechazar el informe en la comisión y en la sala a apoyar esta moción. Vallejo y Rocafull, de la abstención, a estar de acuerdo y Saffirio optó por la abstención.

Otro fue el proyecto presentado por Saffirio, que fue aprobado por 74 votos contra 1, y que pide a la Mandataria Michelle Bachelet que se reconozca en nombre del Estado la violación sistemática de los Derechos Humanos de los menores del Sename y la negligencia en su atención. Vallejo, Rincón y Rocafull, estuvieron a favor.

El tercer texto lo patrocinó Chile Vamos y fue aprobado por 50 votos a favor, 13 en contra y 25 abstenciones. Esta propuesta pide a la Presidenta la implementación de una “Comisión Nacional de verdad de la infancia vulnerada”. También solicita la intervención de la Contraloría. Aquí Saffirio y Rocafull votaron en contra y Hernando, Rincón y Vallejo optaron por la abstención.

Los otros parlamentarios de la comisión investigadora mantuvieron su postura en todos los proyectos.