Sergio Bustos afirmó que Luksic pidió que Dávalos estuviera en el encuentro, pero el vicepresidente del Banco de Chile lo desmintió y aseguró que la reunión fue pedida para el hijo de la Presidenta, su cónyuge Natalia Compagnon y Mauricio Valero. ¿Cómo ocurrieron los hechos?
Publicado el 07.04.2015
Comparte:

Casi cuatro horas de alegatos duró el juicio laboral que enfrentó a Sergio Bustos con la empresa Caval, propiedad de Natalia Compagnon, por el no pago de sueldos e indemnizaciones, pero a la salida del Primer Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago la declaración de Bustos de que el vicepresidente del Banco de Chile, Andrónico Luksic, pidió la comparecencia del hijo de la Presidenta Michelle Bachelet, Sebastián Dávalos, en la reunión celebrada el 6 de noviembre de 2013, generó un inmediato desmentido del propio empresario.

La versión de Sergio Bustos

Sergio Bustos Baquedano 1Los hechos detallados por Bustos a “El Líbero”, luego de su declaración, son que pidió la reunión a la secretaria de Luksic el “4 de noviembre por teléfono para Natalia Compagnon y Mauricio Valero”, los socios de Caval, pero que “la secretaria me dijo que andaba muy ocupado don Andrónico, que le diría y en cuanto tuviera novedades me iba a llamar. Pasó menos  de una hora y me dijo, don Sergio, no hay ningún problema, y voy a ocupar palabras textuales: Don Andrónico me dice que estaría muy contento si, en vez de venir Valero, viene la señora Natalia con su esposo Sebastián Dávalos”.

Según su relato, dice que le respondió que no sabía y que tenía que preguntar.Llamé a Victorino Arrepol en donde le digo que si puede ir Dávalos y me dice que sí. Luego le ratifiqué a la secretaria que, conforme a lo conversado, la reunión sería con Natalia Compagnon y su esposo Sebastián Dávalos, y ella me ratificó la reunión pero cambió la hora”, afirma Sergio Bustos.

La versión de Andrónico Luksic

Andrónico LuksicVersión muy diferente es lo señalado por el propio Luksic al emitir un comunicado, firmado por él mismo: “Respecto de las diversas especulaciones, rumores o versiones falsas acerca de la manera en que se concretó la reunión con Natalia Compagnon y Sebastián Dávalos el 6 de noviembre de 2013 y, sin perjuicio de la investigación del Ministerio Público, quiero señalar que:

La reunión me fue solicitada el día 4 de noviembre de 2013 a través de mi secretaria por Sergio Bustos, a quien no conozco, en nombre de Natalia Compagnon, Sebastián Dávalos y Mauricio Valero. Contrariamente a lo que el Sr. Bustos ha afirmado, yo no solicité la presencia del Sr. Dávalos ni de ninguno de ellos en ese encuentro”.

Esta es la segunda vez que Luksic se refiere a la polémica generada por la compra y posterior venta de las 44 hectáreas en Machalí. El pasado 20 de febrero envió una carta personalizada a los 13 mil trabajadores del Banco de Chile, donde manifestó su pesar por las “consecuencias” ocasionadas por la cuestionada cita y aseveró que la cita “fue solicitada por ellos a mi secretaria”. Agregó en esa oportunidad que la decisión de haberlos recibido “fue únicamente mía y lo hice con la sola intención de actuar con deferencia”.

La versión de la secretaria y del banco en febrero

En tanto, el correo enviado por la secretaria de Luksic, María Teresa Errázuriz, a Bustos el 5 de noviembre a las 17:01, señala lo siguiente: “Estimado don Sergio. Primero que todo, le ruego me disculpe por los inconvenientes que el Correo de la secretaria de Andrónico Luksiccambio en el horario acordado para la reunión pudiera ocasionarles, pero tal como le comentara, lamentablemente don Andrónico Luksic deberá participar en una sesión de Directorio que le impedirá estar aquí a esa hora. Por consiguiente, agradeceré pudiéramos fijar la reunión de los Sres. Sebastián Dávalos y Natalia Compagnon con el Sr. Luksic, para mañana Miércoles 6 de Noviembre, a las 13:30 horas, en nuestras oficinas del Banco de Chile”.

El 8 de febrero, cuando el Banco de Chile envió un comunicado revelando que Dávalos participó en la reunión,  aseguró que en “la citada reunión participaron el vicepresidente del banco, Andrónico Luksic, Eduardo Ebensperger -a la fecha gerente de grandes empresas e inmobiliarias-, y Natalia Compagnon, quien asistió en compañía de Sebastián Dávalos“.

Luksic niega haberse contactado con la Presidenta por el caso Caval

Adicionalmente, concluye el empresario en el comunicado: “Expreso de modo categórico que jamás me he comunicado ni me he reunido con la Presidenta de la República para tratar alguna cuestión vinculada a Caval, sus socios o ejecutivos. Mienten quienes insinúan o afirman cualquier otra cosa distinta”.

Ello, haciéndose cargo también de los cuatro correos del abogado de Caval, Andrés Levine Contreras, el  mismo 4 de noviembre, que mencionan a “la señora” para conseguir la reunión con el vicepresidente del Banco de Chile.  En los textos se señala: “Dile a la secretaria que la reunión con Andrónico la estás solicitando a nombre de la señora pero que en la reunión ELLA hablará con él por teléfono”.

A renglón seguido añade que “eso debería presionar a la secretaria porque no querrá crear un problema. Puede estar pensando que vienes de parte de la “Señora” para pedir algo personal para ti. Que le quede claro que es la SEÑORA la que necesita algo”.

En el cuarto y último correo, Andrés Levine felicita a Bustos por haber conseguido la reunión con Luksic. “Si no hubieras informado a la secretaria en la forma que lo hiciste, la reunión se habría fijado para uno o dos meses más. Te felicito”.

Bustos: Mencionar “la señora” fue indispensable para conseguir la reunión

Al ser consultado ayer por este medio, Bustos respondió lo siguiente:

– ¿”La señora” se mencionó para tramitar el crédito con el Banco de Chile?

– Sí, totalmente, totalmente esa señora.

– ¿Ud. la mencionó a más de una persona en el banco?

– Al menos a cuatro personas empleadas del banco.

– ¿En qué período?

– Octubre y noviembre de 2013.

– ¿Para conseguir el crédito o la reunión con Luksic?

– Para conseguir la reunión, pero más de eso no puedo decir.

– ¿Si no se hubiese mencionado a esa “señora” no se consigue la reunión?

– No, seguro que no.

FOTOS :RAUL LORCA TAPIA /AGENCIA UNO