La abanderada, una vez que retomó su candidatura presidencial el jueves pasado, ha sido clara en marcar algunos puntos. Sin embargo, en la falange han optado por otros caminos.
Publicado el 09.08.2017
Comparte:

De dulce y agraz han sido los últimos días de la abanderada presidencial y timonel de la DC, Carolina Goic. Una vez que decidiera tomarse unos días de reflexión para evaluar su candidatura presidencial tras el revés sufrido en la Junta Nacional -donde se aprobó la candidatura del diputado Ricardo Rincón, quien está vinculado a un caso de violencia intrafamiliar-, fue testigo de distintos gestos de parte de su partido.

“En estos días he recibido innumerables muestras de apoyo, miles de firmas, mensajes y cartas, tanto de militantes de base de mi partido, además de alcaldes y alcaldesas, así como de gente del mundo independiente quienes, junto con expresarme su respaldo, han reconocido la importancia que tiene para Chile elevar los estándares éticos de la actividad política”, dijo el día que anunció continuar en carrera.

Pero además los parlamentarios de la falange decidieron poner sus cargos a disposición para que Goic -según dijo el jefe de la bancada DC, Roberto León-, “resuelva lo que crea que es mejor, por lo que no estamos dispuestos a aceptar, es que como diputados se nos descalifique”.

Lo cierto es que una vez que la abanderada anunció seguir con la travesía presidencial ha hecho tres peticiones que no han sido del todo escuchadas dentro de la colectividad. 

El estándar ético de Goic

El jueves la senadora señaló que de “manera unánime, la mesa de mi partido me ha otorgado el respaldo político para ejercer la atribución para designar, declarar y retirar candidaturas, además de la voluntad expresada por los diputados en la misma línea” y agregó que “ejerceré esa atribución en todos los casos que corresponda y en especial en el caso del diputado Ricardo Rincón no declarando, es decir no inscribiendo su candidatura”. Pero además la abanderada comunicó que le pidió al abogado Patricio Zapata que encabece un grupo de personas para que asesore a la mesa del partido para la revisión de las listas de candidato.

Sus dichos llevaron a que se especulara sobre cuáles serían esos estándares éticos de los que hablaba la timonel de la DC, ya que además de Rincón, habían otros nombres que inquietaban dentro de la tienda. Entre ellos se encontraba el del jefe de bancada DC, Roberto León, investigado en el caso SQM pero sin formalización; Marcelo Chávez, quien tiene una causa por conducir en estado de ebriedad; y  Marcela Labraña, ex directora del Sename, que ha sido cuestionada por su desempeño en el contexto de la muerte de Lissette Villa. 

Pero el informe de Zapata dice que “se abstendrá de incluir en sus listas de candidatos a personas que hubieren sido condenadas, en definitiva, por cualquier Tribunal de la República” y agrega que también es condenada la persona “a quien un tribunal civil, laboral o de familia, luego de acoger la demanda o denuncia, ordena cumplir una obligación, indemnizar los perjuicios, pagar una multa o realizar alguna otra conducta reparatoria o cautelar”.

El análisis de Zapata dice relación con lo jurídico, de hecho se explica en el informe que el estándar propuesto es más exigente que la regla constitucional vigente, pero no se vislumbran nuevos estándares éticos como pidió la abanderada. Es más, el mismo vicepresidente de la DC, Matías Walker, corroboró que los candidatos “cuestionados” podrán competir en las próximas elecciones. “Ninguno de los camaradas que han sido cuestionados en los medios de comunicación caen en las situaciones descritas por Zapata para inhabilitarlos de ser candidatos”, dijo.

La lista parlamentaria de Goic

Uno de los temas que ha generado una fuerte división en el partido -y entre la directiva y el comando de Goic-, es el acuerdo parlamentario con la IC y el MAS. Si bien desde la directiva han sido enfáticos en defender que es un pacto instrumental con el afán de poder llevar independientes, en otros sectores genera incomodidad, dado que ambas colectividades no han condenado la dictadura de Nicolás Maduro en Venezuela.

A pesar de que el acuerdo fue aprobado por la Junta Nacional (444 votos a favor y 140 en contra),  la candidata dijo el fin de semana que es un “pacto que genera ruido”. Pero además sostuvo que “sobre todo pensando en cómo trabajamos juntos a futuro, hay una línea roja. Esto tiene que ver con definiciones de principios fundamentales. No se puede relativizar el apoyo a la democracia y el rechazo a una dictadura, más allá de la definición de pacto parlamentario”, para sentenciar que “esperaría que sobre temas de principios en política hubiera una señal más clara, sobre derechos humanos, sobre lo que está pasando en Venezuela”.

Pese a las aprensiones de la abanderada el Consejo Nacional de la tienda el lunes por la tarde ratificó el acuerdo con las colectividades del ala más de izquierda de la Nueva Mayoría. Incluso la abanderada tuvo que salir a bajarle el perfil a la decisión diciendo que “eso es muy distinto a decir vamos a gobernar juntos, es un acuerdo más instrumental (…) Lo que estamos haciendo es un pacto instrumental para poder llevar candidaturas independientes, es eso, pero ahí no hay un compromiso respecto de lo que vamos a hacer en conjunto como gobierno”, precisó a Cooperativa.

Goic y petición a Burgos y Aylwin

Pero el pacto parlamentario con la IC y el MAS no sólo incomodaba a Goic, sino que también a otros sectores de la falange. Jorge Burgos dijo a T13 Radio que “pactar con el MAS y la IC es una decisión súper mala. Ojalá que jurídicamente y políticamente pudiera revisarse eso. Para inscribir un pacto será indispensable determinar cierta comunidad de intereses, la vigencia universal de los DD.HH., y el reproche a cualquier tipo de dictadura como la de Venezuela”. Lo mismo, había hecho días atrás la ex ministra de Educación, Mariana Aylwin, a “El Líbero” diciendo que “es un tema que tiene que resolverse, porque es muy incoherente llevar una candidatura propia e ir con una alianza parlamentaria con dos partidos que son minúsculos, pero sobre todo que representan un pensamiento completamente distinto al de la DC. Lo más visible es el caso de Venezuela. Creo que la gente quiere vernos coherentes”.

Pero justamente una de las peticiones de Goic para regresar a la candidatura presidencial fue que gente como Burgos y Aylwin asumieran desafíos parlamentarios. Fue ella misma quien en Cooperativa señaló que “voy a insistirle a Jorge Burgos que espero que sea candidato, así como Mariana Aylwin y a Carmen Frei”.

La hija del ex Presidente Patricio Aylwin, dijo a este medio -al ser consultada por una posible candidatura- que “la verdad, mis aspiraciones están lejos de una candidatura parlamentaria, pero en un contexto en el cual se den las condiciones, que me den sentido para hacer un cambio en mi vida de ese tipo, puede ser. Pero uno tiene que sentir que el propósito el cual uno va a iniciar un proyecto de ese tipo tenga que ver con las cosas que uno está defendiendo”.

Jorge Burgos fue más directo. En su cuenta de Twitter publicó ayer su veredicto: “A quien pueda importar: no seré candidato al parlamento. La decisión se la comuniqué a Carolina Goic, cuya candidatura apoyo con entusiasmo”.