"El Líbero" analizó los resultados de ambas vueltas de las elecciones junto al actual vicepresidente de la Federación universitaria. A su juicio, les faltó transmitir mejor los cambios realizados y Crecer logró con una buena campaña captar nuevos votantes.
Publicado el 09.11.2015
Comparte:

“Estamos en un escenario incierto” es una de las reflexiones que realiza el vicepresidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (FEUC), Juan Pablo Ossa, al comentar la derrota que tuvo el Movimiento Gremial (MG) en la segunda vuelta de las elecciones.

La misión del gremialismo era continuar en el liderazgo y seguir representado a los estudiantes de la casa universitaria; sin embargo, se encontraron con la lista Crecer en el camino -encabezada por el presidente electo Daniel Gedda– que logró conquistar nuevos votos y convertirse por primera vez en Federación.

Pero, ¿por qué el MG o lista 1A no logró ser reelecto? “El Líbero” analizó los resultados de la primera y segunda vuelta de la elecciones de directiva de la Federación e invitó a reflexionar sobre ellos al actual vicepresidente de la FEUC y miembro del gremialismo.

El análisis de la primera vuelta de las Elecciones FEUC

grafico 1

– En 2014, la lista 1A obtuvo más votos en primera vuelta que en 2015, un 31,64% vs un 25,86%. ¿Por qué perdieron adhesión?

– Yo creo que nosotros sacamos un porcentaje menor de votos que el año pasado, pero en cantidad de votos no fue una cantidad demasiado significativa lo que bajamos en primera vuelta. Esto tiene que ver, probablemente, con que costó transmitir un mensaje igual de potente que en 2014 y faltó transmitirle de manera más profunda a la gente que los cambios que iniciamos en 2014 necesitábamos seguir siendo Federación para profundizarlos. Además, el año pasado existía un desgaste del NAU y nosotros este año desde el oficialismo puede que haya tenido alguna merma por ahí. De todas maneras, estamos consolidados como una de las fuerzas más potentes de la primera vuelta y por eso es que la merma haya sido tan grande.

– En 2014 se dio el fenómeno de que el NAU llevaba seis años en la directiva, el MG era la diferencia. ¿Existe un mea culpa por parte de la gestión que llevaron a cabo este año y que no lograron continuar en la FEUC?

– Nosotros no hemos hecho un análisis en profundidad, pero lo que sí tenemos claro es que no fue mucho menos la gente que nos apoyó este año en ambas vueltas de las elecciones que la del año pasado. Yo creo y acá me cuelgo de lo que dijo tanto la lista del MG como también otras listas, donde se destacaron proyectos como el cambio hacia un arancel proporcional, algunos vínculos que generó la FEUC con el DUOC o un montón de otros proyectos que significaban un cambio en cómo se venía haciendo federación. Ahora, probablemente, lo más polémico es la arista política y ahí fue mucha la gente –y por eso volvió a votar por nosotros mucha gente- la que valoró que nosotros fuésemos una voz distinta en un escenario político muchas veces en la Confech dominado por la izquierda y ahí tuvimos una posición muy fuerte durante el año. Eso se sabe y se pudo haber visto reflejado en las elecciones.

– En 2015, Crecer aumentó en 1.373 votos y el NAU también aumentó su votación en 246 votos. ¿Por qué los movimientos más del “ala izquierda” de la universidad aumentaron sus adherentes en 2015? Uno podría pensar lo contrario por el momento país que atravesamos…

– Aún tenemos que fijarnos un poco más en profundidad en los datos, pero yo le atribuyo el aumento de votos que tuvo Crecer –sobre todo en primera vuelta- a un desgaste natural del NAU que ya había tenido federaciones y al no conocer la federación de Crecer. Eso siempre es un punto que está a favor, no se les compara con otras federaciones que hayan tenido o errores que hayan cometido, sino que es una promesa de una federación para todos y un montón de cosas que hace cada movimiento que no ha llegado a la FEUC. Crecer por ahí aumentó su votación. Tuvo una campaña que se mostró muy similar a lo que había sido la del NAU en años anteriores, siendo que tienen diferencias fundamentales y eso también lo reconoce la gente del NAU. Por último, y esto es algo que no podemos negar, hizo que fuera más gente a votar que antes no había votado.

– Al igual que el MG, Solidaridad también tuvo menos adherentes en 2015. Los partidos más de derecha perdieron fuerza este año…

– Antes existía un movimiento que era la opción independiente que solía tener los votos del centro político de la universidad. Una vez que la opción independiente dejó de existir… yo creo que el año pasado fue Solidaridad quienes captaron esos votos y nosotros captamos una parte que buscaba un cambio en la Federación. Este año, la campaña de Solidaridad se alejó un poco de ese centro político y fue el NAU quien capturó esos votos de centro. Por eso es también que el NAU aumentó su votación y Solidaridad bajó la cantidad de votos que tenía.

El análisis de la segunda vuelta de las Elecciones FEUC

grafico 2

– Si se comparan los votos obtenidos por el MG en 2014 y 2015, sólo los separan 70 votos. La diferencia en 2015 es que votó más gente, 752 más personas fueron a las urnas. Prácticamente el apoyo del MG se mantuvo. ¿Dónde radica la diferencia con las elecciones 2014?

– Nosotros mantuvimos la votación, lo que no significa que las mismas personas hayan votado por nosotros, me refiero individualizándolas. En un análisis rápido, efectivamente creo que somos una Federación que está bien evaluada y que la gente confía en mantener o profundizar los cambios que se estaban haciendo en la universidad. Pero no podemos negar la potencia y la fuerza que sacó la lista de izquierda y la campaña que hizo durante todo este año. Por eso es que el aumento de participación se dividió. Dentro del aumento de participación, existieron votos que aumentaron para nosotros, por lo tanto tiene que haber habido una merma del año pasado porque parte del aumento de participación se fue para nosotros ahora, y una parte importante también –y ocurre lo mismo que en primera vuelta- hay un porcentaje muy alto de personas que no habían votado anteriormente y que este año fueron a votar por la lista de izquierda.

– Si bien Crecer tuvo un menor porcentaje que el MG al triunfar en 2015, obtuvieron más votos. ¿Cuál fue la clave de Crecer? ¿Cómo lograron tener una diferencia de 1.667 votos con el NAU del 2014?

– Hay dos claves y aquí vamos a tener que ver cómo es la Federación de Crecer para saber si es que van a ser capaces de mantener esto en el tiempo. La primera es que llevó a más gente a votar, llevó un espectro que se logra cada ciertos años. Por ejemplo, el año pasado nosotros también cautivamos un espectro que no había votado hace tiempo, por eso en 2014 se pegó un salto. Este año Crecer cautivó otro espectro que no había votado antes. Eso corresponde más o menos a la mitad del aumento que tuvo Crecer con respecto al NAU del año pasado. La otra mitad tiene que ver con votantes que están más en el centro de la opinión política y que vieron un movimiento por lo menos en el discurso y en la forma moderada, y apuntando a la inclusión de todos los alumnos de la universidad. Ahí es donde vamos a tener que ver si Crecer sigue siendo y es durante el próximo año una federación que mantenga esas posturas tolerantes y abiertas e inclusivas a la universidad, o muestra posturas más radicales que yo creo que harían que muchos de esos votantes se alejen de esa opción en los años que vengan.

– ¿Se puede tener una postura tan radical en la directiva de la FEUC?

– La verdad es que ellos tuvieron una votación bien alta y tienen una orgánica interna que es distinta a la que tienen otros movimientos, como el NAU, Solidaridad o nosotros; porque es una plataforma que agrupa a diversos movimientos nacionales como al Frente de Estudiantes Libertarios, a la Unión Nacional de Estudiantes. Entonces, el cómo opere va a funcionar de manera distinta a como funcionaban los otros movimientos y eso para todos nosotros va a ser una sorpresa. Ahí lo importante es saber si la próxima Federación va a tener como prioridad la defensa y la preocupación por los estudiantes de la Universidad Católica, o van a existir presiones de parte del exterior, de estos movimientos nacionales, hacia tomar las decisiones internas de la universidad. Para mí, estamos en un escenario incierto y no quiero adelantar ni tomar medidas apresuradas; porque la verdad es que no se puede juzgar hasta que estén tomando las acciones. Yo espero por el bien de la universidad y del país que sean una Federación que tengan en consideración a la comunidad de la UC y a tomar sus decisiones autónomas e internamente.

 

FOTO: PEDRO CERDA C./AGENCIAUNO