Las elecciones en el PS, las investigaciones de la Fiscalía por caso SQM y evitar una división interna, serían las razones por las cuales el EJecutivo, optaría por atrasar un ajuste en el gabinete.
Publicado el 04.04.2015
Comparte:

“Habrían tres ministros involucrados en las boletas falsas de SQM y 50 parlamentarios; ahora se nos complicó el panorama”, le comentó un diputado oficialista a algunos de sus pares de la DC el jueves en el Congreso.  Y es que en la Nueva Mayoría y al interior del Gobierno -tras conocerse la nueva denuncia del Servicio de Impuestos Internos (SII) que incorpora 237 facturas y 609 boletas de honorarios presuntamente falsas que involucraría a varias figuras oficialistas- se generó un ambiente de alarma y nerviosismo. Ante este escenario -sumado a los efectos del caso Caval- el ánimo en la Nueva Mayoría es que se produzca un ajuste ministerial, lo cual estaría siendo evaluado en La Moneda, pero no en el corto plazo. En el oficialismo afirman que la idea del Ejecutivo sería aplazar un eventual cambio de gabinete para fines de mayo.

Fue el miércoles pasado en la noche en el comedor de la presidencia de la Cámara en Valparaíso, en que se reunieron a comer los tres ministros políticos Rodrigo Peñailillo (Interior), Ximena Rincón (Segpres) y Alvaro Elizalde (Segegob), con los cinco jefes de bancada de los partidos de la Nueva Mayoría. En el encuentro, según explican en el oficialismo, los diputados les habrían planteado su “preocupación” por la crisis política por la que atraviesa el país y el Ejecutivo, además de manifestarles su “molestia” por la “poca coordinación que existe entre el comité político y los partidos del oficialismo”. “Las cosas están muy mal”, comentó un diputado al inicio de la reunión.

Los ministros, les habrían transmitido que en el Gobierno existe la conciencia de que las “cosas no están bien” y de la “gravedad” de los últimos acontecimientos que han afectado a La Moneda. Por esto, es que se habrían comprometido a “mejorar” la coordinación con los bancadas del oficialismo.

Sin embargo, esta solución no sería suficiente para el oficialismo. Entre los parlamentarios de la Nueva Mayoría se ha comentando durante los últimos días la “urgencia” de realizar un “potente ajuste ministerial”, que tenga el foco en un cambio al interior del comité político. En la Nueva Mayoría dicen que la estructura del equipo político de Bachelet “fracasó”. Algunas de las críticas apuntan directamente a Interior, donde Peñailillo “no habría cumplido las expectativas del oficialismo”, comentan en la Nueva Mayoría.

Pese a que la Presidenta se resistiría a modificar el núcleo de su equipo de gobierno, en el oficialismo no descartan que Bachelet termine realizando ajustes en la “columna vertebral” de su gabinete, debido a la situación “crítica” por la que atraviesa la política y el Ejecutivo.

“Esperaba que la Presidenta pudiese enfrentar el 21 de mayo empoderada y con claridad, con un cambio de gabinete y de intendentes y que partamos de nuevo y demos un giro (…) que actúen las leyes y nosotros volvamos a trabajar por los ciudadanos para adelante”, explica a “El Líbero” el diputado DC, Pablo Lorenzini.

La impresión en el oficialismo es que “mientras más se demore en realizar el cambio es peor para Bachelet”, ya que, la crisis podría seguir “escalando”.  Además, afirman que es importante contar con un equipo nuevo para enfrentar las próximas elecciones municipales.

 Las razones de aplazar el ajuste

En el oficialismo explican que el Ejecutivo optaría por “aplazar” un eventual ajuste debido a tres razones.  En primer lugar, porque podría generar una “división interna”, ya que dentro del equipo político los ministros Peñailillo y Rincón cuentan con respaldo dentro de sus partidos, los que podrían fracturarse entre quienes no tienen problema en “sacrificarlos” para superar la crisis y los que apoyan su permanencia en el gabinete.

En segundo lugar, La Moneda preferiría esperar el resultado de las investigaciones de la Fiscalía para saber, finalmente, cuántos y cuáles son los ministros involucrados en el caso SQM. En ese escenario, sería “imposible” no remover a los secretarios de Estado que estuviesen involucrados.

Finalmente, en el oficialismo explican que las elecciones internas en el PS serían un factor clave para el Gobierno. Esto, debido a que si el ex senador Camilo Escalona gana la presidencia del PS, el escenario se complicaría para La Moneda. Escalona ha sido crítico del desempeño de Peñailillo y favorecería un cambio masivo de ministros. Además, José Miguel Insulza, que volverá a Chile en algunas semanas, es uno de sus principales aliados en la actualidad, y sería candidato para tomar el control político de La Moneda reemplazando a Peñailillo. A esto se suma la situación compleja por la que atraviesa el presidente electo de la DC Jorge Pizarro, a raíz de la factura de la empresa de sus hijos que apareció en la contabilidad de SQM. Es posible que su capacidad de influir en la discusión del nuevo gabinete se vea muy dañada.