En el encuentro participaron miembros de tiendas que ya no están validadas por el Consejo Nacional Electoral y también hubo usurpación de identidad de representantes opositores.
Publicado el 10.05.2017
Comparte:

Con diversas irregularidades se realizó el lunes el primer debate del proceso constituyente que convocó Nicolás Maduro. A la reunión asistieron 17 partidos políticos, algunos de oposición. En tanto, la coalición de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) no asistió debido a que calificaban el encuentro como “ilegitimo e inconstitucional”, porque una constituyente debe someterse a un referendo consultivo, según la Constitución de Venezuela. Mientras que la propuesta de Maduro para reformar la Constitución de 1999 es hacerlo consultando a asambleístas que serán elegidos por sectores y no con voto universal.

Tras el encuentro que se realizó en el Palacio de Miraflores -sede de Gobierno en el país- algunos de los representantes conocidos por estar en contra del Gobierno a Maduro que asistieron, dieron sus declaraciones a algunos medios venezolanos. “Pensamos que podíamos encontrarnos con algo más avanzado para poderlo evaluar después, seguir insistiendo para poder debatirlo dentro de la Mesa de la Unidad Democrática  y, si no se da el debate, indudablemente seguiremos acudiendo y fijando nuestra obligación como partido (…) Lo más grave no es la convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente, sino que se pretenda pasar por encima de principios fundamentales establecidos en los artículos 5, 63 y 71 de la Constitución, que se resumen en que todos los procesos de elección deben ser libres, universales, directos y secretos”, dijo el diputado Omar Ávila, quien es secretario general del partido liberal Unidad Visión Venezuela, que es parte de la MUD.

En tanto, Segundo Meléndez, vocero del Movimiento Al Socialismo (MAS), aseguró que este proceso se trata de un “diálogo de sordos” y que “las desmedidas apetencias de poder, unos por conservarlo y otros por alcanzarlo, han llevado a perder la sindéresis en el manejo de la política, tanto en el Gobierno como en la MUD (…) Es el peor escenario para desarrollar una constituyente”.

Según lo expresado por Elías Jaua, ministro de Educación y encargado de dirigir el debate, los partidos de oposición Bandera Roja y Movimiento Ecológico de Venezuela (Movev) que eran parte de la coalición de la MUD hasta hace dos años, fueron parte del encuentro. Pero voceros de ambas tiendas, salieron a desmentir los dichos del ministro. Alejandro Aguilera, secretario general del partido del Movev denunció “el falso positivo implementado por Elías Jaua, en colocar personas ajenas a nuestro movimiento y que intentan representarnos, como  lo hizo con José Contreras, quien ya no pertenece a nuestras filas (…) Ratificamos públicamente nuestra posición de rechazar la ilegal Constituyente promovida por el presidente Nicolás Maduro· En tanto, en la cuenta oficial de Bandera Roja, aseguraron: “El partido  no está en ninguna reunión Constituyente. Chavismo metió un agente usurpando el nombre de nuestro partido”.

Los demás asistentes, fueron representantes de Joven, Movimiento Ciudadano por el Campo, Democracia Republicana, Poder Laboral, Resistencia Civil, Unidad Democracia Renovadora,  y UPP-89, en su mayoría partidos cercanos al chavismo. Y un dato más: algunas de las tiendas que asistieron no están validadas, debido a que no pudieron regularizarse ante el Consejo Nacional Electoral (CNE). Se trata de Juan Bimba, Opina, Piedra, Resistencia Civil, Poder Laboral, Movimiento Republicano y Lápiz.

En la reunión el ministro Jaua explicó los nueve “propósitos de esta constituyente, entre los que se encuentran la paz nacional, el perfeccionamiento del sistema económico y de justicia, incluir en la Constitución las misiones sociales y el rechazo al intervencionismo extranjero, entre otros. .

La movilización convocada por la MUD no pudo llegar al destino propuesto debido a las fuertes represiones por parte de la Guardia Nacional y la ola de protestas contra Maduro, que se inició hace más de un mes, ya ha dejado un saldo de 44 muertos.