El ex ministro José Antonio Viera-Gallo se contactó hace un mes con autoridades del Gobierno para informales de la visita de Lilian Tintori y Mitzy Capriles y su expectativa de reunirse con la Presidenta, sin embargo, en el Ejecutivo optaron por que fuera el canciller quien las recibiera en una comida "informal".
Publicado el 15.04.2015
Comparte:

“Es el primer país en que nos reciben así”, le dijo Lilian Tintori, esposa del dirigente opositor venezolano Leopoldo López, quien se encuentra preso desde hace 14 meses tras haber liderado las protestas en contra del gobierno, al diputado PPD y presidente de la comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara, Jorge Tarud, al llegar el domingo a Chile. Tintori,  junto a Mitzy Capriles, esposa del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, quien también se encuentra privado de libertad desde febrero, fueron recibidas el domingo en la tarde por Tarud, quien al verlas llegar les reservó uno de los salones VIP del aeropuerto para que se sintieran “acogidas”.

Esto, al percatarse que no existía ninguna “organización previa” para su llegada. El diputado no las conocía personalmente, pero según comentan en el oficialismo, ellas tenían una muy buena impresión de él debido a que hace algún tiempo, Tarud “alzó la voz” por la libertad de López.

Minutos más tarde y luego de haber conversado distendidamente con el diputado, Tintori y Capriles se dirigieron hacia una van que habían arrendado para trasladarse al hotel donde se están hospedando. Ambas mujeres venezolanas no tenían protección policial , por lo que Tarud se contactó con un asesor del Ministerio del Interior para que les asignaran escoltas a ellas y a su comitiva para “resguardar” su integridad. “Cualquier cosa que les pase es una noticia negativa a nivel internacional contra Chile”, le dijo Tarud al asesor de Interior, por lo que rápidamente accedieron a la petición del diputado, explican en el oficialismo.

El programa de actividades que tendría Tintori y Capriles en el país lo había elaborado el ex ministro José Antonio Viera-Gallo a quien conocieron cuando intentó visitar a Leopoldo López por encargo de la Internacional Socialista en noviembre de 2014. El programa contenía  encuentros con tres ex presidentes –Eduardo Frei, Ricardo Lagos y Sebastián Piñera-, reuniones con parlamentarios, visita al Museo de la Memoria, entre otras actividades.

Viera-Gallo, quien coordinó la visita, les avisó hace un mes a las autoridades de Gobierno la venida de las esposas de los líderes venezolanos detenidos. Sin embargo, el ex ministro no logró conseguir un encuentro con la Presidenta Bachelet, sino que el Ejecutivo optó por que se reunieran informalmente con el canciller Heraldo Muñoz, y con el subsecretario de Relaciones Exteriores, Edgardo Riveros. Esto se concretó  en la casa de Viera-Gallo durante una comida el domingo en la noche.

Fue en diciembre de 2014 cuando Viera-Gallo viajó hasta Ginebra a una reunión de la Internacional Socialista para rendir cuentas de la misión que había realizado el mes anterior cuando intentó visitar a Leopoldo López, en que se volvió a encontrar con Tintori y Capriles. En ese viaje ellas le pidieron consejos de cómo programar visitas por países de América Latina y le plantearon la posibilidad de venir a Chile. De esta manera, el ex ministro se encargó de elaborar el programa y de coordinar su visita a Chile.

Dos meses más tarde, durante los primeros días de marzo, Viera-Gallo se contactó con la Cancillería y al “staff” de la Presidenta para advertirles de la venida de Tintori y Capriles. El ex ministro les planteó la importancia que sería que la Mandataria las pudiera recibir.

“Yo advertí de su venida a las autoridades de Gobierno en marzo.  Tomé contacto con ellos y les dije que iban a venir, y por eso se concretó la reunión con el ministro y el subsecretario de Relaciones Exteriores”, explica Viera-Gallo a “El Líbero”, y agrega que “yo les dije que ellas estarían muy contentas si las recibiera la Presidenta, pero que el Gobierno tenía que ver cómo lo hacía y el Gobierno decidió esta fórmula, con el canciller y el subsecretario”.

Esta semana, el presidente del Senado, Patricio Walker, afirmó por su parte que “me encantaría que en La Moneda recibieran a Lilian, la señora de Leopoldo López, y también por supuesto a Mitzy Capriles, señora de Antonio Ledezma“.

Tintori y Capriles estuvieron ayer en el Congreso en diferentes reuniones, entre ellas con el propio Walker y con la senadora y candidata a presidir el PS, Isabel Allende.

 

FOTO: AGENCIA UNO