El Consejo General del partido finaliza hoy y se espera que se ratifique al senador y a la mesa que se está negociando. Sin embargo, el apoyo de la bancada de diputados hacia Larraín "no fue fácil".
Publicado el 10.04.2015
Comparte:

A fines de esta semana el senador de la UDI Hernán Larraín, quien será ratificado hoy como el nuevo presidente del partido en el Consejo General que se inició ayer en el Hotel Crowne Plaza, se contactó telefónicamente con el diputado Jaime Bellolio. En la conversación, según explican en la UDI, Larraín le pidió formalmente a Bellolio que formara parte de la directiva de consenso que ha estado afinando. Pero la respuesta de Bellolio fue negativa. Esto, debido a que el diputado había sido uno de los principales impulsores de que su par, Javier Macaya, quien fue el presidente interino de la UDI tras la renuncia de Ernesto Silva, se convirtiera en el próximo timonel del partido. Además, Bellolio le comentó a Larraín que prefería “cooperar con la UDI desde fuera” y enfocarse en el futuro del partido.

Bellolio, junto a  otros diputados como Arturo Squella, María José Hoffman y Felipe Ward se encargaron de promover a Macaya como el sucesor de Silva al interior del partido, ya que, según explican, existen “marcadas diferencias políticas” con el proyecto que propone Larraín. De esta manera, durante esta semana hubo “voces disidentes” en la UDI respecto de la postulación del senador. Pero finalmente Larraín consiguió el respaldo de la bancada de diputados. Esto, debido a que el senador les ofreció ciertas garantías, Además, los diputados ya tienen diseñada una estrategia sobre cómo enfrentarán la nueva etapa de la UDI al mando de Larraín. El plan de los diputados  tiene como objetivo retomar el trabajo de “renovación” que se inició con Silva, de manera que le pedirán al nuevo presidente que el foco no sea sólo enfrentar la “crisis” por la que atraviesa el partido.

“Creemos que es importante que la nueva directiva también retome el trabajo de los primeros meses de la directiva de Ernesto Silva, y hacer las reflexiones profundas que se necesitan en el partido para fijar la hoja de ruta de los próximos 20 o 30 años”, explica a “El Líbero” el diputado Arturo Squella.

El senador Larraín, por su parte, les ofreció a los diputados dos garantías: primero, incluir diferentes estamentos en la nueva conducción,  y realizar un cambio “profundo y modernizador” en la colectividad.

Sin embargo, para esto existen diferencias en torno a cómo realizar estas transformaciones, por lo que la bancada de diputados iniciará la preparación de consejos programáticos para revisar el enfoque de la UDI para los próximos años y se evaluará la redacción de un documento con los principales énfasis que los diputados quieren destacar en la nueva conducción.

Además, según explican en el partido, los diputados exigirán que continúen asumiendo nuevos liderazgos en el partido y que se incluya en la nueva mesa de consenso nombres como Felipe Ward y José Antonio Kast, entre otros.

“No se puede sólo elegir un nuevo presidente, la crisis de indentidad venía desde antes del caso Penta. Hay que realizar transformaciones profundas sí o sí, lo que hizo la UDI en sus inicios. La renovación no pasa por que haya una persona joven o vieja, la renovación pasa por un conjunto de ideas de futuro”, explica a “El Líbero”, el diputado, Jaime Bellolio, y agrega que “yo creo que es relevante quién dirige, pero más relevante es qué es lo que se dirige”.

 

FOTO: AGENCIA UNO