El ex ministro aseguró que AyN se creó con los aportes de SQM y empresas de Angelini para pagar a profesionales cesantes de la NM, pero otros señalan que fue para financiar la candidatura presidencial.
Publicado el 28.07.2015
Comparte:

La declaración como imputado del ex ministro del Interior Rodrigo Peñailillo, ante el fiscal nacional Sabas Chahuán, dejó en evidencia una crucial contradicción con lo que han declarado otros involucrados en la investigación por financiamiento político  de autoridades y asesores del Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet.

Mientras la defensa jurídica del ex secretario ejecutivo de la campaña de la Mandataria ha sido que la empresa AyN se creó para darle trabajo a profesionales de la Nueva Mayoría que estaban en una “situación precaria” tras salir del gobierno en marzo de 2010, otros testimonios señalan que los $450 millones que aportaron las empresas SQM Salar y del grupo Angelini, se pidieron expresamente para formar la incipiente precampaña presidencial de la Nueva Mayoría, e incluso para financiar sus principales reformas, como la tributaria.

Peñailillo: “La idea era darles apoyo a los profesionales en situación precaria”

AyN es una sociedad propiedad de Giorgio Martelli, financista de la campaña de la Presidenta en 2013, quien arrendó su sede en la calle Tegualda, y entre 2012 y 2013 contrató a una veintena de ex autoridades y ex colaboradores del primer gobierno de la Mandataria, entre ellos Peñailillo, sus ex asesores en Interior, Harold Correa, Robinson Pérez, Héctor Cucumides, el ex director del Servicio de Impuestos Internos (SII), Michel Jorrat, y actuales personeros como Gabriel Sepúlveda, jefe de gabinete del ministro de Energía, Máximo Pacheco; Estela Ortiz, secretaria ejecutiva del Consejo Nacional de la Infancia y amiga de la Presidenta; y Alicia Galdames Jeria, prima de la Presidenta y actualmente encargada de prensa en el consulado chileno en Lima.

La postura del ex ministro, según su declaración del 16 de junio ante la Fiscalía, es que AyN se constituyó para que “los profesionales pudieran tener trabajos e ingresos propios, para trabajar y vender los productos” … “La idea era darles apoyo a los profesionales en situación precaria o que tuvieran interés en trabajar” … “Esta idea de apoyar  a los profesionales y la situación por ellos la tuve desde que el Gobierno terminó; es decir, desde marzo de 2010, época en que mucha gente se quedó sin trabajo”.

Peñailillo afirmó que se produjo una “sinergia entre un grupo de personas que elaboraron un proyecto de futuro político y la actividad empresarial de AyN”.

Rosemblut: “La única finalidad fue promover un apoyo económico a lo que sería una eventual candidatura presidencial”

Sin embargo, dos meses antes, el 16 de abril, en entrevista a El Mercurio, el empresario Jorge Rosemblut, entregó una opinión diferente sobre los motivos que lo llevaron a pedir los millonarios recursos al gerente general de SQM, Patricio Contesse, y a ejecutivos del grupo Copec.

“Yo, normalmente, por mis actividades, me reúno con diversos empresarios y, entre ellos, también me reuní con el gerente general de SQM, cuya única finalidad fue promover apoyo económico a lo que sería una eventual candidatura presidencial de la Nueva Mayoría”, dijo Rosemblut en esa primera y única entrevista sobre el tema.

El ex subsecretario general de la Presidencia de Eduardo Frei Ruiz-Tagle refuerza el punto al agregar que en la última campaña de Bachelet no participó directamente, sino que en forma “circunstancial intenté colaborar, consultando como iniciativa personal, no planificada e informal, la voluntad para disponer de recursos en una posible campaña presidencial”.

Luego, en su declaración del 10 de julio ante el fiscal, según versión de The Clinic, Rosemblut le ratificó al fiscal Chahuán que tuvo una reunión de 30 minutos con Martelli en 2012, en que conversaron sobre un proyecto de alternativa de gobierno para la oposición de entonces, y que pidió el dinero para apoyar el futuro proyecto político de Bachelet, aunque aclaró que ella no estaba al tanto.

Además, hay otras contradicciones entre los testimonios de Peñailillo y Rosemblut, ambos representados por el abogado Gabriel Zaliasnik, quien también defiende a Roberto Guzmán Lyon -cercano a Julio Ponce Lerou-. El empresario dice desconocer la existencia de AyN y que no tuvo ningún rol en su constitución como sí declaró Martelli, quien detalló que Rosemblut y el ex ministro idearon la creación de AyN.

También desconoció una eventual reunión con Peñailillo, Martelli y el abogado Cristián Quinzio, donde se habría discutido el ordenamiento jurídico de la sociedad; y negó que haya hecho pagos a Martelli, como éste señaló en su declaración.

Jorrat hizo la reforma tributaria con pagos de AyN

Otra evidencia del uso de los recursos para elaborar insumos para un eventual gobierno es la declaración del ex director del SII, quien señaló que fue contratado por AyN entre enero de 2012 y marzo de 2013, para la cual hizo 15 informes que luego usó el Gobierno para enviar el proyecto de ley de la reforma tributaria el 1 de abril de 2014, menos de tres semanas después de asumir.

El propio Jorrat señaló que el 70% de dicha reforma, que está muy cuestionada por su difícil implementación y los negativos impactos que ha tenido en la economía del país, se hizo con los trabajos que realizó durante la precampaña presidencial.

Adicionalmente, en una entrevista del 20 de mayo pasado a la revista Qué Pasa, afirmó que para trabajar en AyN lo contactaron economistas ligados a la Nueva Mayoría, que “estaban pensando en futuras reformas para un futuro gobierno”.

Luego ante el fiscal precisó que el ex ministro de Hacienda Alberto Arenas, lo contactó para hacer dichos informes, que tuvo reuniones de trabajo en la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, y que se le pidió un diagnóstico del sistema tributario y analizar proyectos de reforma tributaria del gobierno de Piñera, entre otros temas.

En la misma línea, Martelli declaró que contrató profesionales para trabajar en el futuro programa de Gobierno de la Nueva Mayoría: “El momento político era de bastante incertidumbre, estábamos en la mitad del Gobierno de Piñera, no sabía a ciencia cierta quién sería el próximo candidato o candidata, no había claridad sobre las primarias, pero estaba claro que algo había que hacer”.

FOTO: PEDRO CERDA/AGENCIA UNO