El partido liderado por Guillermo Teillier cuestionó la forma en que el gobierno abordó la Operación Huracán, pero también la postura que ha adoptado la Cancillería por la situación que atraviesa Venezuela.
Publicado el 16.02.2018
Comparte:

Dos declaraciones públicas subió el Partido Comunista esta semana a su página web, donde apunta directamente a las medidas que ha adoptado el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet en la Operación Huracán y también a la postura de la Cancillería ante la situación que vive Venezuela.

Si bien la colectividad dirigida por Guillermo Teillier ya había criticado con anterioridad la operación encabezada por Carabineros para detener a comuneros mapuches por la quema de camiones -de hecho, el ministro de Desarrollo Social, Marco Barraza, sostuvo que “creo que efectivamente en la Operación Huracán se abusó de efectismo comunicacional”-, esta vez en seis puntos profundizó los cuestionamientos hacia el actuar del Estado.

El documento con fecha 12 de febrero, sostiene que “la llamada Operación Huracán y todos los componentes involucrados, muestran que el montaje sobre la causa histórica del pueblo Mapuche ha llegado a sobrepasar los límites democráticos; del debido proceso; de la administración de justicia; ante una demanda histórica que, incluso Naciones Unidas y sus organismos defensores de los Derechos Humanos, han cuestionado los procedimientos del Estado Chileno”.

A eso agrega que el hecho “no es puntual” y que “considerarlo así es de extrema gravedad”. En ese sentido, añade que “son muchos los antecedentes que muestran que el sistema de administración de justicia, sus instituciones policiales, sus instituciones investigativas y los poderes del Estado chileno, no han estado a la altura de esta situación”.

Su declaración fue entendida como un balazo directo al gobierno, sobre todo en un contexto en que el PC es parte de la coalición oficialista y donde el Ejecutivo -a menos de un mes de dejar La Moneda-, ha sido duramente cuestionado por el manejo que ha tenido de la crisis. Esto, sumado a que el equipo titular del gobierno se encuentra de vacaciones.

Ese mismo día, pocas horas antes de que Heraldo Múñoz llegara a Perú para reunirse con los cancilleres del Grupo de Lima para abordar las anticipadas elecciones presidenciales en Venezuela, el PC publicó un segundo comunicado con un llamado a “defender la soberanía de Venezuela”.

El texto dice dice que es “de extrema gravedad para la región y una amenaza a la estabilidad democrática” de Venezuela “las acciones militares que se están llevando en la frontera de nuestro país hermano”. A eso añade que “estamos frente a una nueva y abierta intromisión de EE.UU. en asuntos internos de un país soberano”.

“La presencia del Secretario de Estado Norteamericano trajo consigo el desechar los acuerdos logrados por la mesa de dialogo en Santo Domingo. Acuerdos que habían sido anunciados por la prensa tanto por el Presidente Danilo Medina de República Dominicana, como por el ex Presidente español José Luis Rodríguez Zapatero. Ambos miembros plenos de la mesa de dialogo” agrega.

Finalmente, a través de una declaración pública, los cancilleres del Grupo de Lima manifestaron su rechazo a la decisión adoptada por el Consejo Nacional Electoral de Venezuela de convocar unilateralmente a elecciones presidenciales para el 22 de abril de 2018 y exigieron al gobierno de Nicolás Maduro un nuevo calendario electoral por considerar ilegítima la convocatoria. Además, rechazaron su presencia en la Cumbre de las Américas.

Luego de ese hito, distintos miembros del partido fustigaron a Heraldo Muñoz a través de la prensa, quien ha hecho una explícita crítica al régimen de Maduro en los últimos meses.

El mensaje de los comunistas volvió a calar en el gobierno y la Nueva Mayoría. De hecho, los primeros en reaccionar fueron los demócrata cristianos quienes catalogaron al partido de Teillier de tener un “doble discurso”. El diputado Matías Walker escribió en su cuenta de Twitter que “el PC sabe que fue el gobierno de Maduro quien no aceptó en República Dominicana llamado a elecciones concordado, con garantías mínimas para la oposición” y agregó lamentar que el partido se pusiera “al margen de la postura de Estado de gobierno de la Presidenta Bachelet y sigan defendiendo una dictadura”.