Los ex ministros René Cortázar (DC), Manuel Marfán (PS), y connotados economistas como Klauss Schmitd-Hebbel, Eduardo Engel, Andrea Repetto y Óscar Guillermo Garretón, advirtieron desde hace un año los principales efectos de la reforma laboral a través de entrevistas y cartas. El proyecto será votado hoy en la Sala.
Publicado el 09.03.2016
Comparte:

Seis entrevistas en diferentes medios, tres cartas al director en El Mercurio y una intervención pública en un encuentro organizado por la Sofofa, conforman un paquete de diez advertencias transversales sobre la reforma laboral pertenecientes a connotados economistas, políticos, y expertos en el tema, que han contribuido al debate desde principios de 2015 hasta los últimos días.

La reforma laboral se ha convertido en uno de los proyectos más emblemáticos, pero a la vez más polémicos del gobierno. Esto, debido a la marcada división del oficialismo frente a la iniciativa. Fue en enero cuando la DC puso en duda su apoyo a la reforma, lo que impidió un acuerdo de La Moneda con la Nueva Mayoría.

La tramitación se aplazó para marzo, porque la idea del gobierno es aprobar el proyecto en este mes. Sin embargo, durante las últimas semanas se han evidenciado mayores diferencias en el bloque oficialista, sobre todo en el PS.  La negociación inter-empresas, la extensión de los beneficios sindicales, el quórum requerido para formar sindicatos, y el reemplazo interno (o “adecuaciones necesarias”), son los principales puntos de conflicto que han caracterizado la compleja negociación entre los senadores con el gobierno.

Por esto es que la votación en la Sala del  Senado será compleja. Si bien los senadores oficialistas darían sus votos, en algunos puntos de la reforma podrían abstenerse o votarlos en contra.

Sin embargo, estas críticas se remontan hasta hace un año atrás cuando economistas, expertos y políticos de todos los sectores, sobre todo del oficialismo, alzaron la voz para advertir los efectos y el impacto negativo de la reforma laboral. Entre ellos, los economistas Eduardo Engel, Klaus Schmidt-Hebbel, Óscar Guillermo Garretón, y los históricos militantes de la DC y ex ministros como Genaro Arriagada, Mariana Aylwin  y René Cortázar, entre otros. Los reparos al proyecto se dieron durante casi todo el 2015 y continúan hasta ahora. Uno de los primeros en dar a conocer su postura fue Garretón.

Óscar Guillermo Garretón (PS): “El proyecto del gobierno refleja un desconocimiento asombroso de la vida de la empresa privada chilena hoy”

En abril de 2015, mientras el gobierno ingresaba nuevas indicaciones al proyecto de reforma laboral, el economista, ex subsecretario de Economía de Allende y director de empresas, Óscar Guillermo Garretón, participó de un seminario organizado por la Sofofa llamado “Por una Reforma Laboral para todos”. Durante el encuentro, al que asistieron representantes de 50 gremios de empresarios y Pymes, Garretón manifestó su primera crítica concreta hacia el proyecto del Ejecutivo.

Garretón acusó que “el proyecto del gobierno refleja un desconocimiento asombroso de la vida de la empresa privada chilena hoy”,  explicó el economista en su intervención.

Además, en su discurso refutó varios puntos de la reforma laboral con cifras y afirmó que la iniciativa no consideraba al 85% de la fuerza de trabajo del país”.”¿Desde cuándo es igualitario y reformista escuchar a la CUT y a algunos partidos, mientras se olvida a centenas de miles de empresarios y a ese 85% de trabajadores chilenos que está en el sector privado?, agregó.

Las declaraciones de Garretón se dieron seis meses después de que el economista enviara una reservada carta, que publicó “El Líbero”, a la directiva del PS, advirtiendo de los riesgos de las reformas del gobierno. Dicha misiva generó impacto en la Nueva Mayoría y en el espectro político, por haber sido el primero en alzar la voz para admitir: “estamos en problemas”.

Tres meses después del seminario de la Sofofa, en julio de 2015 luego de la aprobación de la reforma en la Cámara, en una entrevista en este medio, Garretón reiteró sus críticas y explicó que “una facción de la Nueva Mayoría quiere usar la reforma laboral para mostrar que el llamado a la moderación no es tal”.

La carta escrita por economistas cercanos al gobierno, liderada por Eduardo Engel, que apoyaba el reemplazo en huelga

A principios de agosto de 2015 nueve economistas cercanos al gobierno apoyaron, a través de una carta en El Mercurio, el reemplazo interno en huelga. La misiva fue firmada por Andrea Repetto, Dante Contreras, Diego Olivares, Jaime Ruiz-Tagle, Alejandra Mizala, Daniel Hojman, Joseph Ramos y Víctor Tokman, y liderada por Eduardo Engel.

En la carta, indicaba como argumento que “Alemania, Canadá, Finlandia, Francia, Holanda, Italia, Noruega y Suecia forman parte de la inmensa mayoría de los países OCDE donde se permite el reemplazo interno durante las huelgas. Todos estos han ratificado los Convenios Fundamentales de la OIT”. Y, además, decía que “la huelga efectiva no significa que la empresa deba paralizar completamente, en particular cuando se trata de la negociación con un sindicato que representa a un grupo pequeño de trabajadores. El reemplazo interno, con sus debidos resguardos, es un mecanismo que equilibra la negociación y que es aceptado y utilizado internacionalmente” .

La misiva generó un punto de inflexión en la discusión de la reforma del gobierno, ya que por primera vez figuras técnicas ligadas a la Nueva Mayoría, validaron el reemplazo interno en huelga.

Engel, un mes antes de publica la carta, ya había advertido el impacto negativo de la reforma laboral en una entrevista en The Clinic. En esa oportunidad, afirmó que “una legislación laboral también tiene impacto en la productividad y cómo crece un país. La experiencia europea de los 70, que apuntaba a proteger los empleos de los sindicatos, terminó teniendo un efecto de alta cesantía. Lo que uno quisiera para Chile es una reforma que le dé más poder de negociación a los trabajadores dentro de la empresas y que también lleve a mayor productividad. El proyecto de reforma laboral contempla abrir esas oportunidades, pero lo hace de manera bastante lenta”.

La carta de 20 DC en que pidieron una “profunda corrección de las reformas”

“Progresismo sin progreso: ¿El legado de la Nueva Mayoría para Chile?“. Ése es el título de un documento publicado en El Mercurio y firmado por 20 ex autoridades DC, entre ellos, Eduardo Aninat, Mariana Aylwin, Hugo Lavados, Pedro García, Clemente Pérez, entre otros. Los militantes de la DC pidieron que el gobierno “corrigiera el rumbo” y dieron a conocer una serie de efectos de las reformas impulsadas por el Ejecutivo.

“En el plano económico se están poniendo en práctica reformas cuyos resultados finales no han sido debidamente evaluados, donde priman los anuncios sobre el contenido y la improvisación sobre la necesaria reflexión y una necesaria concertación de amplios apoyos”, decía la misiva que fue publicada a principios de enero.

Además, explicaba que “como la mayoría de los chilenos, no estamos dispuestos a cualquier reforma que pudiera descarrilar el crecimiento y echar por la borda lo ya logrado. No estamos conformes con las que se están implementando, ni en contenidos ni en procedimientos, y hacemos un llamado a reorientar la mirada de quienes en el gobierno han preferido el apresuramiento a la calidad, y el Estado por sobre los organismos intermedios y las personas”.

Las dos crudas advertencias de Klauss Schmitd-Hebbel: “Con ella (reforma laboral) tendríamos el sistema más rígido de todos los países del mundo”

Fue en agosto de 2015, ad portas de realizarse el Foro Anual de la Industria, cuando el economista y académico de la Universidad Católica, Klauss Schmitd-Hebbel, manifestó en profundidad sus reparos a la reforma laboral en una entrevista en El Mercurio.

“La eventual prohibición del reemplazo en huelga por trabajadores internos a la empresa contraviene las prácticas en casi todos los países OCDE, y además contradice las recomendaciones de la OIT. Esto significaría un riesgo severo para toda la actividad económica en Chile”, afirmó el economista.

Y, siete meses después, Schmitd-Hebbel mantiene su postura, esta vez, con más dureza. Hace algunos unos días en radio Duna, el economista advirtió que “no hay nada más depresivo para la actividad, para la inversión, y el empleo futuro, que la reforma laboral que se está votando en estos días, con ella tendríamos el sistema más rígido de todos los países del mundo en materia de poder unilateral sesgado hacia los sindicatos, capaces de cerrar las faenas de las empresas, en casi cualquier momento”.

La carta de Marfán, Cortázar, Arellano y Ramos donde pidieron que el Senado “corrija” reemplazo en huelga

A mediados de enero los ex ministros José Pablo Arellano (DC), Manuel Marfán (PS), René Cortázar (DC), y el economista Joseph Ramos, firmaron una carta que fue publicada en El Mercurio, con los principales reparos al proyecto del gobierno. La misiva, que habría sido ideada por Cortázar, fue comentario obligado entre quienes han seguido el debate de la polémica reforma del Ejecutivo.

“En especial, hay dos temas en el proyecto de reforma laboral que resultaría indispensable que el Senado perfeccione. Se trata de dos normas que, de no corregirse, podrían afectar negativamente tanto la competitividad como la generación de empleos. La primera, es la prohibición de ‘reemplazo interno’ durante la huelga. La regla general en el mundo desarrollado es permitirlo, para evitar que un grupo pequeño de trabajadores pueda paralizar al conjunto de la empresa. ¿Por qué Chile habría de ser una excepción en esta materia, con todos los riesgos que ello representa?”, explicaba la carta.

Además, agregaba que “la segunda, es la exigencia de que sea el sindicato el que autorice la extensión de los beneficios de la negociación colectiva a los que no están sindicalizados. Esto rompe el principio de igualdad en las remuneraciones y condiciones de trabajo de personas que desarrollan la misma función con la misma productividad, e induce a la afiliación sindical obligatoria”.

Sin embargo, quienes conocen a los tres ex ministros autores de esta carta, explican que todos comparten visiones similares con respecto a las reformas impulsadas por el gobierno y que han acercado posiciones en Cieplan. De hecho, tanto Marfán como Cortázar, advirtieron los riesgos de la reforma siete meses antes de escribir la carta.

Manuel Marfán (PS) explicó en una entrevista en La Tercera, que la reforma laboral formaba parte de un grupo de iniciativas que afectaba el crecimiento.

El mismo día que Marfán dio esa entrevista  (23 de agosto de 2015), Cortázar también habló con La Tercera para exponer su visión sobre la reforma laboral y el resto de los proyectos impulsados por el gobierno. Dijo que “el proyecto aprobado en la Cámara tiene al menos cuatro problemas. El primero, el reemplazo interno, que no se resuelve regulando los servicios esenciales o mínimos. Está en todo el mundo desarrollado y es completamente compatible con la huelga efectiva”.

Sebastián Edwards: “La reforma laboral es una reforma trasnochada”

El pasado 7 de marzo, antes de que se iniciara la votación de la reforma en la comisión del Trabajo del Senado, el economista Sebastián Edwards, realizó un análisis profundo de las reformas del gobierno en el Diario Financiero.

En esa oportunidad, explicó que, “la laboral es una reforma trasnochada. Está pensada para un mundo manufacturero, tipo revolución industrial, un mundo que ya no existe, un mundo que los políticos de izquierda, ilusamente, quieren recuperar. En el mundo actual -y desde luego en el que viene-, todos los trabajadores hacen multifunciones, trabajan en paralelo con las máquinas inteligentes. En este gobierno hay una visión burocrática, muy siglo XX.”.

Además, agregó que “lo más grave es que nadie ha enfrentado esto, nadie ha dicho la verdad, nadie ha expresado con claridad que el mayor error del gobierno es no estar en concordancia con los tiempos actuales”.