La jefa de gabinete del Presidente electo se convirtió en la primera integrante del comando en arribar a La Moneda, al reunirse este martes con Ana Lya Uriarte para comenzar el trabajo de coordinación del traspaso de mando. Y a partir del 11 de marzo, sus cercanos no la ven en un ministerio, sino que muy cerca del futuro mandatario.
Publicado el 20.12.2017
Comparte:

Dos figuras Sub-40 del comando del Presidente electo Sebastián Piñera se han tomado las portadas de los diarios en los últimos días: el jefe programático Gonzalo Blumel (39) (ver perfil) y la jefa de gabinete, Magdalena Díaz (37). Blumel fue una cara más visible, participó en muchos debates y continuamente se le vio defendiendo el programa de Piñera en los medios. Magdalena Díaz tuvo otro rol, más bien interno y poco conocido, pero no menos importante: coordinar a todos los equipos de trabajo durante la campaña.

La “Maida” Díaz, como la llaman todos los que la conocen, en muy poco tiempo se convirtió en una de las personas en las que más confía Sebastián Piñera. Y no porque sea hija de su gran amigo Pedro Pablo Díaz, sino porque ha sido capaz de “jinetear”, como dicen en el comando de Enrique Foster, a todos los equipos de trabajo. “Ella no está ahí por ser hija del amigo, porque ese no es el estilo de Piñera, sino porque es realmente muy hábil en todo lo que hace”, señala otro de los colaboradores más directos  del ex Presidente.

Magdalena Díaz llegó a trabajar a la Fundación Avanza Chile en marzo de 2015, y según cuentan sus cercanos, de inmediato demostró sus cualidades de liderazgo, además de su sentido social y de caracterizarse por ser muy apasionada en todo lo que hace. Dicen que Piñera confió en ella porque la conocía desde antes, pero rápidamente su nivel profesional y su capacidad de organizar equipos, la hizo destacarse muy rápido primero en la fundación y luego en el comando.

Al interior del círculo más cercano a Piñera aseguran que efectivamente le dicen “la jefecita”, porque tiene un liderazgo positivo muy marcado, “que lo ejerce en forma integradora, suma a los equipos, valora el trabajo bien hecho y es súper generosa. Cualquier persona que esté en un grupo de trabajo con ella, se siente apañado”.

En la Fundación Avanza Chile, Magdalena Díaz, en su rol de jefa de gabinete del ex Presidente Piñera, era la encargada de preparar toda la agenda del ex mandatario, pero fue más bien en la campaña de primera y segunda vuelta donde mostró toda su personalidad y su liderazgo. “En los actos de cierre de campaña ella era como un jefe de barra, alentando siempre a todos los equipos de trabajo. Estaba siempre con todos los sentidos, para que todas las organizaciones funcionaran bien”, comenta otro de los miembros del staff de Sebastián Piñera.

Seis años en Un Techo para Chile y luego como voluntaria de América Solidaria en Haití

Otra de las cualidades de esta trabajadora social de la Universidad del Pacífico que distinguen sus cercanos, es el sentido social que siempre ha impregnado en su vida. Así lo señala a “El Líbero” el padre Felipe Berríos, quien conoce a Magdalena Díaz desde la época en que el sacerdote jesuita era capellán del colegio Villa María, donde ella estudió. “Para la Maida el compromiso social no es de los fines de semana, ella viene desde chica muy marcada por la línea social, conoce la pobreza desde el colegio, siempre ha estado preocupada de ese tema”.

Pese a que ella no estudió en el colegio San Ignacio, que además es el colegio de su padre, la jefa de gabinete de Sebastián Piñera se siente muy ignaciana y uno de los jesuitas que más la marcó y la sigue marcando en su vida es precisamente Felipe Berríos, con quien trabajó como voluntaria durante seis años en la fundación “Un Techo para Chile” y con que sigue en permanente contacto.

Luego, a través de la fundación “América Solidaria” viajó a Haití, para trabajar con los niños más vulnerables de ese país. Y en el comando de Piñera, cuentan que le sigue importando mucho el tema social: “Se apasiona hablando de educación, de pobreza, de justicia, porque lo ha vivido como voluntaria”. Según cuenta una persona que conoce a Magdalena Díaz desde que era jefa de gabinete de Cecilia Morel durante el primer gobierno de Piñera, tiene tan marcado y es tan apasionada por lo justo, que se hizo un tatuaje en su tobillo derecho con el símbolo de la balanza de la justicia.

La jefa de gabinete del Presidente electo, el lunes participó en el desayuno que ofreció el mandatario entrante a la Presidenta Bachelet y el martes se convirtió en la primera representante del piñerismo en cruzar las puertas de La Moneda, para sostener su primera reunión de trabajo con su par de gobierno Ana Lya Uriarte, para comenzar a coordinar el traspaso de mando. ¿Seguirá en ese rol a partir del 11 de marzo próximo? En el comando creen que sí. Dicen que Magdalena Díaz es una persona muy importante en el día a día del futuro Presidente y que por eso no la ven trabajando en un ministerio.