Todo comenzó cuando el ejecutivo del banco HSBC, Hervé Falciani, extrajo una lista con 130 mil supuestos evasores tributarios. El enigmático personaje estuvo preso y hoy vive en España.
Publicado el 15.02.2015
Comparte:

El pasado 8 de febrero, “Ciper” publicó una investigación con los chilenos que estarían supuestamente dentro de la “lista Falciani”. Entre los nombres aparecieron Andrónico Luksic, Ricardo Abumohor, Álvaro Saieh y José Yuraszeck, entre otros. Según informaciones de “Le Monde Diplomatique” y el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, aparecerían 428 personas naturales y jurídicas de nuestro país.

En el concierto internacional también han figurado importantes personajes como el fallecido ex presidente del Banco Santander, el español Emilio Botín, el piloto de Fórmula 1, Fernando Alonso, y el cantante David Bowie.

hsbcPero el hombre clave de esta historia –de hecho, la famosa lista lleva su apellido- se llama Hervé Falciani. De 42 años, nació en Montecarlo, es ingeniero en sistemas y trabajó durante siete años (2001-2008) en la filial de Ginebra del The Hong Kong and Shangai Banking Corporation (HSBC), uno de los bancos más importantes del mundo con más de 6.200 oficinas en 74 países, donde era un empleado de confianza.

Gracias a un cambio en la legislación Suiza, a Falciani se le encargó la modificación de los sistemas informáticos del banco para reforzar su seguridad.

Pero entre 2006 y 2008 el funcionario copió las bases de datos con la información de 130.000 personas que, supuestamente, estarían vinculadas a evasiones tributarias en varios países, como España, Francia, Italia y también Chile. Aquí nace la denominada “lista Falciani”.

La noticia explotó en 2008 cuando se realizaron denuncias de que una persona bajo el seudónimo de Ruben Al-Chidiak habría intentado vender esa información a un banco en El Líbano. Las miradas apuntaron a Falciani a quien se le acusó en Suiza de intentar enriquecerse con esa información. Pero el ex funcionario del HSBC ha sostenido que lo hizo para dar aviso a la justicia suiza de los ilícitos a través del sistema de alarma interna de la Asociación Suiza de Banqueros (Swissbanking), que posee línea directa con el gobierno. Nueve meses después fue detenido en Suiza, interrogado y luego dejado en libertad con el compromiso de volver al día siguiente. Sin embargo, ese mismo día escapó a Francia.

En el país galo las autoridades requisaron los datos para luego compartirlos con los países con que poseía acuerdos en materia de fiscalización tributaria: España, Italia, Alemania y Reino Unido. Pero no se los entregó a Suiza lo que provocó una disputa diplomática entre los dos países.

En España, gracias a la información entregada, se abrieron 659 casos que significaron la recuperación de 260 millones de euros. Según el secretario de Estado de Hacienda del país ibérico, fue “la mayor regularización de la historia del fisco”.

Desde París el ingeniero en sistemas comenzó a colaborar con la justicia estadounidense por una investigación que el Senado de ese país levantó para determinar la supuesta responsabilidad de HSBC en el blanqueo de capitales y financiación del terrorismo, donde el banco sería declarado culpable. Fue entonces cuando decidió partir a España. “Me dijeron que, a partir de entonces, mi vida correría peligro. Tenía dos opciones: iniciar una nueva vida en Estados Unidos o viajar a otro lugar para ganar tiempo. Me dijeron que el único sitio seguro en Europa sería España, que había utilizado con éxito mi información en casos importantes como el de la familia Botín. Creían que sería poco probable que España aprobara mi extradición a Suiza. Así, podría seguir colaborando con la Justicia” dijo Falciani a El País en 2012.

Viajó en barco desde Francia. Cuando arribó al puerto de Barcelona el 1 de julio de 2012 fue detenido. “La prisión era un lugar seguro”, señaló el protagonista al medio español. Dos semanas después, el Senado de los Estados Unidos hizo públicas sus conclusiones sobre HSBC: hubo transacciones por 7.000 millones de dólares entre las sedes mexicana y estadounidense, entre las cuales altas cantidades habrían provenido de la venta de drogas entre carteles de esos países. Además se estableció la existencia de transacciones supuestamente vinculadas a Al Qaeda.

Las autoridades del HSBC debieron pedir disculpas y pagar multas por US$2.000 millones.

Tiempo después Falciani fue puesto en libertad, pero su vida ya no es la misma. Hoy anda siempre acompañado de dos guardaespaldas y de su vida poco se sabe.

Activista anti corrupción

Falciani se convirtió en un reconocido activista en contra de la corrupción. El año pasado encabezó la nómina del “Partido X” para las elecciones europeas, colectividad políticamente transversal que apuesta por la transparencia. Pero Falciani no pudo realizar campaña en terreno o dar discursos en grandes convenciones, pues eso lo habría convertido en un blanco fácil para sicarios que supuestamente habrían estado tras sus pasos.

FalcianiXAunque no resultó electo, la página del partido señala que continúan trabajando en la investigación de denuncias. En la sección denominada “Buzón X” se le solicita a la ciudadanía que realice denuncias de hechos de corrupción. “Para tu seguridad, para no sufrir represalias, recomendamos extremar las precauciones a la hora de comunicarnos informaciones. Cuando escribas, te recomendamos hacerlo desde un correo OpenMailBox creado y abierto desde un navegador con Tor”, explica la página.

A fines de 2014 la Administración Federal de Ingresos Públicos de Argentina (AFIP) comenzó un proceso por medio de denuncias sobre irregularidades en las cuentas de ciudadanos de ese país en el banco HSBC. Esta investigación se habría llevado a cabo a partir de la “lista Falciani”.

La página web del Partido X detalla que “si Falciani entrega o publica la lista de evasores fiscales directamente y a título personal, dichos datos no podrían ser utilizados ante los Tribunales de Justicia ni ser usados por las Agencias Tributarias de cada Estado, al haber sido obtenidos de forma no consentida respecto del depositante, el HSBC, lo que produciría automáticamente que dichas pruebas fueran anuladas”.

La “lista Falciani” no se encuentra en papel o en un soporte físico. Está en una “nube” encriptada en un complejo código que solo el protagonista conoce.

La semana pasada acordó colaborar con el movimiento de Izquierda español “Podemos”, para realizar un informe sobre el fraude fiscal.