¿Es Chile el mejor país de Latinoamérica para envejecer? Por las dudas, presentan cinco propuestas para mejorar la calidad de vida de los adultos mayores

El próximo 17 de mayo a través de sus redes sociales la fundación Idea País sacará un trabajo que basa sus ideas en trabajar con la situación actual del país, donde las personas que tienen más de 60 años son 2,9 millones de personas, correspondientes a un 14,7% de la población, en un país que parece no considerarlos parte de su actividad.
El próximo 17 de mayo a través de sus redes sociales la fundación Idea País sacará un trabajo que basa sus ideas en trabajar con la situación actual del país, donde las personas que tienen más de 60 años son 2,9 millones de personas, correspondientes a un 14,7% de la población, en un país que parece no considerarlos parte de su actividad.
Publicado el 14.05.2017
Comparte:

El próximo 17 de mayo por las redes sociales de IdeaPaís se hará el lanzamiento de estudio “Política integral para la vejez”, donde la organización sin fines de lucro aborda la situación actual de los adultos mayores en Chile y qué enfoque debiesen tomar las próximas políticas públicas para la tercera edad, dado que se estima que “el cambio demográfico hacia el envejecimiento es cada vez más fuerte en nuestro país”.

El cambio demográfico es el principal eje del estudio, ya que en corto tiempo se ha experimentando un envejecimiento poblacional en Chile, debido a la tasa de fecundidad, considerada la más baja de América Latina, en conjunto con el aumento en la expectativa de vida, 91 años promedio para las mujeres y 86 años promedio para los hombres, según cálculos de la Superintendencia de Pensiones y el INE (2015) (Thumala-Dockendorff, 2011). Eso da como resultado, que actualmente se estime que los adultos mayores —quienes tienen más de 60 años— son 2,9 millones de personas, correspondientes a un 14,7% de la población nacional. 

Magdalena Vergara, la abogada que es desde diciembre del año pasado la directora de Estudios, cuenta que el trabajo -del que es autora y que ha estado elaborando desde marzo- tiene como base “Cambio demográfico: reforma previsional y los desafíos de una sociedad que envejece” (20016) de Cristóbal Ruiz-Tagle. Las otras bases de la investigación y propuestas que entregarán están en el libro “Desarrollo humano y solidario. Nueva ideas para Chile”, en donde en seis planos, los autores procuran llegar a medidas concretas, complementando las acciones estatales y las acciones privadas en distintas áreas.

“La intención general de esto es presentarlo a los actores implicados de alguna manera para que nos ayuden a hacer presión en este tipo de políticas. Por ejemplo, ya estuvimos reunidos con la encargada del programa de adultos mayores de Peñalolén y esperamos incluir también a otras fundaciones. Además, hay ciertas políticas que pueden ser usadas para las municipalidad y, obviamente, también puede servir para los candidatos presidenciales (…) Esperamos hacer una especie de lobby para sacar estas propuestas y tenemos la intención de reunirnos, por ejemplo, con Cecilia Morel, porque ella está interesada en estos temas como candidata a primera dama”, cuenta Vergara.

“A pesar de que en 2015 Chile fue considerado como el mejor país de Latinoamérica y uno de los mejores países del mundo para envejecer (puesto 21° del Índice Global de Envejecimiento), a nuestra sociedad le cuesta asumir el cambio demográfico y, lo que es más preocupante aún, no parece considerar a los adultos mayores como parte activa de la sociedad”, advierten en la investigación.

Por eso, presentan seis propuestas. La principal es el fortalecimiento de la institucionalidad, debido a que “gran parte de las falencias que se observan hoy día, tienen relación con la falta de una política central, capaz de elaborar un plan estratégico que sea implementado en las diferentes regiones del país de manera integral”. Junto con una debida Reforma Previsional -un punto importante debido a que regula los ingresos de los adultos mayores- la otra proposición se centra en una serie de formas de brindar apoyo económico. La primera es fortalecer el programa de Condominio de Vivienda Tutelada (CTV), que brinda habitación y servicios de apoyo y cuidado a los adultos mayores en situación vulnerable.

Una de las ideas más llamativas para fortalecer la ayuda económica que se encuentra en el estudio es abrir la posibilidad al mecanismo de financiamiento de hipoteca revertida, basándose en experiencias de Inglaterra, Estados Unidos, Canadá y España. “En Chile, el 81,8% de la población de adultos mayores es dueña de su vivienda (CASEN, 2013). Frente a esta realidad, la hipoteca revertida busca ser un mecanismo que da la posibilidad de acceder a mejores ingresos para personas sobre los 65 años”. Es decir. este podría funcionar como un cuarto pilar de financiamiento sin exponer la permanencia en su hogar. 

Durante el estudio, esbozan que las atenciones en materia de salud, está entre las más vulnerables en el adulto mayor, por ello en tercer lugar IdeaPaís desarrolla varias propuestas enfocadas en salud y cuidado. Desde potenciar centros de atención diurnos de cuidado voluntario hasta realizar una política nacional para una “Red de Especialistas en Geriatría”, ya que según datos que maneja Vergara, hay un déficit importante en esta área. “Si la recomendación internacional es de un especialista por cada 5.000 adultos mayores, nuestro país está en una relación de 1 por cada 60.000, con cerca de 300 especialistas, es decir, 12 veces peor”. Ese punto se ve conectado con la importancia de crear diversos planes para que la sociedad envejezca de manera activa y productiva, ya que la productividad ayuda en temas de vitalidad, de ahí que otra propuesta va en función de la vida social, ya que “uno de los principales miedos del adulto mayor es quedarse solo”, asegura Vergara.

Entre las formulas para incentivar la sociabilidad es ampliar el programa Asesores Seniors. “Este programa tiene como objeto empoderar a ciertos adultos mayores con experiencia en el mundo de la pedagogía para que ejerzan labores de apoyo en establecimientos educacionales, bajo la dirección del Servicio Nacional del Adulto Mayor (Senama). Así, el hecho de trabajar y estar vinculados con niños y jóvenes los motiva y les mejora los indicadores de satisfacción con la vida y participación social”, se lee en el estudio.

Por último, “garantizar los derechos humanos de los adultos mayores”, debido a que hay un tema recurrente: el maltrato a las personas de la tercera edad. En el último tiempo esta realidad se ha hecho más presente, se ha incluido dentro de la violencia intrafamiliar el maltrato a los adultos mayores y el 8 de marzo de este año el Senado aprobó la “Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores”, que es el primer el organismo internacional que reconoce y protege los derechos de los mayores”, escribe Vergara en el estudio. Mayor fiscalización a la red de instituciones dependientes, crear una Defensoría del Adulto Mayor y atención preferente en prestaciones dependientes del Estado son los principales ejes en este punto.

“Con estas propuestas hay que advertir lo siguiente: nos estamos preocupando por la realidad de hoy día”, finaliza Vergara.