Por primera vez desde 2009 cae la generación de empleos; los niveles de desocupación de los trabajadores entre 30 y 34 años se duplican; los trabajos por cuenta propia crecen cinco veces más que los asalariados; aumenta el tiempo de cesantía; y se desploman los puestos de trabajo en el comercio, transportes y los servicios profesionales y sociales.
Publicado el 22.01.2016
Comparte:

La encuesta de desempleo de la Universidad de Chile mostró una leve baja de la desocupación en el Gran Santiago de 7,1% en septiembre a 6,8% en diciembre pasado, lo que significa que 213.800 personas están sin trabajo.

Sin embargo, la encuesta deja al descubierto cinco malas noticias para el empleo capitalino al observar la variación de los últimos 12 meses.

1- Cae la creación de empleos por primera vez desde 2009

La primera y más preocupante de las noticias es que la creación de puestos de trabajo en el Gran Santiago registró la primera cifra negativa desde diciembre de 2009, cuando el país estaba sacudido por la crisis internacional subprime: Hay 39.900 personas menos ocupadas.

En  diciembre de 2009 la tasa de crecimiento del empleo cayó a -2,8% para luego subir en forma permanente durante los próximos seis años y llegar a un peak de 5,8% en marzo de 2011. Sin embargo, en diciembre último tuvo un descenso de -1,3%.

“Esta evolución de la tasa de desempleo en el Gran Santiago confirma el proceso de ajuste del mercado laboral identificado en el trimestre anterior, en consistencia con el escenario macroeconómico actual”, señala la encuesta que lidera el director del Centro de Microdatos de la Universidad de Chile,  Jaime Ruiz-Tagle.

2- Se duplica el desempleo entre personas de 30 a 34 años

Al observar el desglose del desempleo entre  los capitalinos por grupo etáreo, los más afectados siguen siendo los jóvenes entre 14 y 19, que en los últimos 12 meses pasaron de 26,3% a 29,9%.

Pero la desocupación entre los trabajadores del Gran Santiago que tienen entre 30 y 34 años se duplicó en apenas un año, pasando de 4,5% a 9,2%. Lo complejo de esta situación es que afecta a personas que están en plena fase productiva y que en la mayoría de los casos tienen compromisos familiares o de personas dependientes, según explica Juan Bravo, investigador del Clapes-UC.

3- Los trabajos por cuenta propia crecen cinco veces más que los asalariados y caen los ingresos

Entre diciembre de 2015 y diciembre de 2014, los trabajadores por cuenta propia crecieron en 5,8% (equivalente a 28 mil personas), mientras los asalariados se redujeron en -0,5% (-11 mil). Además, los empleadores cayeron en -37,5% en el mismo período.

“Por lo tanto, en diciembre de 2015 la destrucción observada en el empleo anual (-1,3%) se explica tanto por la baja en el empleo no asalariado como por la caída registrada en el empleo asalariado” sostiene la encuesta de la Universidad de Chile.

El bajo crecimiento de la economía por dos años seguidos ha impactado en forma directa en el ingreso de los trabajadores. El ingreso laboral promedio de las personas ocupadas aumentó en 0,5% en un año ($606 mil), mientras los de los trabajadores independientes bajaron en 4,4%.

4- Aumenta los tiempos de cesantía a 4,1 meses

En  diciembre de 2015, un 59,7% de los cesantes había quedado desocupado durante los últimos tres meses, un 38,2% había estado desempleado entre 3 y 12 meses, y un 2,1% de los cesantes reportó estar en dicha situación hacía más de un año.

El tiempo promedio de cesantía aumentó en los últimos 12 meses, alcanzando 4,1 meses, superior a los 3,9 meses registrados en diciembre de 2014.

5- Los sectores con más pérdidas de trabajos

La disminución en el empleo total fue potenciada por la baja de los puestos de trabajo en los sectores de servicios comunales y sociales (-5,9%), transporte y otros (-5,0%) y comercio (-4,6%).

Por otra parte, los incrementos en el empleo se registraron en los sectores de construcción (16,3%), servicios personales y de los hogares (6,8%), industria manufacturera (2,2%) y servicios de Gobierno y financieros (0,3%).

En diciembre de 2015, las tasas más altas de cesantía se registraron en la construcción, industria manufacturera y servicios personales con 6,9%, 6,3% y 6,3%, respectivamente.

Juan Bravo explica que la “evolución de la creación de empleo da cuenta de que la desaceleración económica sí está impactando al mercado laboral. Mucha gente se está autoempleando, lo que significa que no queda como desocupado para la estadística, y por eso, examinar los empleos que se crean y se destruyen es clave, porque es ahí donde se está reflejando la debilidad económica”.

 

FOTO: VICTOR PEREZ/AGENCIA UNO