"Es legítimo que los partidos lo hagan, pero yo prefiero que todas las propuestas se entreguen al Consejo Asesor", explica a "El Líbero" el senador PPD, Felipe Harboe.
Publicado el 18.03.2015
Comparte:

“En primera instancia es algo que se ve mal”. Ésa frase se habría comentado ayer en los pasillos de La Moneda, tras conocerse la decisión de la Nueva Mayoría de crear un equipo paralelo para regular la relación de la política y los negocios. La iniciativa surgió el pasado lunes luego del comité político del oficialismo, donde los presidentes de los partidos manifestaron reparos y cuestionamientos con respecto al surgimiento del Consejo Asesor Anticorrupción, entidad creada por la Presidenta Michelle Bachelet y presidida por el economista Eduardo Engel, encargada de presentar propuestas para dar solución por medio de cambios legislativos, a la situación que enfrenta el sistema político tras los denominados casos Caval y Penta. De esta manera, en la Nueva Mayoría decidieron crear una comisión paralela al Consejo Asesor para presentar sus propias propuestas sobre la regulación de los negocios y la política, cuestión que generó diferencias al interior del oficialismo y que en un principio, no habría sido visto con muy buenos ojos en el Gobierno, según explican fuentes de La Moneda.

Fue el pasado martes 11 de marzo cuando Bachelet presentó a los miembros del consejo presidencial, lo que arrojó las primeras críticas desde los líderes de oficialismo, quienes cuestionaron que la entidad estuviese integrada sólo por académicos. Cinco días después, el pasado domingo 15 de marzo, Engel afirmó en el programa de TVN Estado Nacional que los parlamentarios son los que se fijan el sueldo.  “Lo que se ve mal es cuando ellos mismos se están fijando el sueldo, eso es impresentable”, afirmó. Esto trajo la segunda ola de cuestionamientos hacia la instancia.  El presidente de la DC, Ignacio Walker, afirmó que Engel “debería informarse bien, porque está equivocado”. Asimismo, fue criticado también por el timonel del PS, Osvaldo Andrade y otros parlamentarios.

Ante este escenario y luego de una extensa reunión, el lunes en la tarde, la Nueva Mayoría, tomó la determinación de crear un equipo paralelo al consejo presidencial, el que estará conformado por  14 integrantes, entre ellos, ex ministros como los PPD Sergio Bitar y Francisco Vidal y el DC Alejandro Ferreiro. El objetivo de esta comisión será elaborar una propuesta y entregarla durante los próximos quince días.

Sin embargo, senadores de la Nueva Mayoría defienden y priorizan al Consejo Asesor presidencial. Afirman que la comisión paralela puede ser un aporte siempre y cuando las propuesta se hagan llegar al Consejo Asesor presidencial. Explican que esa entidad  debiese ser la instancia de mediación de este tema.

“Desde el primer día nosotros entregamos una propuesta concreta a la Presidenta y valoramos el Consejo Asesor. Yo creo que es importante fortalecer el Consejo Asesor. Los partidos lo que están haciendo es una instancia paralela para hacer  propuestas desde su visión (…) es legítimo que los partidos lo hagan, pero yo prefiero que todas las propuestas se hagan al Consejo Asesor”, explica a “El Líbero” el senador PPD Felipe Harboe, quien el pasado viernes 13 de marzo entregó a la Presidenta  junto con los senadores Patricio Walker (DC), Isabel Allende (PS), Hernán Larraín (UDI) y Alberto Espina (RN), 20 propuestas pare ayudar a resolver el tema.

Asimismo, el senador DC y actual presidente del Senado, Patricio Walker, afirma a “El Líbero” que “me parece bien, será un aporte, porque finalmente todo se vota en el Parlamento, pero siempre y cuando las propuestas se presenten al Consejo Asesor presidencial”.

En otra postura, el vicepresidente de la DC, Fuad Chahín, defiende la comisión paralela y afirma a “El Líbero” que “esto tiene que ser visto como un aporte, no como una competencia”.

La impresión en el Gobierno

En tanto, desde La Moneda afirman que la primera impresión sobre este equipo paralelo, “no fue buena”. Fuentes del Gobierno afirman que comunicacionalmente puede ser visto como “algo negativo”, ya que, al constituir una instancia paralela a la del Consejo Asesor presidencial, “minimizaría”  la influencia y el peso de la entidad.

Sin embargo, a la vez en el Ejecutivo estarían por “recibir todos los aportes necesarios para la creación de un buen producto”, que sería un proyecto de ley durante fines de abril o principios de mayo.  De esta manera, a pesar de que en un principio no habría caído bien en La Moneda, lo tomarían como un “insumo” más para la discusión, según explican en el oficialismo.