El periodista argentino, que fue una de las figuras mediáticas que lideró la oposición al gobierno de Cristina Fernández, agregó que Bachelet "puso la vara muy alta y no cumplió. Si uno pone una vara más chiquita, resalta más".
Publicado el 23.11.2016
Comparte:

Sólo 15 minutos después de que la Presidenta Michelle Bachelet abriera en la Casa Central de la Universidad Católica el XXII Congreso Mundial de Mujeres Periodistas -que se realizará hasta el 25 de noviembre en nuestro país-, el afamado periodista argentino, Jorge Lanata, saltó esta mañana al escenario para dar la charla inaugural del evento.

Quien fuera una de las figuras mediáticas que lideró la oposición al gobierno de Cristina Fernández, dedicó su exposición a hablar del estado actual del periodismo y del poder que ha tenido internet en los últimos años. Pero cuando llegó la ronda de preguntas, se extendió a hablar sobre Chile, donde tocó el caso Caval, que involucra a la nuera y al hijo de la Mandataria, quien a esas alturas ya no estaba presente en el salón.

“He escuchado varias opiniones del hijo de Bachelet, me parece muy difícil que (ella) no supiera lo de su hijo, es imposible. Porque tengo entendido que ya había trabajado antes en el Gobierno. No conozco a Bachelet, apenas la vi unos segundo hoy. Pero bueno, lo que pasó con el hijo es muy feo, porque cuando se trata de tu hijo tienes que defenderlo a pesar de todo, porque es tu hijo. Es muy fuerte a nivel personal”, dijo.

En otros temas del país, agregó: “Hay muchas cosas que no termino de entender de Chile, es un país muy raro. Todos están ahora como Anita la Huerfanita con esto de que hay corrupción. No sean boludos. Claro que había corrupción, pero nadie se los había dicho. Tampoco entiendo el poder del Opus Dei en Chile, no lo entiendo. Ahora la revista Sábado sale los sábados, pero antes salía los viernes. Eso tampoco lo entendí. Y lo que diría con respecto a Bachelet, es que ella puso la vara muy alta y no cumplió. Si uno pone una vara más chiquita, resalta más“.

Finalmente, el periodista argentino aprovechó para explicar su posición ante el proyecto de ampliación del cupo femenino en el Congreso, que se discute actualmente en Argentina. Por decir en su programa “Periodismo Para Todos” (PPT) que consideraba que esa discusión era “como el negro en las series yanquis, que lo tienen por lástima, para tener un negro”, se ganó el repudio de varios grupos feministas y la calificación de misógino. “Lo del cupo es una discriminación, porque si hay un travesti me da igual, me interesa que esté la gente capaz, me da lo mismo qué o quiénes son. ¿Si hay otros diez hombres brillantes no pueden entrar por el porcentaje? Si yo fuera mujer, me molestaría porque me llamaran por ser mujer, me gustaría que me llamaran porque soy brillante. ¿Y a los transgénero? ¿Qué porcentaje le damos? ¿Y los pueblos originarios? Si ya estamos hoy día con el 50-50, yo quiero que hablemos de lógica, de sentido común”, sostuvo.