Las declaraciones del timonel PPD afirmando que "no le gustó lo que salió de la cocina del Senado", refiriéndose al proyecto de educación, generaron molestia en el oficialismo.
Publicado el 06.01.2015
Comparte:

El pasado sábado 3 de enero el senador PPD Ricardo Lagos Weber se contactó con su par y presidente del partido, Jaime Quintana. Lagos Weber le habría hecho ver  a Quintana lo “inconvenientes”  de sus declaraciones en una entrevista publicada ese mismo día en “El Mercurio”, donde el presidente del PPD afirmó que “a mí no me gustó el sabor del plato que salió de la cocina del Senado”, refiriéndose a las indicaciones del proyecto de educación que pone fin al lucro, el copago y la selección, presentadas el pasado viernes en el ex Congreso.

Según comentan en el PPD, los dichos de Quintana generaron molestia absoluta al interior del partido y de la Nueva Mayoría, situación similar a lo ocurrido en marzo de 2014, en el primer mes de gobierno de Bachelet, cuando el presidente del PPD afirmó que se pasaría una “retroexcavadora“. 

La principal molestia luego de los dichos de Quintana fue entre los senadores del partido. Afirman que el objetivo del oficialismo durante la elaboración de indicaciones era dar una señal política de que toda la Nueva Mayoría estaba trabajando unida para tener un mejor proyecto, lo que no fue respetado por el senador PPD.  Comentan que Quintana está, más bien, “solo” en esta discusión, ya que, todo el resto de los senadores de la Nueva Mayoría cedieron y bajaron el tono del debate para lograr un acuerdo. Quintana lideraba junto con el senador Fulvio Rossi (PS) uno de los “bloques” del “grupo de los once”, conformado por diez senadores y el ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre, encargado de “coordinar” las modificaciones al proyecto de educación.

Además, explican que el hecho de que haya utilizado el término “cocina” para referirse al Senado, significa “aminorar” el debate del proyecto de educación. Cabe recordar que el término “cocina” fue utilizado por el senador DC, Andrés Zaldívar, para referirse a la tramitación de la reforma tributaria. Ahora, Quintana utilizó este término para referirse a las reuniones que sostuvieron los integrantes del “grupo de los once”, donde se definieron y elaboraron las indicaciones para mejorar el proyecto que fue aprobado en la Cámara. Este proceso estuvo marcado por la división del “grupo de los once” en tres bloques: el eje liderado por Rossi y Quintana, otra postura liderada por Carlos Montes (PS) y Ricardo Lagos Weber, y  finalmente el bloque de la DC.  Este grupo en conjunto con Eyzaguirre lograron la fórmula del proyecto final que será discutido en particular en las comisiones de Hacienda y Educación del Senado con más de 60 indicaciones ingresadas por el Ejecutivo.

Asimismo, otro hecho que  molestó al partido, fue la inasistencia de Quintana a la última reunión del “grupo de los once”, donde de terminaron de afinar las modificaciones a la iniciativa.  Según explican, el presidente del PPD sólo habría asistido a una o dos reuniones.

Uno de los primeros en manifestar públicamente su desacuerdo con los dichos de Quintana fue su par Lagos Weber, quien asumió un rol mediador para salvar la fórmula de Eyzaguirre. Ayer en dos oportunidades dio a conocer su postura.  Esto, debido a que Quintana, además, en la entrevista en “El Mercurio”, afirmó sentirse más cerca de los diputados que de los senadores de la Nueva Mayoría, cuestión que podría retrasar la tramitación del proyecto de educación. Los diputados del oficialismo han amenazado con rechazar las indicaciones y constituir una comisión mixta para su tramitación, lo que no permitiría despachar el proyecto a fines de enero como lo tiene contemplado el Ejecutivo. De esta manera, Lagos Weber, embistió contra Quintana para evitar que la iniciativa se “entrampe” en la Cámara.

“Ya hablé con él en privado, pero lo que sí puedo decir públicamente es que el Gobierno no cocina proyectos de ley. El proceso en el Senado lo lideró el ministro Eyzaguirre, fue transparente (…) lo que tenemos hoy es un proyecto mejor que el que llegó (…) no me parece su declaración, hace un daño tremendo a la actividad pública”, afirmó Lagos Weber ayer en radio Infinita y agregó que “parece que está solo, no le he visto bien acompañado, además él fue sólo a una reunión (…). La derecha hasta ahora nos recuerda la frase de la retroexcavadora”.

Más tarde, Lagos Weber emitió una declaración pública reafirmando sus dichos de la radio. “Creo que es una frase mala, y que se trató de hacer algo como simpático, como que estábamos preparando un plato; pero ¿cómo quedó instalado? Como que estás haciéndolo escondido en una cocina atrás, y que nadie sabe, y participan dos o tres y al resto le imponen un plato. Bueno, así no se hacen las cosas en el Parlamento, yo no lo hago así”, explicó.

Molestia en el oficialismo

Otro de los senadores que se contactó con Quintana para analizar el alcance de sus declaraciones, fue el jefe de bancada de senadores del PPD, Guido Girardi. Sin embargo, Girardi, fue menos crítico y prefirió tomar distancia de la polémica. “Todos somos grandes y él se hace cargo de lo que dice (…) es cierto, no logramos todo lo que queríamos pero no siento ninguna vergüenza de la conducción del acuerdo de la Nueva Mayoría (…) él está defendiendo la postura original del PPD, lo importante es que vote a favor del proyecto”, explica a “El Líbero”.

Las declaraciones de Quintana fueron criticadas también al interior de la DC y en el PS. “Son un poco fuera de curso. Él no asistió a las últimas reuniones y siempre se entendió que estaba representado en las conversaciones que se tenía, pero eso es más que nada un problema interno de ellos, porque la DC ha tenido una postura clara y definida en torno a las cosas que había planteado (…) Sus declaraciones no tienen sentido menos aún si él había dejado de asistir a las reuniones”, afirma a “El Líbero” el senador DC, Andrés Zaldívar. 

FOTO: AGENCIA UNO