Durante 2014, la directora del organismo dijo que las reformas del gobierno no causarían “ningún tipo de perturbación en la economía”. En cambio, este miércoles, el FMI dijo que la incertidumbre de las reformas ha impactado importantemente la inversión.
Publicado el 22.07.2016
Comparte:

El 5 de diciembre de 2014, en medio de una visita a nuestro país, la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI)Christine Lagarde, le siguió el ritmo a una intensa agenda de actividades públicas con la Presidenta Michelle Bachelet y con el ministro de Hacienda de entonces, Alberto Arenas.

En todas ellas, se dedicó a alabar las reformas estructurales que planteaba el gobierno, brindando el irrestricto apoyo de su institución. “Chile está creando reformas que son necesarias para una sociedad más justa” y “Chile es un alumno que trabaja duro y que trata de mejorar el destino de toda su gente”, fueron algunas de sus frases.

Pero sus declaraciones estaban precedidas de un gesto aún más grande. Cuando en julio de 2014 Bachelet visitó las oficinas de Lagarde en Washington, la líder del FMI dijo que “apoyamos enérgicamente este programa de reformas para Chile, que desde una perspectiva macroeconómica no causará ningún tipo de perturbación en la economía y mejorará la productividad y el bienestar del pueblo chileno”.

Pero este miércoles, dos años después de vaticinar que las reformas que implementaría el gobierno no impactarían la economía, el FMI tuvo que cambiar su discurso al reconocer que estaba ocurriendo lo contrario.

La incertidumbre de las reformas ha impactado importantemente la inversión

Junto con elevar de 1,5% a 1,7% su proyección de crecimiento del PIB para Chile en 2016, el director del departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, hizo un llamado a reducir la incertidumbre que producen las reformas para que el país recupere su ritmo, advirtiendo que “se ha pasado por un proceso de desaceleración muy, muy intenso”.

“Obviamente, la incertidumbre asociada a la implementación de una gama tan amplia de reformas ha tenido un impacto muy importante sobre la inversión, sobre el gasto doméstico, y esto, obviamente sigue afectando las probabilidades de una recuperación más rápida de un crecimiento económico de este país”, dijo.

En ese sentido, agregó: “De ahí la importancia de ir disminuyendo esta incertidumbre para estimular un proceso de recuperación de la inversión (…). Claramente, desde el ámbito doméstico, el tema importante que ha venido afectando al desempeño económico es la incertidumbre en un proceso de cambios tan amplios que se han venido discutiendo en ese país”.