Se llama “Bar Santiago Antiguo”. Su dueño no ha probado un “terremoto”. No lo fundó un chileno, sino un italiano que “encalló” en el país tratando de ir a Australia.
Publicado el 18.09.2014
Comparte:

El destino quiso que el barco en el que viajaba Carlos Benedetti se hundiera en pleno Cabo de Hornos y lo obligara a instalarse en Chile en vez de Australia. Es la anécdota que se esconde detrás del fundador del popular local “La Piojera”.

“Mi abuelo trató de cambiarle toda la vida el nombre. No le gustaba”, cuenta a “El Líbero” Hubert Bernatz Benedetti, quien maneja desde hace 18 años el restorán ubicado en calle Aillavilú 1030, en pleno centro de Santiago.

Eduardo Frei Ruiz-Tagle, Eduardo Frei Montalva, Salvador Allende, Sebastián Piñera, José Antonio Ríos y Arturo Alessandri Palma son algunos de los presidentes que han visitado este lugar. Precisamente fue el “León de Tarapacá” quien le dio el nombre como se conoce popularmente a esta famosa picada.

La historia cuenta que el director de Investigaciones de la época invitó a Alessandri a conocer el bar que “reunía al pueblo”. “Llegaron al negocio y había tanta gente que parecían piojos y dijo ‘¿Y a esta piojera me trajeron?’. Ahí quedó como “La Piojera”, pero oficialmente se llama ‘Bar Santiago Antiguo’”, comenta Hubert.

Extranjeros al mando

Sangre alemana e italiana corre por Hubert Bernatz Benedetti, aunque él se siente completamente chileno y guachaca, “si no, no manejaría este lugar”. Eso sí, el actual dueño de la concurrida “picada”, nunca ha probado un “terremoto” (trago preparado con pipeño blanco, helado de piña y granadina, licor amargo o fernet); obediente a sus raíces sólo toma cerveza y “una copita de vino de vez en cuando”.

Desde 1900 que su familia está a cargo del famoso restorán y a sus 61 años ya prepara a su hijo, la cuarta generación, para que tome el mando. Para el ingeniero la clave es tener mucha paciencia, saber improvisar, ser tolerante y aplicar la psicología. “Cuando hay alcohol siempre hay conflicto y roces. Pero tú lo tienes que aprender a manejar, y eso ya lo sabemos hacer bien”, comenta.

El eterno 18

Aunque en esta época el público aumenta al doble y a toda hora hay fila para entrar a “La Piojera”, Bernatz cuenta que en este local, que tiene capacidad para 400 personas, se viven las Fiestas Patrias los 365 días del año.

La música de fondo siempre es la cueca y el terremoto el trago más vendido. Si de comida se trata, el pernil, el lomo a lo pobre y el costillar se roban todas las miradas. La cazuela también es un plato estrella, de hecho Hubert comenta que: “La Presidenta Michelle Bachelet quedó en venir a comerse una… Es una invitación pendiente”.

Cada rincón del popular local es una muestra de la picardía del chileno. Las costumbres florecen y bien lo sabe su dueño, pues aunque tienen horarios establecidos cerrar las puertas siempre es la misión imposible del día.

¿Desde qué hora funciona “La Piojera”?
– Abrimos desde las 12 hasta las 00.00 hrs.

¿Les cuesta mucho echar a la gente?
– A las 03.00 am. nos vamos.

FOTO: CRISTÓBAL ESCOBAR/AGENCIAUNO