Ocurrió en el programa Mano a Mano de 24H, apenas cuatro días antes de que el periodista fuera desvinculado de la señal estatal. El ex Mandatario se paseó con soltura y casi sin interrupciones por varios temas que se discutían por ese entonces.
Publicado el 08.11.2016
Comparte:

“Liderazgos como esos (el de Ricardo Lagos) se quedaron en el siglo XX”. Hace casi dos meses, en una entrevista con radio La Clave, Alejandro Guillier se despachó esta frase que molestó a varios al interior del oficialismo. Y es que al senador cercano al Partido Radical (PR), que se ha convertido en el personaje mejor evaluado de la Nueva Mayoría en distintas encuestas y que ya lleva varias semanas recorriendo el país para armar su plataforma con miras a una candidatura presidencial, no le pareció adecuada la forma en que el ex Presidente anunció que estaba dispuesto a competir para llegar a La Moneda. “El mayor error es decir, ‘señores, el país está descarrilado, es la peor crisis, estoy disponible’… Bernardo O’Higgins apareció en el horizonte… soy el salvador de la patria”, ironizó Guillier, aunque horas más tarde matizó sus dichos.

Este fin de semana el parlamentario se dio otro “gustito”. Al ser consultado por los resultados de Lagos en la encuesta Adimark (donde mantuvo un 5% de menciones), dijo que “es evidente (que está estancado), porque yo creo que es un poco convencional”. E incluso lo desafió a primarias “aquí y ahora”, ocupando la misma expresión que patentó Lagos en 2004 al ofrecer relaciones diplomáticas al Presidente boliviano Carlos Mesa (ver video de ese momento aquí).

Pero el trato del periodista a Lagos no siempre fue así. Dentro del PR sostienen que poco antes del cambio a una estrategia más ofensiva, él se había declarado como “laguista” al interior del partido y había anunciado que no postularía a La Moneda si es que el ex jefe de Estado iba a la papeleta.

Parte de la cordialidad y admiración hacia la figura de Lagos quedó plasmada para siempre en la última entrevista que Guillier le realizó al ex Presidente en el canal 24H de TVN. Fue en el programa Mano a Mano, el 12 de diciembre de 2011, apenas cuatro días antes de que el periodista fuera desvinculado de la señal pública.

Lagos llegó al set de televisión para presentar su libro “El Chile que se viene”, que editó junto a Óscar Landerretche M., y en una conversación que duró 35 minutos (puede verla completa al final de la nota) el ex Mandatario dictó cátedra sobre políticas públicas. Se paseó con soltura y casi sin interrupciones por varios temas que se discutían por ese entonces: las movilizaciones estudiantiles, los cambios al sistema tributario, el desprestigio de la clase política y los eventuales cambios que tenía que experimentar la Constitución, entre otros.

“Le debo reconocer, don Ricardo, que cuando uno dice ‘El Chile que se viene’, es como que se viene la grande”, partió diciendo Guillier.

A lo que Lagos respondió: “El Chile que se viene es un Chile en el que tenemos que aceptar que la ciudadanía está tomando el poder en sus propias manos. Frente a ese Chile, yo digo, ¿cómo hacemos una mirada para los próximos 20 años?”.

En otro pasaje de la entrevista, Guillier reconoció que Chile nunca había estado mejor que en ese momento y que Lagos conocía el país mejor que nadie. “El caso de Chile, usted lo conoce mejor que nadie, es un proyecto que tampoco se puede calificar de fracasado. Si uno mira, es un país que nunca había estado, perdone la expresión, mejor que ahora. Yo reviso la historia republicana y nunca tuvimos estos niveles de vida (…). La clase media ha crecido, el sector popular tiene algún tipo de amparo del Estado, el sector empresarial tiene mucha manga para actuar, incluso hoy se internacionaliza y compite afuera, pero sigue persistente un elemento que ha sido persistente en dos siglos de historia: la desigualdad (…). ¿Cómo cortamos con eso?”, preguntó.

“Cuando el tema es que hay 40% de personas viviendo bajo la línea de la pobreza, bueno, la pobreza pasa a ser el elemento al que hay que darle prioridad. Cuando usted bajó de 40% a 11% la pobreza, no digo que resolvimos todo, pero usted hará la constatación de que bajó la pobreza, pero no resolvió la desigualdad. ¿Cómo se ha hecho para enfrentar la desigualdad? Gasto público. Entonces usted ahí focaliza, crea las pensiones asistenciales, entrega desayunos y almuerzos en los establecimientos educacionales. ¿Eso que hace? disminuye la desigualdad. Entonces, antes y después del gasto del Estado es distinto, se reduce. La otra forma de hacerlo es por la vía tributaria, pero ahí no se ha hecho nada (…)”, contestó Lagos.

“¿Y por qué no se hizo nada en 20 años?”, preguntó Guillier. “Porque lo que dijimos fue que queríamos disminuir la evasión. Cuando yo asumí la presidencia, 25% de impuestos no se pagaban. Se hicieron reformas contra la elusión, contra la evasión, y se bajó de 25% a 16%. En los países de la OCDE la evasión es entre 10% y 12%”, respondió.

Eso sí, dijo que había que hacer una “cirugía mayor” al sistema tributario. “Según la OCDE, la diferencia en distribución de ingresos en Chile, antes y después de impuestos, no cambia nada. En cambio, en los países desarrollados, ¡caray que hay diferencia! Entonces, si estamos en ese club tan exclusivo, aprendamos un poco las cosas que se hacen en ese club. Me tocó estar hace 15 días en la OCDE en que se entregaba el informe de desarrollo en 2011, yo era uno de los que tenía que comentar aquello. Bueno, y salía un cuadrito de los países latinoamericanos y era un poquito triste. Estábamos muy malito. No es para estar orgullosos. Así como en otras cosas podemos sentirnos orgullosos de lo que hemos hecho, en esto tenemos una tarea pendiente” argumentó.

En la entrevista, Lagos también se refirió a la crisis que atravesaba Europa por esos años, sacando a relucir que había sido contactado por el entonces Presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, para dialogar.

“Cuando hay crisis como está, la gente mira a la política. Qué va a hacer el Presidente Sarkozy, qué va a hacer la señora Merkel, qué va a hacer este o aquel. Me tocó estar con Sarkozy en el mes de septiembre cuando preparaba la reunión del grupo de los 20, porque quería escuchar a algunos ex presidentes. Y bueno, ¡tenía tan claro hacia dónde tenía que ir! ¡Usted no puede tener un solo banco central, con una sola política monetaria, una sola moneda y 16 políticas fiscales distintas! (…) ya, ahora vámonos a educación”, sostuvo, y Guillier comenzó a hacer sus preguntas sobre ese tema. Lagos dijo que el sistema requería una “cirugía mayor”, que la educación superior debía ser gratuita para todos en las universidades del Estado y que se debía poner fin al lucro en los colegios. Dentro de las preguntas, no hubo alusiones al Crédito con Aval del Estado, sistema de financiamiento creado bajo su gobierno que era muy criticado por el movimiento estudiantil en ese entonces.

Finalmente, Guillier cerró la entrevista elogiando el libro y haciendo una invitación para que los televidentes lo compraran como regalo de navidad. “Muchos de los temas que tocamos están en este libro ‘El Chile que se viene’, editado por don Ricardo Lagos Escobar y don Óscar Laderretche, un libro que está muy bien trabajado, con muchos especialistas abordando distintas materias dentro de esta visión global que se plantea para Chile, soñando a 30 años y viendo cómo avanzar en esa dirección. Para los que se interesan por el tema, además puede ser un muy buen libro de regalo a propósito de fin de año”, dijo, desatando una carcajada de Lagos.

Resumen de la entrevista

Entrevista completa