La declaración pública del ex senador fue preparada bajo total reserva y en conjunto con su entorno más cercano: su familia, su abogado Alejandro Espinoza, y el ex ministro del Interior Andrés Chadwick. Minutos antes del discurso, la directiva de la UDI no sabía que su ex candidato presidencial dejaría el partido.
Publicado el 10.03.2016
Comparte:

“Durante las últimas semanas he estado dedicado a reconstruir el itinerario de mis funciones como senador y ministro, para recopilar los antecedentes que me permitan demostrar en las investigaciones un aspecto que para mí es esencial para vivir con dignidad y con la frente en alto”. Así inició su declaración ayer el ex senador y ex ministro, Pablo Longueira, tras conocerse nuevos vínculos con el ex gerente general de SQM, Patricio ContesseLongueira llegó hasta la sede de la UDI acompañado de tres de sus hijos y con su abogado Alejandro Espinoza.

“Quiero manifestarle al país que dedicaré toda mi voluntad y energía a defender mi honor y mi inocencia. Recopilaré todos los antecedentes de mi trabajo legislativo para demostrar que nunca favorecí a ninguna persona, institución ni empresa de manera indebida”, continuó Longueira. Y, finalmente, en medio de aplausos de la juventud del partido, anunció que “he resuelto renunciar a la militancia de mi partido para volver a postular a ella solo cuando los tribunales de justicia de mi país acrediten que no he cometido delito alguno”. (Ver declaración completa al final de la nota)

El pasado lunes Ciper Chile publicó que en 2010, mientras el ex ministro era senador, recibió por mail de parte del entonces gerente general de SQM, Patricio Contesse, la redacción de un artículo sobre el impuesto a la minería que terminó siendo incluido en la ley del royalty minero.

“Estimado Patricio. Te envío texto que ingresó al Congreso. Espero tus comentarios. Un abrazo. Pablo”, decía uno de los mails que envió Longueira a Contesse a principios de agosto de 2010.

Ante este escenario, desde la propia UDI pidieron a Longueira que saliera a explicar públicamente estos contactos con el ejecutivo de SQM. La situación se había hecho aún más tensa cuando el fiscal que lleva la causa informó a la prensa que al ex senador se le indagaba por un eventual delito de cohecho.

Sin tomar las llamadas que le realizaban desde su partido, Longueira optó por crear un “equipo de crisis” para resolver el asunto. Las figuras principales eran los miembros de su familia, el ex senador y ex ministro Andrés Chadwick y su abogado. Tras varias reuniones, y especialmente en una realizada el martes, el mismo Longueira tomó la decisión de renunciar a la UDI. El ex senador habría manifestado que la declaración no tenía ningún valor si no había renuncia. Ante su determinación, tanto Chadwick como el resto de los presentes estuvieron de acuerdo, según indican desde la UDI.

Quienes conocen el contenido de este encuentro, explican que “desde siempre se habló de renuncia” y descartan que el congelamiento de la militancia haya sido una opción para el ex senador. “El congelamiento es un gesto más chico, ficticio, no existe en la ley, es algo ficticio, el gesto más profundo es la renuncia”, dicen cercanos a Longueira. Además, la clave del discurso habría estado en acentuar que la renuncia sería por un tiempo definido -hasta probar su inocencia- y no para siempre.

De esta manera, en la UDI explican que la decisión del ex senador se mantuvo en secreto hasta el último minuto y que sólo la sabía su entorno más cercano. De hecho, una hora antes de la declaración del ex senador, pasadas las tres de la tarde, los dirigentes de la UDI comentaron a este medio que no sabían nada del contenido del discurso de Longueira.

Salvo un histórico militante…

Mientras el ex ministro preparaba su declaración, el ex senador Jovino Novoa estaba en su oficina en la UDI monitoreando la situación. Desde la UDI explican que Novoa sí tenía conocimiento de la decisión de Longueira. Incluso, algunos afirman que habría tratado de frenar su renuncia.

Pero no hubo espacio para disuadirlo. Según dicen influyentes fuentes del partido, Longueira estaba molesto por la actitud adoptada por la UDI al pedirle explicaciones de los hechos de manera pública. Desde hace varios días que el ex senador no les contestaba los llamados telefónicos.

El plan de la UDI para enfrentar el caso y la preocupación interna del partido

Al conocerse el último mail entre Contesse y Longueira, el martes durante la mañana los miembros de la directiva de la UDI tomaron contacto entre ellos para analizar la situación. En un principio, no existía una línea de acción concreta para enfrentarla, sin embargo, el caso fue escalando durante el día, por lo que se acordó que el presidente del partido, Hernán Larraín, se refiriera al tema.

De hecho, Larraín se reunió con los diputados de la UDI a la hora de almuerzo para abordar el tema e informales que realizaría una declaración. Y así fue.

“Dado el impacto público que ha tenido la información, le he pedido a la defensa (de Pablo Longueira) que dé una aclaración pública de estos hechos”, explicó el senador, y agregó que “cuando hay alguien que está siendo objeto de un juicio no hay que cometer el error de culpar a esa persona por lo que sale en la prensa”.

Según dicen influyentes fuentes de la UDI a “El Líbero”, tras conocerse los nuevos antecedentes, los dirigentes del partido acordaron adoptar una postura diferente a la que habían tenido hasta la fecha con el objetivo de que se “esclarecieran los hechos”. “La situación estaba confusa, nadie entendía nada, el único que podía explicar el caso era Longueira o su defensa, debía ser así”, dicen desde la directiva.

Por esto, el plan de la UDI era que con estas declaraciones, Longueira pudiese “auto marginarse”, renunciar o congelar por voluntad propia su militancia, sin tener que pedirlo ellos mismos. Y así ocurrió.

Si bien la reacción mayoritaria de la UDI fue que el ex senador actuó bien, que fue valiente y que su determinación era lo que realmente se necesitaba, sí existe también una gran preocupación entre algunos dirigentes de la tienda tras la renuncia de Longueira. En el partido explican que existe incertidumbre con respecto a las próximas elecciones municipales tras la renuncia del ex senador, lo que fue comentado ayer en algunos grupos de whatsapp de la UDI.

“No sabemos si la gente se va a desanimar o no, si será más difícil buscar candidatos; es una reacción a mediano plazo que aún no se puede medir”, comentan influyentes fuentes de la UDI.

Declaración completa de Pablo Longueira

 

FOTO: AGENCIA UNO