La misiva que los tres ex ministros de la Concertación y el economista de la U. de Chile publicaron el miércoles en El Mercurio -en la que plantean reparos a aspectos clave de la reforma- fue comentario obligado entre quienes han seguido el debate.
Publicado el 22.01.2016
Comparte:

El pasado fin de semana el ex ministro René Cortázar (DC) se contactó con el economista y académico de la Universidad de Chile, Joseph Ramos, con quien mantiene una cercana amistad. En la conversación, Cortázar le pidió a Ramos que participara de la redacción de una carta que se publicaría en El Mercurio sobre la reforma laboral. La idea, según le explicó el ex ministro al economista, era firmar una misiva que incluyera los principales reparos al proyecto del gobierno. Y así fue. La carta fue publicada el pasado miércoles, llevó la firma de los ex ministros José Pablo Arellano (DC) y Manuel Marfán (PS) -además de Cortázar y Ramos- y fue comentario obligado entre quienes han seguido el debate de la polémica reforma del Ejecutivo.

“En especial, hay dos temas en el proyecto de reforma laboral que resultaría indispensable que el Senado perfeccione. Se trata de dos normas que, de no corregirse, podrían afectar negativamente tanto la competitividad como la generación de empleos. La primera, es la prohibición de ‘reemplazo interno’ durante la huelga. La regla general en el mundo desarrollado es permitirlo, para evitar que un grupo pequeño de trabajadores pueda paralizar al conjunto de la empresa. ¿Por qué Chile habría de ser una excepción en esta materia, con todos los riesgos que ello representa?”, dice la carta.

Además, agrega que “la segunda, es la exigencia de que sea el sindicato el que autorice la extensión de los beneficios de la negociación colectiva a los que no están sindicalizados. Esto rompe el principio de igualdad en las remuneraciones y condiciones de trabajo de personas que desarrollan la misma función con la misma productividad, e induce a la afiliación sindical obligatoria”.

La idea de hacer estos planteamientos surgió a raíz de una carta anterior que fue publicada el 7 de agosto de 2015 en El Mercurio sobre la reforma laboral y que fue firmada por nueve economistas y profesionales cercanos al oficialismo, entre ellos, Andrea Repetto y Joseph Ramos. Durante esa fecha ya se estaban evidenciando las primeras grandes diferencias en torno al proyecto que prohíbe el reemplazo en huelga.

La misiva generó un punto de inflexión en la discusión de la reforma del gobierno, ya que por primera vez figuras técnicas ligadas a la Nueva Mayoría, validaron el reemplazo interno en huelga.

“Alemania, Canadá, Finlandia, Francia, Holanda, Italia, Noruega y Suecia forman parte de la inmensa mayoría de los países OCDE donde se permite el reemplazo interno durante las huelgas. Todos estos han ratificado los Convenios Fundamentales de la OIT”, decía la carta publicada en ese momento, que tenía por objetivo influir en el planteamiento del gobierno.

“Hace algunos meses hubo una carta mucho más larga centrada en el tema de prohibición en huelga, que fue liderada por Andrea Repetto, éramos nueve firmantes, y fue muy potente porque eran personajes afines a la coalición de gobierno, y se podía pensar que era crítica constructiva y no simplemente política. Eso, en su momento, creíamos que era importante porque se estaba discutiendo, pero esto se ha prolongado eternamente”, comenta a “El Líbero” Joseph Ramos, firmante de ambas misivas.

De esta manera, Cortázar, Arellano y Marfán, quienes forman parte del equipo de investigadores de Cieplan, decidieron escribir una nueva carta que abordara el reemplazo en huelga y la extensión de beneficios. La misiva tenía por objetivo ser publicada durante esta semana para lograr influir en la discusión y en el acuerdo que busca el gobierno con la DC, el partido de la Nueva Mayoría que mayores diferencias ha manifestado al respecto.

“Me parece que la discusión no es si es rápido o es lento, el tema, es el tema sustantivo. Y espero que esto ayude a algunos legisladores en la medida que consideren que la argumentación es razonable, que lo incorporen en su votación”, explica Ramos.

Por esto es que Cortázar, quien  fue ministro del Trabajo de Patricio Aylwin, director ejecutivo de TVN con Eduardo Frei Ruiz-Tagle, ministro de Transportes de Michelle Bachelet y quien se ha caracterizado por su experiencia en temas laborales, se contactó con Ramos para presentarle la propuesta del texto que había elaborado junto con Arellano y Marfán, para que el economista pudiese realizar su aporte.

“Lo más probable es que la iniciativa haya nacido de Cortázar, porque es un tema fuerte de él. Cortázar sabía mi postura, yo había sido firmante de la carta anterior”, comenta Ramos. De esta manera, el economista envió vía mail sus comentarios respectivos al ex secretario de Estado y fueron intercambiando borradores hasta obtener la versión final.

Las coincidencias de los ex ministros en la reforma laboral

Quienes conocen a los tres ex ministros autores de esta carta, explican que todos comparten visiones similares con respecto a las reformas impulsadas por el gobierno y que han acercado posiciones en Cieplan. De hecho, Manuel Marfán (PS) explicó en una entrevista en La Tercera a mediados de 2015 que el nivel de discusiones que sostenía con sus otros “partners” de Cieplan, como Cortázar y Arellano, ambos DC, “es de alto vuelo y de todo mucho”. Asimismo, afirmó que la reforma laboral formaba parte de un grupo de iniciativas que afectaba el crecimiento.

El mismo día que el ex titular de Hacienda del gobierno de Frei dio esa entrevista (23 de agosto de 2015), Cortázar también habló con La Tercera para exponer su visión sobre la reforma laboral y el resto de los proyectos impulsados por el gobierno.

Dijo que “el proyecto aprobado en la Cámara tiene al menos cuatro problemas. El primero, el reemplazo interno, que no se resuelve regulando los servicios esenciales o mínimos. Está en todo el mundo desarrollado y es completamente compatible con la huelga efectiva”.

Además, afirmó que “la primera pregunta que uno se hace es qué tienen los países desarrollados que lograron crecer. Y la respuesta es simple: todos tienen reemplazo interno. Japón, Estados Unidos, Alemania, Francia, Inglaterra, Canadá, todos”.

El último en dar a conocer públicamente su postura, fue Arellano. El ex secretario de Estado dio una entrevista en La Tercera a fines de diciembre, donde explicó que “el proyecto de reforma laboral debiera revisarse pensando en su impacto en la inversión. La mejor política para los trabajadores es una de pleno empleo, porque les da condiciones objetivas para negociar mejor. Si el proyecto no incentiva la inversión no generará los empleos que se necesitan y debilitará el poder negociador de los trabajadores”.

Los perfiles de los autores de la carta

René Cortázar

Cortázar, histórico militante y dirigentes de la DC, es ingeniero comercial de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Luego de su graduación se convirtió en investigador ayudante de Cieplan, siendo uno de los fundadores del centro de estudios, junto a José Pablo Arellno y Alejandro Foxley. Tuvo papeles protagónicos en dos décadas de gobiernos de la Concertación.

Fue ministro del Trabajo de Patricio Aylwin y ministro de Transportes de Michelle Bachelet. Además, en 2008 asumió en calidad de subrogante el cargo de ministro de Educación durante el primer mandato de Bachelet, ante la destitución de Yasna Provoste. Actualmente, es investigador de Cieplan y director de empresas como Canal 13 y Moneda Asset Management.

Cortázar es conocido por su experiencia en temas laborales. De hecho, a mediados de 2015 difundió un documento entre los senadores de la DC, donde sugería una fórmula para el reemplazo en huelga y ciertos reparos a la titularidad sindical, lo que fue respaldo por un sector de su partido, como Ignacio Walker y Andrés Zaldívar.

José Pablo Arellano

Arellano es economista de la Pontificia Universidad Católica de Chile, académico y consultor, militante de la DC.  Obtuvo un doctorado y un master en la Universidad de Harvard. Fue director de Presupuestos entre 1990 y 1996, ministro de Educación en el gobierno de Frei Ruiz-Tagle y presidente ejecutivo de Codelco entre los años 2006 y 2010.

Actualmente es investigador de Cieplan y mantiene un rol activo apoyando con minutas y papers a los parlamentarios de la DC, sobre todo, para la discusión de las reformas emblemáticas del gobierno.

Manuel Marfán

Marfán estudió ingeniería comercial en la Universidad de Chile y luego obtuvo un doctorado en economía en la Universidad de Yale. El economista es histórico militante del PS. Tuvo un rol clave en la reforma tributaria del primer gobierno de la Concertación, que encabezó Alylwin. Durante ese mandato, fue un estrecho colaborador del entonces ministro de Hacienda, Alejandro Foxley.

Luego, fue ministro de Hacienda de Frei Ruiz-Tagle, entre diciembre de 1999 y marzo de 2000, tras la renuncia de Eduardo Aninat. De esta manera, se convirtió en el primer ministro de Hacienda militante del PS de los gobiernos de la Concertación. Hasta ese momento, Marfán ocupaba el cargo de director de la División de Desarrollo Económico de la Cepal.

Joseph Ramos

Ramos es ex decano de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile y tiene el título de Bachelor of Sciencie en Ingeniería Eléctrica y un Doctorado en Economía, ambos de la Universidad de Columbia. Desde 1999 es Profesor Titular de la Universidad de Chile. Anteriormente, ha ocupado los cargos de Director de la División de Desarrollo Productivo Empresarial de la Cepal e investigador de Flacso, en temas de desarrollo, empleo y tecnología.

El economista es cercano a la Nueva Mayoría y cercano al gobierno de la Presidenta Bachelet. De hecho, desde mediados de 2015 encabeza la Comisión Nacional de Productividad.

 

FOTOS: AGENCIA UNO