Tras el Consejo Nacional surgió un bando liderado por el presidente del partido, Jorge Pizarro, que apuesta por realizar una Junta Nacional "instrumental" que sólo defina los candidatos a las municipales. En la otra vereda, un grupo liderado por el senador y ex presidente de la DC Ignacio Walker y el vicepresidente Sergio Espejo, esperan que se lleve a cabo una instancia política, donde además, esté presente el tema presidencial.
Publicado el 25.11.2015
Comparte:

El pasado lunes en la tarde durante el Consejo Nacional de la DC el presidente del partido, Jorge Pizarro, realizó una larga intervención, donde les pidió a la directiva, parlamentarios y consejeros presentes, que no se votara la fecha de la próxima Junta Nacional que estaba contemplada para marzo de 2016, según explican altas fuentes de la tienda. “Los invito a no votar la Junta, creo que sería una deslealtad”, dijo Pizarro. Tras su declaración el vicepresidente de la DC y ex ministro Sergio Espejo, tomó la palabra. “Jorge, no puedes hacer una invitación tratando de desleal a la gente que no está de acuerdo contigo, no vamos a llegar a ninguna parte”, le dijo.

El intercambio de palabras entre Pizarro y Espejo refleja el escenario interno del partido ad portas de la Junta Nacional de marzo de 2016. Fue a fines de la semana pasada en que el senador y ex presidente de la tienda Ignacio Walker, planteó junto a otros parlamentarios, la posibilidad de adelantar la Junta Nacional de marzo para enero.

Esto, debido a que su juicio existían temas clave en que la DC debía pronunciarse con urgencia, además de  analizar la relación del partido con la Nueva Mayoría y la gestión de Pizarro, luego de los cuestionamientos hacia su gestión por parte de algunos ex dirigentes de la tienda como el ex ministro Genaro Arriagada, quien planteó en El Mercurio que el timonel debía abandonar su cargo.

La postura de Walker no fue bien recibida por Pizarro y su entorno. El presidente de la DC apostaba por mantener la fecha original de la Junta Nacional, porque a su juicio, había temas que debían estar zanjados para esa fecha, como la conversación con la Nueva Mayoría con respecto a las elecciones municipales. Además, Pizarro no habría querido adelantar la carrera presidencial.

De esta manera, el Consejo Nacional acordó finalmente mantener la Junta para la fecha original, y fue tras esa determinación que al interior de la DC surgieron dos bloques internos que se enfrentarán en marzo. “Después de este consejo hay un antes y un después, hay una clara división interna”, comentan desde el entorno de Walker. Las diferencias se dan, principalmente, por el foco que debería tener la Junta Nacional y por los cuestionamientos hacia el presidente de la DC.

Por un lado, está el bloque liderado por Pizarro, que apuesta por realizar una Junta “instrumental”, que sea exclusivamente para la presentación y aprobación de candidatos para las elecciones municipales, además de fijar el cronograma electoral. De esta manera, el senador optaría por no abordar temas y definiciones políticas del partido en materias de educación, salud, transparencia, entre otras, según dicen altas fuentes de la DC.

Esta postura sería también compartida por el secretario general del partido, Gonzalo Duarte, la diputada y vicepresidenta de la DC, Yasna Provoste, y el ex presidente de la tienda e histórico dirigente Gutenberg Martínez. A este sector se le llama la “disidencia” de la DC.

La otra vereda: Junta política con definiciones programáticas y presidenciales

El otro bloque lo lideran Ignacio Walker y Sergio Espejo. Desde el partido,explican que apuestan por una “Junta política”, donde el partido fije posiciones en temas como nueva Constitución, educación, salud, entre otros. La idea es que se “escuche la voz”  de la DC en temáticas a nivel país, lo que, según dicen fuentes cercanas a Walker, Pizarro no ha logrado. Esta postura es compartida también por la senadora y vicepresidenta del partido, Carolina Goic, y el diputado Matías Walker.

“Hay un antes y después del consejo, durante los últimos meses hemos visto a una DC que a ratos parece un partido instrumental, cuyo foco está puesto en la nominación de los candidatos municipales. Lo que logramos el lunes es ampliar los ejes de atención del partido, hacia el debate político, y esperamos que el camino hacia la Junta permita eso. Queremos ver un partido que no se sienta arrinconado frente a sus socios, que fije posiciones y que así recupere la influencia que siempre ha tenido”, explica a “El Líbero”, Sergio Espejo.

Si bien desde este bloque afirman que no quieren “presidencializar” la Junta, sí reconocen que debiese ser uno de los temas que se aborden, lo que Pizarro no comparte en lo absoluto.

“Me parece un error lo que ha hecho el PS y el PPD de presidencializar la discusión, no le hace bien a la Presidenta. Con todo, la DC debe avanzar al menos en dos ámbitos, definir el cronograma en el cual va a enfrentar la definición presidencial, eso es posterior a la negociación municipal. Creo que es saludable que los liderazgos de la DC se desplieguen a partir de marzo, para que estén presentes en toda la campaña municipal”, dice Espejo.

 

FOTO: AGENCIA UNO