Mañana, a la misma hora en que la Presidenta Bachelet le rinda honores a Arturo Prat frente a casi 2 mil efectivos de las Fuerzas Armadas, en el más completo anonimato la viuda de Eduardo Lara Tapia visitará la tumba de su marido en Valparaíso.
Publicado el 20.05.2017
Comparte:

La escena era habitual a la de otros 21 de mayo en Valparaíso, pero esta vez las consecuencias fueron fatales. En medio de las manifestaciones estudiantiles, un grupo de encapuchados lanzan varias bombas molotov al interior de un local de Farmacias Ahumada de la calle Pedro Montt. De inmediato se produce un incendio y las llamas suben rápidamente hasta las oficinas del Concejo Municipal, donde se encontraba el guardia de seguridad Eduardo Lara Tapia realizando un turno que no le correspondía. El funcionario quedó atrapado entre el humo, lo que provocó su asfixia y luego su muerte.

Ha pasado un año y luego de este trágico acontecimiento, por primera vez en mucho tiempo ya no habrá marchas estudiantiles en el centro de Valparaíso, en medio de la rendición de la cuenta pública presidencial que tradicionalmente se realizaba en el Congreso para esta fecha. A partir de este año, la cuenta del estado administrativo y político de la Nación, se realizará el 1 de junio. De esta manera, el 21 de mayo vuelve a ser sólo conmemorativo de la Glorias Navales.

La Presidenta Michelle Bachelet encabezará la ceremonia en homenaje a Arturo Prat y a los caídos en el Combate Naval de Iquique de 1879, este domingo al mediodía en la Plaza Sotomayor de Valparaíso. A esa misma hora, el año pasado moría asfixiado el guardia Eduardo Lara Tapia, sin embargo, las autoridades no tienen contemplada ninguna actividad relativa al aniversario del fallecimiento del funcionario municipal de Valparaíso. “Desde que murió mi papá a la fecha, no hemos tenido ningún acercamiento con ninguna autoridad de gobierno”, señala Luis Lara, uno de los hijos de Eduardo Lara. “A mi papá no me lo van a devolver, pero por lo menos espero que tengan un poquito de tino y de criterio con mi mamá. Ella me dice tu papá murió como un perro”.

La esposa de Eduardo Lara, Irma Soto, tiene 78 años y vive en el cerro Playa Ancha. El domingo al mediodía, a la misma hora en que las autoridades y casi dos mil efectivos de las Fuerzas Armadas le rendirán honores a Arturo Prat, reunirá a sus tres hijos y cinco nietos y se dirigirá al cementerio Parque del Sendero, para visitar la tumba de su esposo, a un año de su trágica muerte. Luego se dirigirán a la iglesia de los Sagrados Corazones para asistir a una misa donde el sacerdote, al momento de rezar por los muertos, hará una petición por el descanso del alma del guardia fallecido el 21 de mayo pasado. Será la misma iglesia que hace un año se repletó de gente y de autoridades en los funerales de Eduardo Lara. “No será una misa organizada especialmente para mi papá, será una ceremonia regular de día domingo”, dice Luis Lara, con algo de desgano por la poca preocupación de La Moneda y de la Intendencia de Valparaíso: “Nadie del gobierno se ha contactado con nosotros para decirnos que nos van a ir a saludar y yo pienso que sería lo lógico tratándose de que se va a cumplir un año de la muerte de mi padre”. Este viernes, eso sí, hubo una liturgia organizada por el Concejo Municipal, donde asistió el alcalde Jorge Sharp, a quien hasta ayer la familia de Eduardo Lara no conocía.

Tribunal validó prueba de ADN de uno de los inculpados

Son seis los jóvenes formalizados como presuntos coautores de esta causa, que la Fiscalía de Valparaíso sindicó como de robo en lugar no habitado e incendio con resultado de muerte. Los imputados son Felipe Eduardo Ríos Henríquez, Miguel Ángel Varela Veas, Rodrigo Andrés Araya Villalobos, Constanza Gutiérrez Salinas, Hugo Barraza Araya y Nicolás David Bayer Monnard, quienes se encuentran como medidas cautelares de firma mensual y arraigo nacional.

En el Tribunal Oral en lo Penal de Valparaíso el lunes pasado se realizó la última audiencia donde la defensa esperaba el sobreseimiento definitivo de la causa. Sin embargo, el juez determinó ampliar el plazo de la investigación por un mes más, luego que validara la prueba de ADN presentada por la Fiscalía y que sitúa al último de los formalizados -Nicolás Bayer- en el lugar donde se desencadenó el incendio y la posterior muerte del guardia municipal. “Teniendo un resultado positivo de un ADN es algo favorable, pero eso no quiere decir que él vaya a ser condenado como autor de la muerte de mi padre. Porque el ADN lo único que indica es que esta persona estuvo en las inmediaciones del edificio”, señala Luis Lara.

Pese a las aprensiones del hijo de Eduardo Lara, para la Fiscalía la prueba es muy importante. “Están todos los factores genéticos involucrados y concordantes, por lo tanto, es una prueba relevante y que se incluirá en las otras diligencias de la carpeta investigativa”, fue lo que declaró el fiscal jefe de Valparaíso, Cristián Andrade.

Dentro de la carpeta investigativa existe un informe de la PDI, con una serie de fotografías donde aparecen los seis imputados con bombas molotov y líquidos acelerantes en sus manos. Una de las fotos, muestran a uno de los imputados lanzando una bomba hacia el edificio municipal que se incendió. Por tanto, en la próxima audiencia, programada para el 21 de junio, los querellantes estudian pedir prisión preventiva por lo menos para dos de los formalizados.