Fue presidente regional del PPD, pero luego renunció al partido. En su carrera ha sido cercano a tres muy distintos candidatos presidenciales: Matthei, ME-O y Bachelet. Quienes lo conocen aseguran que logra compatibilizar su admiración hacia la teoría de la "retroexcavadora" con el ejercicio profesional en la exclusiva Clínica Lo Curro.
Publicado el 22.07.2015
Comparte:

“He recibido respaldo de gente de izquierda y de derecha por mis capacidades”, afirmó en 2008 Miguel Ángel Alvarado, médico y ex concejal de Ovalle, quien triunfó el pasado domingo en las elecciones del PPD y se convirtió en el sucesor del ex ministro Jorge Insunza en la Cámara Baja. Los dichos de Alvarado reflejan su “transversal” o “contradictoria” historia política, la que ha compartido desde sus inicios con el senador del PPD Guido Girardi.

El médico -quien obtuvo 2.119 votos en la interna del PPD- ha sido apoyado en elecciones anteriores como candidato a alcalde y diputado por la entonces senadora de la UDI por Coquimbo, Evelyn Matthei, y por el ex candidato presidencial del PRO, Marco Enríquez-Ominami. Es amigo y hombre de confianza de  Girardi y hoy día respalda totalmente el programa de gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet.

La historia política de Alvarado -médico cirujano y diplomado en Bioética de la Universidad de Chile  y oriundo de Ovalle- se remonta a principio de los años ochenta. Mientras estudiaba medicina fue parte del movimiento “ecológico, cultural, pacifista y de izquierda”, denominado “Pehuén”, donde conoció a su compañero de carrera Guido Girardi, quien fue el creador de este grupo que llegó a ser la primera fuerza política de la Facultad.

Desde ese momento Alvarado inició una relación política y de amistad con Girardi, la que se mantiene hasta ahora. Hoy, 20 años después, ambos se reencontrarán en sus respectivos cargos en el Congreso. “Son grandes amigos, mantienen una relación de confianza absoluta desde hace muchos años, desde Pehuén, que también era un grupo con un sentido político”, comentan desde el entorno del senador PPD.

Durante esos años, además, el ex concejal conoció a su esposa, María Eugenia De La Fuente, quien también era estudiante de medicina y pertenecía al movimiento “Pehuén”. De esta manera, Girardi consagró una sólida amistad con Alvarado y De La Fuente, con quienes se reunían permanentemente para organizar y planificar actividades relacionadas con el grupo y reuniones sociales.

Varios años después de su titulación, Alvarado regresó a Ovalle junto a su esposa para ejercer como médico en su región. De hecho, en el año de 2000 llegó a ser director del Hospital de Ovalle, donde según indican fuentes regionales del PPD, “realizó una importante y reconocida gestión”. Durante esos años, Alvarado firmó militancia en el partido y mantuvo permanente contacto con Girardi, quien viajó en reiteradas oportunidades a visitarlo a él y a su esposa.

Sin embargo, Alvarado no dejó de lado la política. Fue concejal de la comuna y más tarde fue electo presidente regional del PPD. Durante su campaña, Girardi lo apoyó públicamente y viajó en reiteradas oportunidades para acompañarlo en algunas actividades.

Pero en 2008, luego de desencuentros con la directiva regional y nacional de esos años, liderada por el hoy diputado Pepe Auth, además de otros problemas familiares y personales, decidió renunciar a su militancia en el partido, aunque su relación de amistad con Girardi se mantuvo intacta. De hecho, el senador lo habría apoyado en su decisión.

Así, tomó la determinación de presentarse como candidato a alcalde, pero salió tercero con el 28,55% de los votos. Fue durante esa elección en que Alvarado manifestó simpatía con la entonces senadora de la UDI por la zona, Evelyn Matthei, quien apoyó su candidatura. Sin embargo, su iniciativa fue rechazada por la Alianza. “No existen argumentos para defender esta propuesta, no podemos apoyar a un ex concertacionista”, comentaron las entonces directivas de la UDI y RN.

En 2009 Alvarado se presentó como candidato a diputado, cargo en que también fue derrotado, pero al que se presentó con el respaldo del entonces candidato presidencial del PRO, Marco Enríquez-Ominami,con quien en su minuto mantenía una buena y cercana relación, según dicen desde su entorno.

Matthei: “Me pareció que podía ser un buen candidato a alcalde”

Mientras Alvarado era director del Hospital de Ovalle conoció a Matthei, con quien mantenían una buena relación. “Solíamos conversar, no éramos amigos, pero con él se podía tener una grata conversación, súper franca”, explica a “El Líbero” la ex candidata presidencial, Evelyn Matthei.

De esta manera, ambos mantuvieron cercanía durante esos años y debido a la gestión que realizó el ex concejal en el hospital, Matthei decidió apoyarlo como candidato a alcalde. Además, no existía un candidato de la Alianza, por lo que la entonces senadora decidió oficializar su apoyo a Alvarado.

“Siempre he pensando que se requiere gente capaz, inteligente que tire para arriba una ciudad, nosotros no teníamos realmente un candidato por la Alianza, entonces en ese minuto me pareció que podía ser un buen candidato, había sido director del hospital y había hecho un buen trabajo con la doctora Susana Verdugo, habían trabajado de forma coordinada para mejorar la calidad de la salud de la gente de Ovalle”, asegura hoy Matthei y agrega que ” le deseo lo mejor, de los candidatos al Congreso era el mejor”.

Su discurso “reformista” y su trabajo en la Clínica de Lo Curro

“Creo en una nueva mayoría que queremos formar, porque yo creo que la Concertación hace rato dejó de existir, debemos formar una nueva mayoría con una mirada más de izquierda, el país por vía democrática tiene que frenar situaciones que están haciendo crisis por todos lados”, afirmó Alvarado en mayo de 2013  y agregó que “un Estado se debe preocupar de entregar los derechos básicos, en salud, en educación, derechos laborales también, previsión para nuestros jubilados”.

Las declaraciones del ex concejal reflejan la tendencia por la que se inclina al interior del PPD: el sector “girardista”. Según dicen en la directiva, Alvarado posee una postura más “reformista” y de “izquierda”, la que coincide con la visión que Girardi ha impuesto en el partido. De hecho, según explican quienes lo conocen, compartiría la teoría del presidente del PPD, Jaime Quintana, sobre  la “retroexcavadora”.

“Comparte la visión de Girardi, son cercanos en temas de salud y medio ambiente”, comentan fuentes del PPD, y agregan que “ahora en el Congreso podrán trabajar juntos en algunos proyectos”.

Alvarado tendrá que combinar su trabajo en la Cámara con el de su profesión como médico cirujano. Hace algunos años, se trasladó a Santiago y comenzó a trabajar en la Clínica Lo Curro -clínica privada ubicada en la comuna de Vitacura– donde, según dice la información oficial y pública del sitio web, el médico se desempeña como especialista en Cirugía General, Cirugía Laparoscópica Avanzada y Endoscopía y Obesidad.

 

FOTO: AGENCIA UNO