Mientras el gobierno de François Hollande busca aprobar una reforma que flexibiliza el mercado laboral y le quita privilegios a los sindicatos para reducir el 10% de desempleo, los cambios de Bachelet apuntan en el sentido inverso.
Publicado el 02.06.2016
Comparte:

“Cuanto más se vaya hacia la empresa, más eficaz será”.

Esa afirmación del ministro francés de Economía, Emmanuel Macron, retrata la esencia de la reforma laboral que impulsa el Presidente de ese país, el socialista François Hollande, y que tiene en pie de guerra a los sindicatos desde hace meses.

En una arremetida de movilizaciones y paralizaciones que tiene en velo las reservas de combustible del país, que han bloqueado puentes, puertos y accesos y que, incluso, ponen en riesgo la celebración de la Eurocopa de fútbol que empieza el próximo viernes 10 de junio, la poderosa Confederación General del Trabajo (CGT)  se opone terminantemente a dicha legislación.

Y es que la reforma laboral, bautizada como “Loi El Khomri”, en alusión a la ministra del Trabajo, Myriam El Khomri, plantea  un “nuevo impulso para la democracia social”, que propone “a la vez nuevas flexibilidades a las empresas para mejorar la competitividad de nuestra economía y nuevas protecciones y nuevos derechos para los asalariados”, según la autoridad.

El ministro del Interior, Manuel Valls,  dijo que la CGT “no dicta la ley de este país”, advirtiendo que no retirarán el proyecto como exigen los sindicatos galos, que replican que “Hollande ya no tiene una mayoría en el gobierno”.

El encuentro Bachelet-Hollande

En ese caldeado ambiente almorzará hoy la Presidenta Michelle Bachelet con su par francés, y uno de los temas ineludibles serán las reformas laborales que enfrentan ambos países, pero que apuntan a objetivos muy diferentes. Bachelet viajará con los ministros protagonistas de dichos cambios, Rodrigo Valdés, de Hacienda; y Ximena Rincón, de Trabajo.

En Francia buscan flexibilizar las normas laborales en materia de duración de jornadas, remuneraciones, despidos, indemnizaciones y centralizar la negociación colectiva en la empresa; mientras que la reforma chilena está centrada en el 90% en fortalecer a los sindicatos en temas como negociación colectiva y huelgas, explica a este diario Sergio Morales, abogado e investigador laboral del Instituto de Libertad y Desarrollo (LyD).

Los cinco principales cambios de la reforma que busca reducir 5,9 millones de desempleados

La reforma laboral francesa, denominada oficialmente como de “nuevas libertades y nuevas protecciones para las empresas y activos”, busca reducir el alto y crónico desempleo de 10%, que tiene a 3,59 millones de personas sin trabajo.

Sergio Morales, investigador“La lógica de la reforma laboral francesa es hacerse cargo de situaciones de crisis económicas y cambios tecnológicos, lo cual es adelantarse a contingencias, para así dejar en manos de los trabajadores y empleadores la posibilidad de paliar sus efectos mediante flexibilidad acordada”, explica a este diario Sergio Morales.

El investigador de LyD detalla los cinco cambios de la reforma francesa

1- Se permite que por pactos entre empresas y organizaciones de trabajadores, basados en reestructuraciones, apertura de nuevos mercados o causas excepcionales, pueda aumentarse la jornada máxima semanal de 35 horas. Asimismo, en contratos de aprendizaje no regirá por ley el máximo de 35 horas semanales.

2- Se permiten despidos colectivos basados en descensos de pedidos, deterioro de cifras de negocios, cambios tecnológicos o reorganizaciones.

3- En materia de indemnización por despido se establece una rebaja considerable: Así para antigüedades menores a dos años la rebaja es de cuatro a tres meses de sueldo. Para aquellas superiores a 20 años se rebaja de 27 a 15 meses de sueldo.

4- En cuanto a las horas extraordinarias y salarios se permite que las partes pacten retribuciones por debajo de los acuerdos sectoriales, siempre que el comité sindical lo acepte.

5- En términos generales, los acuerdos de empresas con sus sindicatos empresas primarán por sobre los acuerdos ramales o interempresas.