Andrea Palma participó en el comando de Bachelet y fue parte del hermético grupo de personas que revisó los antecedentes de los ministros, subsecretarios e intendentes del Gobierno. A principios de este año figura ocupando el cargo de subsecretaria subrogante.
Publicado el 09.07.2015
Comparte:

En la declaración que hizo el ex director del Servicio de Impuestos Internos (SII), Michel Jorratt, ante la Fiscalía sobre las boletas que emitió durante 2012 y marzo de 2013 a la empresa AyN de Giorgio Martelli –financista de la campaña de Michelle Bachelet-, mencionó 10 veces a  Andrea Palma, ex jefa de gabinete del ex ministro de Hacienda, Alberto Arenas.

Según Jorratt, quien dirigió el SII entre marzo de 2014 y mayo de 2015, Palma fue mandatada por el ex ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, para que evitara a toda costa que el servicio ejerciera acciones contra la empresa SQM, en medio de la presión de la Fiscalía para que se querellara en su contra.

Los primeros mensajes explícitos de desechar cualquier acción en contra de la minera no metálica, que financió a AyN, comenzaron en noviembre de 2014, incluso cuando no había vestigios de la tormenta judicial que se le venía encima a la empresa, que celebraba un alza en sus acciones en la bolsa del 7,7% debido a que su competidor Uralkali anunciaba el cierre de sus minas en Rusia.

En su declaración, publicada por el diario digital The Clinic, Jorratt precisó que las “inquietudes o preocupaciones me fueron transmitidas por la jefa de gabinete del Ministro de Hacienda, doña Andrea Palma, quien a su vez me manifestaba que venían del Ministro del Interior, don Rodrigo Peñailillo”.

El primer hecho que lo inquietó fue cuando Palma le dijo que Peñailillo estaba “muy preocupado” de que el SII investigara a SQM, luego le preguntó de por qué se citaban a declarar a personas vinculadas con esa compañía, y se “enfureció” cuando se presentó una querella en contra de la minera. Incluso, según su relato, el entonces ministro del Interior le instruyó que llevara camiones para que retiraran la contabilidad de SQM e impidiera entregársela a la Fiscalía.

La intervención de Palma se produjo porque el SII depende del Ministerio de Hacienda, por lo que el ministro era su superior jerárquico. Además, Arenas tenía un estrecho vínculo con Jorratt dado que lo llevó a trabajar a la Dipres en el anterior gobierno de Bachelet.

Mientras sucedían esas presiones desconocidas entonces, en enero  y en medio de la investigación judicial del caso Penta que involucraba a la UDI, Peñailillo pidió a la oposición no sólo “cooperar con la justicia”, sino que mostrar su disposición a “modernizar” la legislación actual en esa materia y “separar el dinero de la política”.

“(Ojalá) saquemos pronto el proyecto de financiamiento a la política, que le da transparencia, fortalece las instituciones de los partidos y permite terminar con este vínculo entre el dinero y la política que claramente no es lo que corresponde (…) y terminar con los aportes de las empresas y los aportes reservados”, afirmó el secretario de Estado en esa oportunidad.

Andrea Palma, la asesora que visaba el nombramiento de las autoridades

Andrea Palma Roco, ex jefa de gabinete de Alberto ArenasLos vínculos de Andrea Palma Roco, abogada y licenciada en historia, con  Alberto Arenas datan de más de una década cuando ella era la jefa de gabinete del entonces director de Presupuestos del primer Gobierno de la Presidenta Bachelet (2006-2010).

Según una publicación de diciembre de 2013 de CiperChile,  Palma integró el comando presidencial en la calle Tegualda, en el barrio Italia, participó en diferentes comisiones, y “tuvo gran incidencia en la elaboración del programa, pues ejecutó de manera impecable la síntesis de los extensos informes elaborados por dichas comisiones”.

En el reportaje sobre los “tecnócratas que afinan las reformas más duras del futuro gobierno” la calificaron como eficiente, capaz de prevenir crisis y generar contactos, de bajo perfil público y de carácter duro.

En los meses siguientes integró el selecto y restringido grupo de cinco asesores que revisaban los antecedentes de quienes serían designados como ministros y subsecretarios, para lo cual veían los informes de Dicom, sociedades comerciales, eventuales causas en Juzgados de Familia y sumarios administrativos.

Andrea Palma también se sumó al hermético comité de Peñailillo y Arenas que revisaban las propuestas de nombres de los partidos de la Nueva Mayoría para ocupar los cargos de intendentes, y que funcionaba en las oficinas de la fundación Dialoga de la Mandataria en la casona de Bilbao.

Sin embargo, el trabajo de dicha comisión generó polémica por las designaciones fallidas de tres subsecretarios, gobernadores provinciales y seremis que debieron renunciar por no cumplir las exigencias profesionales, políticas o éticas correspondientes.

Con la llegada del gobierno en marzo de 2014, Palma Roco fue nombrada por Arenas como su jefa de gabinete con un sueldo de $6 millones y la función de coordinar y programar las actividades del ministro de Hacienda, y con otros servicios, ministerios, organismos públicos y privados.

Según el perfil publicado por el ministerio, la abogada de la Universidad La República tiene experiencia en metodología de investigación y comprensión de los fenómenos sociales, políticos y jurídicos aplicados al desarrollo de políticas públicas en instituciones del Estado, académicas y en organismos internacionales. Artículos de prensa de principios de año muestran a Andrea Palma ejerciendo como subsecretaria subrogante de Hacienda.

La salida de Arenas en mayo pasado también significó el despido de Palma Roco, quien según Gobierno Transparente no aparece trabajando en otro organismo público, pese a que la mencionaban como eventual jefa de gabinete del director de Presupuesto, Sergio Granados.