El ex ministro fue el encargado de coordinar la defensa política-comunicacional de la Mandataria ante la investigación judicial del 27F.
Publicado el 05.06.2015
Comparte:

La investigación de la Fiscalía y el debate político de los últimos meses se ha centrado en si existió o no precampaña presidencial durante 2012, mientras Michelle Bachelet estaba radicada en Nueva York dirigiendo ONU Mujer, y sobre el rol que jugó el financista Giorgio Martelli y Rodrigo Peñailillo, el ministro del Interior que debió renunciar precisamente por sus asesorías en esa etapa.

Entre enero de 2012 y el primer semestre de 2013, la empresa AyN de Martelli recibió $430 millones de las empresas SQM, Copec y Arauco, recursos que sirvieron para pagar sueldos a 26 personas externas por asesorías aún no reveladas, entre otros gastos.

Al menos 21 de dichos asesores participaron en la campaña presidencial de Bachelet -oficializada el 27 de marzo de 2013-, incluidos Rodrigo Peñailillo, el ex director del Servicio de Impuestos Internos (SII), Michael Jorrat; el jefe de gabinete del ministro Nicolás Eyzaguirre, Harold Correa; y María Estela Ortiz, amiga de la Presidenta y secretaria ejecutiva del Consejo Nacional de la Infancia, entre otros.

Además, entre 2012 y 2015 AyN canceló $137 millones a 27 diferentes empresas por la prestación de servicios, entre las que están asesorías estratégicas con Feedback ($28,8 millones), contratación de seguros, pagos a bancos y radiotaxis.

La otra campaña de Peñailillo a Bachelet

Pepe AuthPero el debate sumó una nueva arista luego de que ayer el diputado Pepe Auth (PPD), planteara en radio Infinita la hipótesis de que este escándalo “tiene más cara de negocio que de política”, argumentando que “nunca había visto que se pagaran ‘papers’ para construir programas políticos presidenciales”.

El ex jefe de bancada dijo no tener dudas respecto de lo “inexplicable que resulta el reclutamiento de todo un equipo de personas, y la recaudación de recursos para una campaña inexistente y una candidatura casi segura”.

Si bien no hay antecedentes, por ahora, que demuestren los “negocios” a los que se habrían dedicado los millonarios recursos -como plantea Auth-, lo cierto es que durante 2012 y febrero de 2013 Rodrigo Peñailillo, ex jefe de gabinete de la Mandataria en su primer gobierno, trabajó en otra “campaña” para la ex Presidenta, mientras en paralelo realizaba asesorías para AyN, empresa a la que le boleteó el 31 de enero, el 29 de febrero, el 30 de marzo y el 4 de mayo por un monto de $16 millones.

La labor del ex ministro consistió en dirigir y coordinar la defensa política y comunicacional de la ex Presidenta ante la investigación judicial de la fiscal Solange Huerta, por la muerte de 156 personas en el maremoto del 27F.

El viernes 10 de febrero de 2012 la fiscal anunció la formalización por cuasi delito de homicidio del ex subsecretario del Interior de Bachelet, Patricio Rosende, y de la directora de la ONEMI, Carmen Fernández, y cuatro días después Peñailillo se contactó con Enrique Correa, ex ministro y dueño de la consultora Imaginacción, para enfrentar la crisis, que amenazaba con involucrar directamente a la ex Mandataria y afectar su eventual candidatura.

El “embajador y vocero” de Bachelet

La primera medida de Correa, quien se encontraba de vacaciones en el Quisco, fue contactar a abogados penalistas ligados a la Concertación, y comenzó a idearse un plan de manejo de crisis que blindara a Bachelet ante los ataques desde el Gobierno y los parlamentarios de la Alianza.

Impactado con la noticia, Rosende se recluyó en su casa y sólo se comunicó con Peñailillo, quien era el “embajador” y “vocero” de Bachelet en el país, según lo calificaba la prensa.

Otra de las iniciativas de Peñailillo y Correa  para enfrentar la crisis fue contactarse con los jefes de bancadas del Congreso de la Concertación para alinear el discurso, y entregarles mensajes de la  ex Mandataria.

En julio de ese año, Peñailillo llamó al senador Jaime Quintana para confirmarle que Bachelet le enviaría una carta al consejo nacional del PPD, en agosto fue el encargado de gestionar el apoyo de Ángela Jeria a los candidatos a alcaldes y concejales de la Concertación, y también asesoró la campaña a alcaldesa de Carolina Tohá. Una vez que ésta ganó, Bachellet llamó al celular de Peñailillo para hablar con la edil electa. Lo mismo hizo para contactarse con Camilo Ballesteros, quien estuvo a pocos votos de derrotar a Rodrigo Delgado.

El plan de crisis que organizó Peñailillo ante la declaración de Bachelet a la fiscal

Enrique CorreaLa declaración que hizo la entonces directora de ONU Mujer a la fiscal Huerta el 2 de enero de 2013 activó de nuevo el plan comunicacional con Enrique Correa, quien acudió a los abogados Juan Pablo Hermosilla, Samuel Donoso, defensor de Rosende y del ex gerente general de SQM, Patricio Contesse, y Luciano Fouillioux, defensor de Carmen Fernández.

Peñailillo había conversado anteriormente con Bachelet y era de los pocos que conocía la fecha y el lugar –su domicilio en La Reina- de la declaración. Incluso, según La Tercera, el 18 de diciembre fue hasta el estudio jurídico de Hermosilla en la calle Miraflores, donde también trabaja Donoso, para buscar asesoría. Los vínculos datan desde 2010 cuando Hermosilla asesoró a Bachelet en la investigación judicial del 27F que recién comenzaba.

FOTO: PEDRO CERDA/AGENCIA UNO