Si bien el grupo de la disidencia de la falange, liderado por Yasna Provoste, ha dicho no tener grandes diferencias con la coalición que lidera Beatriz Sánchez, hay otro sector que ha sido activo en hacer ver las diferencias.
Publicado el 30.11.2017
Comparte:

A los dirigentes del Frente Amplio se les escucha mucho hablar del CAE y de la gratuidad universitaria. Pareciera que para ellos no existen los 77.000 desertores escolares, los niños del SENAME, los 500.000 NINIS y los barrios tomados por Narcos. En las prioridades se juega todo!”, escribió en su cuenta de Twitter el martes el intendente Claudio Orrego (DC).

Pero tras sus dichos quedó en evidencia la diferencia de posiciones que existe dentro de la DC con respecto a la coalición liderada por Beatriz Sánchez y sus propuestas. Sobre todo, una vez que el candidato de la Fuerza de la Mayoría, Alejandro Guillier, comenzara a tomar sus ideas y hacerlas propias con el fin de capturar a su electorado de cara al balotaje.

La propuesta más polémica para los democratacristianos ha sido la condonación de la deuda del Crédito con Aval del Estado (CAE), que incluso llevó al hoy ex presidente de la DC, Matías Walker, a renunciar a su cargo tras las críticas que recibió por parte de la disidencia, luego de cuestionar la propuesta.

Pero la primera en reaccionar a los dichos de Orrego fue Mariana Aylwin -parte del grupo Progresistas con Progreso, que prepara un documento donde señalan que no apoyarán a Alejandro Guillier-, quien escribió en la misma red social que “eso demuestra la diferencia fundamental. El Frente Amplio cree que la política es correa transmisora de los movimientos sociales. Los niños no marchan, los jóvenes más vulnerables terminan en la marginalidad, las poblaciones cortadas por los narcos no las ven”.

Sin embargo, también recibió una respuesta de rechazo por parte de la disidencia. “¡Ayer aplaudía con fuerza a nuestro candidato anuncios sobre CAE y ahora relativiza!”, escribió el diputado Gabriel Silber, haciendo alusión a que Orrego estuvo presente en el acto de Guillier. Pero el intendente respondió: “Precisamente no aplaudí lo del CAE, porque nuestro país tiene otras prioridades educacionales”.

A Silber se sumó la senadora electa Ximena Rincón, quien escribió que “quizás si apostáramos por educación, no habría niños en Sename ni narcos en poblaciones. Mira el ejemplo de Holanda y creo que encontrarás explicaciones a tu reflexión querido Claudio”.

Y es que en medio del debate en la DC sobre el apoyo al candidato presidencial -hay voces que no comparten el apoyo a Guillier-, se ha abierto un nuevo flanco al interior de la colectividad, la posición con respecto al Frente Amplio. Así lo detalla el ex subsecretario de Hacienda, Álvaro Clarke, en La Tercera, donde sostiene que “el candidato Guillier, en su afán de sumar apoyos, ha consentido con prisa y algo de aventura algunas promesas al Frente Amplio, como condonar el CAE y terminar con las AFP, posiblemente sin analizar a fondo cuál sería el costo fiscal de lo primero y reviviendo a la retroexcavadora en lo segundo”, y agrega que “obviamente, esto ha desatado otro conflicto al interior de la DC, entre quienes están por el apoyo irrestricto y los que pretenden defender un mínimo perfil programático. Como de costumbre, este devenir de desencuentros será incesante y posiblemente resuelto a favor de aquellos que ostentan el poder de la cercanía ideológica al candidato o, dicho de otra forma, de los que son leales al “eje””.

Así las cosas, se ha visto en los últimos días la diferencias de opiniones con respecto a la coalición de Sánchez. Mientras la senadora electa Yasna Provoste ha dicho que “creemos en muchas ideas que forman parte del Frente Amplio”, hay otros, como Ernesto Tironi, que han sostenido que “¿orden de partido cuyo programa puede terminar en ingenuo y obsoleto socialismo estatista de Revolución Democrática? No traicionaré mis valores democratacristianos”.

A esto se sumó, Andreas Klein, representante de la fundación Konrad Adenauer -que cautela el legado de la Democracia Cristiana a nivel mundial-, advirtiendo que es difícil para la falange chilena concretar una alianza con el Frente Amplio. “Con quienes tengo contacto no están felices con la alianza política con los comunistas, por ejemplo, y tampoco es posible una alianza con Frente Amplio”, dijo a Pulso. El diputado Víctor Torres, quien forma parte de la disidencia, les respondió: “inaceptable la intromisión de la KAS en temas internos de la DC. Esto lo define la Junta Nacional, no los alemanes”.