Ante el escenario económico dado a conocer por el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, el Gobierno ve más cercana la posibilidad de ajustar ciertos elementos del programa.
Publicado el 08.07.2015
Comparte:

El pasado lunes durante el comité político en La Moneda el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, realizó una detallada exposición y sinceró las cifras económicas del país. Horas más tarde dio a conocer las proyecciones económicas ante la Comisión Mixta de Presupuestos. Sin embargo, el diagnóstico expuesto en el comité político con los partidos del oficialismo fue mucho más “crudo” que el que realizó ante los parlamentarios, según explican influyentes fuentes de la Nueva Mayoría.

“Valdés ha hecho un análisis que deja preocupado a todo el mundo”, comentan a “El Líbero”. Tras este diagnóstico La Moneda habría tomado una importante determinación.

Valdés, durante el encuentro, explicó a los ministros políticos y a los presidentes de los partidos del oficialismo que la situación económica es “compleja”, que el clima político del país ha terminado “contaminando a la economía”  y que por primera vez el desempleo está muy estacionado. Además, destacó que ante el panorama actual no se puede seguir reactivando la economía con estímulos fiscales. Este diagnóstico fue interpretado por los líderes de la Nueva Mayoría como una advertencia del ministro de Hacienda para hacerles ver a los parlamentarios que el presupuesto 2016 será menos expansivo.

Asimismo, el ministro de Hacienda dio ayer una entrevista al medio inglés Financial Times, donde reiteró su diagnóstico y se mostró preocupado por el crecimiento económico. “Sin crecimiento será imposible implementar el programa de reformas (…) Chile tiene una tradición de ser sensible. Seremos capaces de tomar las decisiones para escapar a este círculo (vicioso), en el cual la política contamina a la economía y la economía contamina a la política”, dijo Valdés.

Ante este escenario -que ya había sido previsto- es que al interior de los partidos del oficialismo surgió hace algunas semanas un debate sobre la necesidad de “priorizar” ciertos aspectos del programa de gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet. La DC, el PS y el PR -que se identifican en general con una postura más “realista”- apuestan por “priorizar” aspectos del programa debido a la situación económica, mientras que dentro del PPD, el PC y el MAS -donde existen más voces del denominado grupo “ideológico”- pretenden que se dé cumplimiento al programa en su totalidad.

Hasta el lunes la postura que adoptaría el Gobierno estaba en silencio y era totalmente desconocida. Esto, debido a que será en el próximo cónclave del oficialismo -que se aplazó para fines de julio- donde se acordará el curso de acción que tomará el Ejecutivo y su coalición. Sin embargo, La Moneda ya ha enviado diferentes señales a la Nueva Mayoría de compartir una visión más “realista”  tras conocer el panorama económico, afirman presidentes de los partidos del oficialismo. “Ya han dado luces de la postura que adoptarán y se abren a la priorización”, comentan.

Las “luces” que ha dado el Ejecutivo

En la Nueva Mayoría explican que el Gobierno estaría dispuesto a “priorizar” ciertos aspectos del programa, pero no el curso de las reformas impulsadas. Una de las señales que han enviado para reflejar su postura, fue la vocería del ministro de la Segegob, Marcelo Díaz, que dio tras el comité político sobre la situación económica del país.

“Este viernes realizaremos una jornada de trabajo del gobierno para alinear los trazos de la agenda de trabajo del gobierno en todos los campos -de gestión, legislativo, político y económico- a partir de la nueva realidad económica que vive el país”, explicó. El anuncio de Díaz, según dicen en el oficialismo, refleja la preocupación del Ejecutivo por el escenario económico y la apertura para realizar ajustes a algunos aspectos del programa ante un nuevo panorama de la economía.

Otra de las “luces” que ha dado La Moneda al oficialismo es el foco de atención que ha mostrado el Gobierno en las reformas educacional y laboral. En la Nueva Mayoría explican que el Ejecutivo ha insistido en la implementación de estas dos iniciativas, ya que los esfuerzos se concentrarán en sacarlas adelante a toda costa, lo que podría implicar dejar fuera algunos aspectos del programa. Sin embargo, estas reformas “se adecuarían a la realidad del país”, dicen en el oficialismo.

Sin embargo, desde el PPD explican que están de acuerdo con “priorizar”  y realizar ajustes en ciertos elementos del programa como en materia de políticas públicas, pero que “las reformas no se pueden priorizar”. “No estamos para que el Gobierno diga que hay que sacrificar las reformas”, dicen. El tema que más complicaría al PPD, es que no exista gratuidad de educación para el 70% más pobre, lo que es fundamental para el partido. Sin embargo, desde el Ejecutivo explican que no estarían contemplados mayores ajustes a la reforma educacional.

Cónclave se realizaría semana del 20 de julio

Para aclarar este debate es que se había acordado realizar un cónclave donde se fijara el nuevo rumbo del Ejecutivo. El encuentro estaba contemplado para este sábado 11 de julio, sin embargo, La Moneda tomó la decisión de postergarlo para la semana del 20 de julio. Esto, debido a que el Gobierno optaría por conversar internamente en una reunión de trabajo que se realizará este viernes para ajustar algunos temas pendientes y analizar en conjunto el nuevo escenario económico, para definir el discurso que darán a conocer en el encuentro.

“El Gobierno querían llegar con los temas más afinados. La economía está creciendo menos, y al crecer menos, habrá menos recursos para financiar el programa, por lo tanto, hoy cambia el orden y la prioridad debería ser el crecimiento de la economía, agenda de probidad, reforma educacional, gestión en salud”, explica a “El Líbero” el presidente del PR, Ernesto Velasco.

Paralelamente, los partidos del oficialismo se reunirán mañana a la hora de almuerzo en el Congreso para “acercar” posturas entre “realistas” e “ideológicos”. “Lo que queremos es un curso de acción y tenemos que conversarlo entre todos”, afirma a “El Líbero”, el presidente de la DC, Jorge Pizarro.

 

FOTO: AGENCIA UNO