La nueva ministra de la Mujer y Equidad de Género hizo la carrera larga en política y, según quienes la conocen, es un ejemplo de meritocracia. Hoy, además, es del círculo de hierro de Sebastián Piñera.
Publicado el 04.02.2018
Comparte:

“Por supuesto Presidente, ¡Qué honor!”, le dijo Isabel Plá el sábado 20 de enero a Sebastián Piñera cuando la llamó por teléfono para invitarla a ser parte de su gobierno como ministra de la Mujer y Equidad de Género. No lo dudó por un minuto, pues no sólo conoce al Mandatario, sino que también es un tema que le apasiona.

Paradójicamente, ese día estaba en su casa preparando la exposición que haría en el encuentro nacional de jóvenes de la UDI para hablar sobre los desafíos del próximo gobierno, pero también sobre el rol de las mujeres en política. Ella le ha dicho a sus cercanos que al principio el llamado le causó sorpresa, pero después entendió que tenía lógica al haber liderado el equipo programático de “Mujer” en la campaña.

La egresada de Relaciones Públicas, militó en RN, pero hoy es parte de la UDI. Tiene 53 años, y está casada desde hace 21 con Felipe Olivares. Si bien no tuvieron hijos, ella vibra con sus sobrinos, especialmente con Luciana -la única mujer-, hija de su hermana Montserrat.

Hace algunas semanas se inscribió para correr 10k en la Maratón de Santiago. Trotar es un básico entre sus actividades semanales, lo hace al menos tres veces después del trabajo o el sábado en la mañana. Y es que Isabel Plá sabe de carreras. Su biografía está compuesta por un largo y duro camino, ese de trabajo permanente y a veces decepciones partidarias, pero que a la vez sabe que la mayor satisfacción está en la meta. Hoy no sólo es la nueva ministra de la Mujer y Equidad de Género, sino que compone el círculo de hierro de Piñera.

Partió su carrera política como jefa de gabinete de la diputada María Angélica Cristi, fue vicepresidenta de la UDI e intentó en dos oportunidades ser candidata al Congreso. Dirigió el área de Coyuntura de la Segpres y hasta el sábado del llamado, su escritorio estaba en en el piso 19 de Apoquindo 3000, uno más arriba que el de Sebastián PIñera.

De Concepción a Santiago

Nació en Quillota, pero estudió en Concepción, ya que sus padres, Ramón Plá -inmigrante español-, y Joan Jarufe (en la foto sosteniendo en brazos a Isabel) -descendiente de árabes-, decidieron instalar una panadería en la zona llamada “La Gloria”. Los hermanos Isabel, Montserrat, Ramón y Karim (todos en la foto) crecieron en la octava región. Por el rubro, eran cercanos a la familia Rincón, también famosos por tener panadería en la zona. De hecho Isabel Plá creció junto a la senadora Ximena Rincón. Si bien no son amigas, bailaron juntas flamenco desde los 10 años en la academia del Centro Español de la ciudad.

Pero además del baile, la política y el deporte son sus grandes pasiones. El lado político le viene por su padre, dicen en su familia. Con él pasaba largas horas conversando y debatiendo desde pequeña; y desde que estaba en el colegio Inmaculada Concepción -donde hizo grandes amigas, con las que tiene contacto hasta hoy-, forjó su gusto por el deporte.

Cuando terminó el colegio se fue a vivir a Santiago. En 1983 entró a estudiar derecho a la Universidad Gabriela Mistral, pero después de dos años tuvo que renunciar, ya que se presentaron algunas dificultades económicas. Eso la llevó a vivir por un tiempo en Viña del Mar con sus primos y trabajar en el depósito de lanas que ellos tenían.  Ya en el 87’ volvió a Santiago y además de hacer algunos trabajos “part time”, estudió Relaciones Públicas. Terminó la carrera y entregó su proyecto de titulo, pero nunca se tituló, ya que le ofrecieron trabajar en la Bienal de Arquitectura.

Primer paso en la política

Mientras estudiaba, se inscribió en RN, pero no era una militante activa. De hecho, su primer acercamiento más concreto fue cuando en 1992 Mónica Risopatrón la llamó por teléfono y le pidió estar a cargo de un colegio en la elección municipal de ese año. Pese a que Isabel Plá nunca lo había hecho, aceptó. En el colegio Patrocinio San José de Providencia, empezó la carrera de la política.

Poco tiempo después conoció a María Angélica Cristi, con quien trabajó en todos sus períodos como diputada. “Tenía una intuición política muy importante, fuerte y mucho sentido social. Entonces, empezamos a trabajar juntas y fue un tremendo apoyo. La Isabel asumió un rol múltiple en ese sentido, ella me ayudaba en todo, no podría quitarle ningún mérito y creo que juntas hicimos un súper buen equipo, y nos fue bastante bien. Es una mujer muy capaz, trabajadora, dedicada, inteligente y aprende rápido”, cuenta la ex diputada Cristi a “El Líbero”.

El año 2000 tomó la decisión de renunciar a RN, y cuatro años después se inscribió en la UDI. Pablo Longueira la invitó a postular como concejal por la comuna de Peñalolén, donde salió electa con una amplia votación, mientras el alcalde era el DC Claudio Orrego. De todas maneras, quienes la conocen, dicen que su debut en la “política pura y dura” fue cuando asumió como vicepresidenta del gremialismo con Juan Antonio Coloma como timonel. De hecho, Isabel Plá fue la primera mujer en incorporarse al desayuno de comunicaciones de los lunes donde participan otros integrantes de la directiva. “Se demoró como cuatro sesiones en hablar”, cuentan.

Su truncada carrera a diputada

Una de las maratones más difíciles de correr para Isabel Plá fue la del Congreso. En 2009, ante la posibilidad de que María Angélica Cristi dejara su cupo en la Cámara de Diputados, la ex concejal evaluó la posibilidad de entrar de lleno a la política, pero la UDI tomó la decisión de pedirle a “Maqueca” que postulara por un último período, ya que Sebastián Piñera tenía grandes posibilidades de salir electo, y necesitaban competir con candidatos que aseguraran triunfos. El primer obstáculo en el camino.

Pero no sería la única vez. En 2013, mientras trabajaba en la Segpres, dio el paso nuevamente. Esta vez María Angélica Cristi no competiría. Hizo una pre campaña, pero el partido determinó darle el cupo a José Antonio Kast. “Cuando ella se dio cuenta de eso, prefirió renunciar antes de que la bajaran. Pero fue muy duro, lo pasó muy mal”, dice un cercano.

Así también lo relata Cristi: “Al final de mi último período, ella se perfilaba como una mujer que evidentemente tenía que seguir en el mundo político. Yo quise que fuera mi sucesora, pero desafortunadamente no se nos dio esa oportunidad. Habría sido una increíble diputada. ¡Además que ya había sido casi diputada conmigo durante seis períodos más o menos, así que estaba súper preparada!”.

Quienes la conocen dicen que sufrió en carne propia la discriminación de no ser de la elite partidaria, y que pese a eso se abrió un espacio en el camino. 

En 2010, Claudio Alvarado la invitó a trabajar a la Segpres, para liderar el área de Coyuntura de la División de Estudios. Ahí realizó un “Informe de Contingencia” que entregaba los tres grandes temas del día, pero con una mirada política y técnica. El documento llegaba al mail de los ministros, parlamentarios y del propio Presidente, para quien el informe se transformó en un esencial. “Él le asigna muchísimo valor a este informe, al punto que es uno de sus más entusiastas seguidores”, cuentan en el piñerismo.

Tan importante fue el trabajo, que Gonzalo Blumel -quien fue jefe de Plá en la División de Estudios y luego se transformó en jefe de asesores del Mandatario- dijo al Presidente que era esencial que ella fuera parte del equipo que pondría la primera piedra de la Fundación Avanza Chile, ya que además del informe, tenía muy buena relación con el mundo parlamentario. En la Confitería Torres ubicada en el Centro Cultural de La Moneda, el próximo ministro de la Segpres le hizo la propuesta y ella aceptó.

Avanza Chile y la consolidación

En 2016 Isabel Plá volvió a bailar Flamenco y tuvo dos presentaciones en el Teatro de Lo Barnechea. En una de ellas, entre el público, además de su marido Felipe, estaban algunos de sus compañeros de la Fundación Avanza Chile.

“Nos acompañamos en todas. Somos como una pequeña familia muy unida, que se quiere mucho y lo pasa extremadamente bien. Nos reímos, nos molestamos, y hay reflexiones de política y contingencia todo el día”, dice uno de los miembros de la Fundación. Una vez que Plá y Blumel llegaron al piso 19 de Apoquindo 3000, se sumaron Cecilia Pérez, Juan Francisco Galli, Carlos Ríos, Magdalena Díaz, Carolina Valdés y Juan José Bruna. Desde un piso más arriba que el Presidente se preocuparon todos los días de defender su legado y proyectarlo.

Isabel Plá, a quien sus cercanos describen como una persona muy directa y frontal, comparte oficina con Cecilia Pérez y justo al frente se sientan Gonzalo Blumel con Juan Francisco Galli, quienes muchas veces tuvieron que pedirles a las dos que se rieran más bajo para poder trabajar. Ellas, cuentan en el piñerismo, son amigas desde que Plá era jefa de gabinete de Cristi y  Cecilia Pérez de la senadora Lily Pérez. Todos los viernes en la tarde se toman un café y se fuman un cigarro en el piso 17, y repasan las ideas fuerzas de Estado Nacional, programa donde participa la próxima ministra de la Segegob.

Durante la campaña, Isabel Plá lideró la comisión “Mujer”. Ahí trabajó junto a Viviana Paredes, Francisca Junemann (presidenta Chile Mujeres), Mónica Zalaquett y Carolina Eterovic, con quien comparte el grupo de WhatsApp “Mujer# Tiempos Mejores”, y en donde una vez conocida la noticia de que Plá sería la nueva ministra, estallaron las felicitaciones.

“Supimos cuando se presentaron los ministros, una muestra de lo leal que es la Isa, no sólo con el Presidente, sino que en general”, dice una de las integrantes. A fines de febrero le harán un almuerzo para celebrar el nombramiento.

Pero en Avanza Chile también aplauden su nominación al gabinete de Piñera. “La Isa es una persona extremadamente esforzada y talentosa, y estoy seguro que va a demostrar con creces por qué el Presidente la nombró ministra de la Mujer, y va a sorprender a muchos por su apertura, su capacidad de diálogo, y por liderar temas de la mujer con mucha convicción y liderazgo”, dice Gonzalo Blumel.

El polémico nombramiento

El martes 23 de enero, Isabel Plá fue la penúltima ministra que apareció ante los invitados que estaban en el ex Congreso Nacional. No pasaron más que minutos para que en redes sociales comenzaran las criticas, principalmente por sus columnas de opinión en donde explicitaba su postura en contra del aborto.

“El hecho que sea contraria al aborto a mí no me parece un asunto de mayor cuantía, porque Piñera es contrario al aborto y prácticamente todo Chile Vamos votó en contra”, dice el ex subdirector de la Secom en el gobierno de Michelle Bachelet, Carlos Correa Bau.

Pero además agrega que “se ha abusado de la caricatura, la han dibujado en redes sociales como una persona que no es, influye mucho además que ella no es de la derecha tradicional, de la católica y ultra conservadora, sino que es una persona de regiones, que no proviene de una familia de apellido vinoso, sino que de una de inmigrantes”.

Y es que justamente las críticas es lo que ha causado mayor sorpresa entre sus cercanos, ya que dicen que si bien es militante de la UDI, es del ala liberal, y que si tuviera que optar, sería partidaria del matrimonio igualitario. “Es una mujer muy moderna, y en permanente evolución”, dicen.

De hecho, en su columna de despedida en “El Líbero” dijo que “si frecuentemente la agenda de género es motivo de debates álgidos –a ratos cruzados de excesiva agresividad– hay también un enorme espacio de convergencia para avanzar”.

El ex subsecretario de la Segpres, Claudio Alvarado, cree que su debut en el ministerio “será bastante auspicioso porque conoce muy bien el tema, lo viene trabajando durante muchos años y creo que su experiencia política y el hecho de ser una persona sumamente abierta, y receptiva, hará que tenga una muy buena comunicación con todos los sectores políticos”.

En una línea similar está Correa Bau, quien señala que “no encuentro que Isabel sea una persona totalmente conservadora. Es una persona de derecha, sí, pero que siempre está muy interesada en entender los puntos de vista de otros. Por lo tanto, fiel a su estilo, ella podría tener un diálogo muy fructífero con organizaciones feministas y escucharlas, entenderlas y además, apoyar muchas de sus iniciativas”.

La decisión del Presidente

En algunos sectores de Chile Vamos se interpretó el nombramiento de Isabel Plá como un reconocimiento a su trabajo y lealtad, por parte de Sebastián Piñera. Para otros, sin embargo, el Mandatario simplemente priorizó más que un curriculum ostentoso, una biografía completa. “Lo verdaderamente valioso es su biografía, su vida, todo lo que ha hecho para llegar donde está. Es un ejemplo perfecto de la meritocracia”, dice un parlamentario y agrega que “tiene legitimidad de sobra para el cargo”.

La nueva ministra de la Mujer y Equidad de Género es una gran lectora, pero además le gusta mucho ir al cine. Entre sus pendientes, eso sí, estaba subir cerros, por lo que junto a su amiga, la ex diputada Mónica Zalaquett, invitadas por la ex subsecretaria de Turismo, Jacqueline Plass, subieron el  Manquehue. Fue entre la primera y segunda vuelta, y dada la felicidad que sintieron al llegar a la cumbre, le enviaron una foto al Presidente titulada algo así como “Llegamos a la cima, se vienen tiempos mejores”. La Isa, como le dicen sus amigos, quiere seguir aventurándose en las montañas. De hecho su próximo desafío es subir el Cerro Pochoco.

En los próximos días seguirá corriendo, aunque ahora sabe con certeza que el próximo 11 de marzo comienza su maratón más importante.