El Ministerio de Salud abrió un concurso para modernizar y poner en línea la atención de salud de todos los consultorios, centros de atención y hospitales del país pero lo bajó de forma sorpresiva alegando razones técnicas, que no comparten las empresas participantes que perdieron US$30 millones. Presidente de gremio de empresas de software afectadas aborda el conflicto.
Publicado el 22.11.2016
Comparte:

La sidra, en su acepción más conocida, es una palabra que se refiere a un brebaje de manzana de baja graduación alcohólica, pero para el Ministerio de Salud es el proyecto informático “Sistema de Información De Redes Asistenciales” (Sidra) que se utiliza en algunos centros de salud públicos, como consultorios, laboratorios, centros de salud y hospitales.

La tecnología en uso actualmente en 18 Servicios de Salud -de un total de 30- está funcionando de manera parcial, incompleta y heterogénea, por lo que el Ministerio de Salud quería dar un gran salto de gestión con una licitación de US$1.600 millones en ocho años, bautizada como “Sidra II”.

Sidra II, por ejemplo, buscaba poner en línea y centralizada toda la gestión de atención primaria con las vacunaciones y entrega de fármacos; las fichas médicas de los pacientes en forma electrónica -que hoy alcanza el 60%-; las hospitalizaciones, altas, egresos y disponibilidad de camas;  la red de urgencias conectadas con las ambulancias y rescates; la dispensación de medicamentos, fechas de vencimiento, disponibilidad en farmacias y Cenabast; las listas de espera Auge y no Auge; la disponiblidad de pabellones, de donación de órganos, sangre y tejidos y de especialistas; y la incorporación del sistema de salud a la norma ISO HL7.

Para implementar la tecnología, la Subsecretaría de Redes Asistenciales, que dirige Gisela Alarcón, abrió en enero  pasado un concurso público para crear un convenio marco de “soluciones informáticas de salud”, que contó con el interés de alrededor de 35 compañías que compraron las bases de licitación e invirtieron en promedio $150 millones para participar.

Empresas perdieron US$30 millones en la licitación revocada

El plazo de cierre vencía el 30 de junio pero se aplazó para el 26 de octubre, día en que sorpresivamente y sin previo aviso el Minsal recovó la millonaria licitación, apenas tres días después de las elecciones municipales.

La decisión generó gran malestar en los participantes, quienes alegaron pérdidas de alrededor de US$30 millones, según denunció la Asociación Chilena de Empresas de Tecnologías de Información (ACTI). “Esto produce escozor porque son procesos que requieren planificación e interlocutores válidos. Lo que pasó hace que uno le pierda fe al modelo”, reclamó públicamente el secretario general de dicho gremio, Jaime Soto.

La versión oficial fue que las bases de licitación “no recogen los requerimientos de seguridad necesarios para satisfacer los objetivos del sistema tecnológico asociado a la red asistencial, por lo que en los hechos el convenio marco caería en desuso porque en estas circunstancias los servicios no requerirán contratar los términos previstos en las bases de la respectiva licitación”, según la resolución 655 B.

Las desconocidas razones de Salud para bajar la licitación

Sin embargo, ejecutivos de compañías consultadas por este diario admiten que hay otras razones, como un recorte presupuestario por la “estrechez fiscal” que ha pregonado el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés; incompetencia de los equipos de salud para sacar adelante el complejo proyecto, o mantener las cuotas de poder político en cada servicio de salud.

La revocación de la licitación deja un problema importante para la cartera, ya que muchos contratos vigentes de Sidra I terminan en diciembre, por lo no alcanzan a realizar nuevas licitaciones y tendrán que renovar los plazos a las empresas actuales, lo que impedirá generar competencia y buscar mejores servicios y precios, por lo que la calidad de la gestión pública se resentirá.

La subsecretaría de Redes Asistenciales ha estado en la polémica pública, además, por la adjudicación de 12 nuevos hospitales con sobreprecios de $350 mil millones, y por ejecutar apenas el 30% de su presupuesto en inversión de infraestructura de salud.

Este lunes, el presidente de la Asociación de Empresas Chilenas de Tecnología (Chiletec), Álvaro Portugal, envió una carta a La Tercera dando cuenta de una reunión con los equipos de salud a cargo de proyecto, “en que pidió que se mantenga el espíritu de la estrategia de Sidra II”.

Gran parte de las empresas chilenas que participaron en la licitación pertenecen a Chiletec, y el 40% de sus asociados tiene contratos con el Estado en diferentes servicios tecnológicos.

alvaro-portugal-pdte-chiletecPara profundizar en este tema, “El Líbero” conversó con Portugal.

-¿Por qué  el Minsal abrió la licitación de Sidra II?

-La idea del gobierno era separar un convenio marco específicamente para salud. En el cual la gran gracia era que a través del convenio marco se iban a coordinar las contrataciones de salud dentro del Estado, en los diferentes servicios de salud, con estándares similares. El gran problema que tiene este tipo de tecnología en salud tiene que ver con estandarización y que puedas tener la ficha clínica del paciente en forma electrónica en todo Chile. Lo que ocurre hoy es que ciertos servicios públicos contratan ciertas tecnologías y otros servicios otras que no conversan entre ellos. Sidra II además de ponerle más tecnología en salud permitía generar estándares para que esas cosas no ocurrieran.

-¿Por qué es complicado bajar la licitación?

-Hay un problema de confianza. De hecho, uno de los problemas del gobierno es cómo generar confianza con el empresariado. Durante un año las empresas se prepararon para esta licitación, algunas salieron fuera de Chile para enfrentar el proceso, hicieron alianza con empresas de Estados Unidos y Europa, invirtieron en certificaciones especificas en tecnologías de salud y capacitación. Algunos recorrieron todo el país conociendo las necesidades de cada servicio de salud para cuando saliera la licitación estuvieran a caballo, crearon sus propios data center para partir al tiro. Las empresas creyeron que iba a funcionar e hicieron la inversión y usaron tiempo que pudieron haber destinado a crecer afuera y entrar en otros mercados. Hubo un costo de oportunidad importante. La licitación se bajó el mismo día que debía cerrarse la licitación en que las empresas entregaban todos sus antecedentes para licitar. Debieron haberlo conversado con los que postulaban. Había otras maneras de hacerlo.

-¿Cuál es el impacto para los servicios de Salud no contar con ese software unificado?

-Lo más grave es que se desarma la coordinación central, que es sumamente relevante en tecnología de salud. Dejar en libertad que cada uno de los servicios de salud compren solos sin estándares puede generar problemas.

-¿Cuáles fueron las razones públicas para bajar la licitación?

-Son más bien técnicas, que tenían que ver con la seguridad informática de los pacientes, lo que se soluciona fácilmente. Hay muchos tipos de contrato que soluciona eso. Si se hubieran querido solucionar era cosa de añadirle un anexo al convenio marco y se solucionaba de un paraguazo. Es súper común que ocurra ese tipo de anexos en la industria.

-¿Qué razones pudieron haber sido?

-Creo que fueron otro tipo de razones, quizás políticas, pero no nos constan.

-¿Por qué decidió hacer público el tema y mandar una carta?

-Nos reuniones con el ministerio de salud y nos dicen que sidra II va a continuar y lo que cambia es el sistema de contratación. Se van a contratar con los actuales convenios marco. Durante este mes de noviembre prometieron establecer un sistema de estándares para cumplir esas normas. Dieron a entender que Sidra II iba a seguir no como convenio marco sino de otra manera, dejándolo abierto y con estándares para los servicios de salud. Habrá que ver cómo serán esos estándares y si se podrán estandarizar los servicios de salud. La compra no se podrá fiscalizar si se gastó o no ya que quedó abierto a que cada servicio lo gaste como quiera. El presupuesto de 2017 no va a crecer en esta área. Sidra II iba a aumentar ese costo pero eso no ocurrirá.