Con megáfonos conectados a un monitor de latidos fetales, un grupo de mujeres embarazadas, del movimiento Mujeres Reivindica, irrumpieron en la Plaza de la Constitución este domingo.
Publicado el 04.10.2016
Comparte:

Con megáfonos conectados a un monitor de latidos fetales un grupo de mujeres embarazadas, del movimiento Mujeres Reivindica, irrumpieron en la Plaza de la Constitución este domingo.

En el marco del día Internacional de la No violencia, las manfiestantes llegaron al lugar con el fin de que sus hijos pudieran manifestarse contra la ley de aborto. ¿Cómo? Haciendo que se escuchara el latido del corazón de los que están por nacer.

El evento fue comandado por el movimiento que reúne a mujeres diversas en la defensa de la vida y maternidad y que quieren expresar “la vulnerabilidad de madre/hijo en una situación adversa”.

Rosario Vidal, presidenta y una de las fundadoras del movimiento señaló que “en el día de la no violencia es preciso tener en cuenta que el aborto no sólo violenta a un ser humano en gestación, si no que éste se origina en contextos que también son violentos para las mujeres, por tanto , el aborto  no puede catalogarse de libertad”.

Además agregó que “si queremos una sociedad más justa y humana, no puede ser un avance naturalizar el aborto como algo bueno para las mujeres. A nosotras nos mueve el amor, porque amamos a un hijo  -y no una cosa- desde el vientre, y amamos a mujeres que han pasado por embarazos en situaciones adversas, conocemos el dolor que implica pensar en un aborto. Por eso resulta una visión simplista e indolente con las propias mujeres, sus hijos y su maternidad, el plantear el aborto como una mera opción”.

En el recorrido participaron más de un centenar de mujeres, entre las cuales destacaban algunas que han pasado embarazos que tienen directa relación con el proyecto que regula la despenalización de la irrupción del embarazo en tres causales: riesgo de vida de la madre, inviabilidad fetal y violación.