De los $497 mil millones que tiene el Ministerio de Salud para gastar en infraestructura de hospitales, centros de atención, consultorios y equipamiento médico este año, sólo ha gastado $152 mil millones. Incluso, algunos servicios de salud del país sólo han ejecutado el 1%. El ex ministro Mañalich acusa que este gobierno dejará una deuda de US$1.800 millones en infraestructura.
Publicado el 20.11.2016
Comparte:

La construcción de hospitales públicos ha estado nuevamente en la palestra pública por licitaciones con millonarios sobreprecios, lo que llevó a crear una comisión investigadora de la Cámara de Diputados.

La propia subsecretaria de Redes Asistenciales, Gisela Alarcón, admitió que hay 12 hospitales en construcción que han superado en más del 10% el presupuesto de la licitación, lo que ha generado un sobrecosto de $350 mil millones, según publicó “El Mercurio”.

Las razones del Ministerio de Salud son que la estimación del costo financiero, establecido en la ficha original de un proyecto, se realiza varios años antes de que este se ponga en licitación y se deben considerar cambios que pueden ocurrir en el mercado en este lapso, variables de oferta, demanda y precios que no son factibles de estimar con anticipación.

Sin embargo, ejecutivos de constructoras de hospitales confidencian a este diario que los sobrecostos se deben a que los proyectos del Minsal son deficientes técnicamente porque la cartera no tiene la expertise necesaria para gestionar obras de tal envergadura.

También plantean que los proyectos  requieren actualizaciones y modificaciones durante la construcción y las autoridades son poco diligentes en resolverlas, se demoran y finalmente los cambios se producen de manera extemporal, lo que repercute en el costo.

El Minsal ha ejecutado sólo el 30% de las inversiones en Salud

Pero esta es apenas una de las puntas del “iceberg” en la cartera que dirige Carmen Castillo,  porque la otra y quizás más preocupante es que no gasta los millonarios recursos que el Estado le destina para financiar las inversiones en salud.

Eso es lo que revela el último informe de ejecución presupuestaria de la Dirección de Presupuesto. El Minsal sólo ha gastado el 30% de los recursos destinados a la infraestructura, como construir hospitales, centros de salud y consultorios y equiparlos con todos los implementos médicos.

Ello, porque de los $497 mil millones recibidos del fisco, sólo ha gastado $152 mil millones, cuando apenas faltan tres meses para que termine el año. Algunos servicios de Salud, como el de Arica, apenas ha gastado el 1% de los recursos asignados ($12 millones de $1.117 millones),  o el Metropolitano Occidente que tiene un magro 7%.

En un informe de julio pasado de la ministra de Salud, Carmen Castillo, presentado ante el Congreso mostró que de todas las áreas de esa cartera precisamente la de inversiones es la más rezagada. En ese mes era 24%, inferior al 65% de la Subsecretaría de Salud Pública, el 61% de Fonasa, el 54% de la Superintendencia de Salud, el 65% del ISP  y el 98% de Cenabast.

Esta situación también se vivió el año pasado, cuando a la misma fecha la ejecución no superó el 21%, debido a que habían gastado $114 mil de los $528 mil asignados.

De hecho, luego de que el Ministerio de Salud desmontara todo el programa de concesiones hospitalarias que dejó el gobierno anterior y decidiera hacerlos como obra pública, ha presentado cinco programas diferentes y ha cambiado los plazos de entrega. El último compromiso de la Presidenta Michelle Bachelet es entregar 20 hospitales nuevos a marzo de 2018, cuando entregue el mandato, lo que tampoco se podría cumplir.

Ex ministro: “No hay ninguna posibilidad de tener buena gestión en inversiones en Salud porque no están las capacidades”

Jaime Mañalich visita transplantada Paulina PachecoPara el ex ministro de Salud, Jaime Mañalich, la baja ejecución se debe a que “no hay ninguna posibilidad de tener buena gestión en inversiones del Ministerio de Salud porque no están las capacidades. Los funcionarios del Departamento de Inversión son completamente incompetentes para llevar adelante este gasto”.

Mañalich agrega que dicha incompetencia se está viendo, además, en las bases de licitación de los hospitales públicos, cuyas reevaluaciones tienen un sobreprecio de $350 mil millones, y en las adjudicaciones que se están cayendo, como en el hospital de Linares y muy probablemente en el Barros Luco. “No hay ninguna seriedad para licitar los recursos de acuerdo al marco presupuestario”, sostiene la ex autoridad.

El ex ministro plantea que la Presidenta Bachelet se comprometió a ejecutar US$4 mil millones en infraestructura hospitalaria durante su gestión, pero que dejará un arrastre de US$1.800 millones para el próximo gobierno.

“Las promesas que hizo y no cumplirá las desplazará para el próximo gobierno, al que no le dará ninguna posibilidad de gestión. Es imposible tener recursos para cumplir lo que este gobierno está dejando en inversiones hospitalarias. Además, dejará un nivel de conflictividad importante con la ciudadanía y los parlamentarios que es imposible de llevar adelante”, afirma Jaime Mañalich.