Durante las últimas semanas la DC ha manifestado su férreo rechazo a un eventual acuerdo con ME-O para las próximas elecciones municipal, parlamentaria y presidencial. Esta postura es reflejo de una serie de desencuentros que se inicia en 2009. "Para nosotros ME-O es un actor que adapta su actuación a la contingencia y es incompresible que tenga el respaldo que tiene en las encuestas", sostiene el ex presidente democratacristiano Juan Carlos Latorre.
Publicado el 14.11.2015
Comparte:

Fue el 28 de junio de 2009 cuando el ex senador Carlos Ominami, quien es padre del ex candidato presidencial Marco Enríquez Ominami (ME-O), anunció su renuncia al PS a través de una carta dirigida al entonces presidente del partido, Camilo Escalona. La decisión de Ominami se daba ad portas de la primera vuelta presidencial de 2009, donde el ex senador tomó la determinación de apoyar a su hijo y no al candidato de la Concertación, Eduado Frei Ruiz- Tagle (DC).

“Siento, sin embargo, que esa Concertación a la que dediqué buena parte de mis mejores esfuerzos ya no es la misma. Veinte años de ejercicio del poder la han desgastado y no logra disimular su fatiga producto de su dificultad para renovarse (…) Destaqué en mi intervención la opción del diputado Enríquez-Ominami por la profundidad y extensión que ésta ha alcanzado en la ciudadanía. Apoyo a Marco porque es mi hijo, pero sobre todo porque comparto su disposición a renovar la política”, decía la carta escrita por el ex senador, quien concretó su renuncia el 30 de junio de 2009 ante el Servel.

La decisión de Ominami generó fuertes cuestionamientos en los partidos de la entonces Concertación. De hecho, Escalona afirmó que “Carlos Ominami fracasó en su intentó de hacer estallar al PS, que no se está cayendo a pedazos, como él anunció”. Sin embargo, el partido más crítico frente a la determinación del ex senador fue la DC. Altos dirigentes del partido explican a “El Líbero” que se trató de un “quiebre fuerte, definitivo y absoluto” de la tienda con el “clan” de los Ominami.

La lectura que realizó la DC, según comentan, es que Ominami “facilitó el triunfo de la derecha” y que “ayudó a elegir a Piñera”. Esto, debido a que en la primera vuelta presidencial Frei obtuvo un 29,60%, ME-O un 20,14%  y Piñera un 44,06%. Y en segunda vuelta, Frei no logró superar a Piñera, de manera que en la DC afirman que ME-O “le quitó los votos a la candidatura de la Concertación”.

Tras estos resultados, tanto ME-O como su padre se cuadraron tras la opción de Frei para la segunda vuelta presidencial. Sin embargo, en la DC explican que el apoyo fue “tardío y errático”. De hecho, un par de días antes de la elección, ME-O afirmó que “ante esta coyuntura histórica y la incertidumbre de que la derecha pueda llegar a impedir la marcha de Chile hacia el futuro, es de mi responsabilidad contribuir para que eso no ocurra, por tanto, declaro formalmente mi decisión de apoyar al candidato de este pueblo, el del 29% de chilenos que votaron el 13 de diciembre”.

Las declaraciones de ME-O aumentaron la tensión y el quiebre definitivo entre la DC y los Ominami. “Marco trató a Frei como el candidato del 29% y eso no se olvidará nunca”, comenta un influyente senador del partido. Sin embargo, la disputa no termina ahí. En el partido comentan que esta distante relación con los Ominami perdura hasta el día de hoy. Si bien recalcan que tanto con ME-O como con su padre, mantienen una relación cordial, afirman que esto tiene que ver con profundas diferencias políticas.

De hecho, la negativa actual de la DC a que el PRO pueda participar de un acuerdo electoral con la Nueva Mayoría para las próximas elecciones, se explica por el quiebre del año 2009, importantes diferencias políticas y por una serie de otros hechos que fueron sucediendo durante los últimos años. “Existe una diferencia profunda de la DC con los Ominami”, explica a “El Líbero” el ex presidente de la DC, Juan Carlos Latorre.

Elección parlamentaria de 2009: Walker versus Ominami

Le llamaban la “batalla más emblemática” de las elecciones parlamentarias de 2009. Era el duelo por la V Región Cordillera, que dio por ganador a Ignacio Walker. En esta elección ME-O tenía todas sus fichas puestas.

Los candidatos de la Concertación eran Ignacio Walker (DC) y Nelson Ávila (PRSD), y Ominami -entonces senador por la zona- competía en la lista que había levantado ME-O. La elección se daba en el contexto en que Ominami ya había optado por apoyar a ME-O en la primera vuelta presidencial, por que las relaciones ya estaban tensas.

“Para nosotros era muy importante dar esa pelea, la DC había tenido larga tradición en esa zona y era relevante para el partido disputar con fuerza esa senaturía. Fue decisión de la DC pedirle a Ignacio Walker que fuera candidato, él había sido diputado por ese lugar, necesitábamos a un candidato fuerte”, explica Latorre, quien estaba al mando de la DC en esos años.

Y es que en un principio, la candidatura de Walker no estaba zanjada en su totalidad. De hecho, según explica Latorre, el partido tomó la determinación cuando el entonces diputado estaba en Londres en una visita. La directiva del partido lo llamó por teléfono para comunicarle que él sería el candidato del partido por esa zona y que la campaña debía empezar cuanto antes. Y así fue.

Si bien desde la DC indican que fue una “campaña limpia” y sin mayores problemas, sí reconocen que la pelea fue dura y que se generaron varios ataques por la prensa entre ambos candidatos y dirigentes de ambos lados.

“Es un tanto patético. Él fue diputado durante dos periodos. Lo único que sé es que es un diputado que se lanzó a senador y nunca más se le vio en la zona y hasta que no sepa exactamente qué es lo que propone, no me referiré más al tema”, afirmó Ominami en ese momento. En tanto, Walker, explicó que “es impensable que la candidatura de Ominami, a pesar de tratarse de una decisión respetable de renunciar al Partido Socialista, le gane a la lista de la Concertación”.

El apoyo de Girardi a Ominami y el segundo round con la DC

Durante esta “batalla emblemática”, se produjo otro hecho que molestó a la DC. El senador PPD Guido Girardi entregó su apoyo a Ominami, pese a que no competía en la lista de la Concertación. “La gente necesita coherencia”, afirmó Walker en ese momento sobre el respaldo de Girardi al ex senador socialista.

Sin embargo, y pese a lo dura que fue la competencia, según indican influyentes dirigentes de la DC, la elección dio por ganador a Walker con el 21,07% de los votos, mientras que Ominami obtuvo el 16.74%.

Tras esta elección, la distancia entre la DC y el “clan” de los Ominami continuó creciendo. De hecho, en mayo de 2010, cuando Walker era candidato a presidir el partido, Ominami y Girardi llamaron a sumar a la entonces Concertación a nuevos sectores de izquierda, como el liderado por ME-O, lo que fue completamente descartado por Walker.

“Por ningún motivo hay que abrir la Concertación a la izquierda, a Marco Enríquez-Ominami, a Jorge Arrate, al Juntos Podemos, como lo han propiciado algunas personas de forma legítima, como Carlos Ominami y Guido Girardi”, afirmó Walker en ese momento a radio Agricultura, y agregó que “no estaré disponible para ese acuerdo, la DC tiene que ser el centro de la centro izquierda, y abrirse a la izquierda del Juntos Podemos o de MEO es relegar a la DC al rincón, a la irrelevancia, es regalarle el centro político y los sectores medios al piñerismo y a la derecha. Eso sería suicida”.

La DC y el “clan” Ominami hoy: “ME-O no tiene ningún aliado en la DC”

Durante los últimos días el senador Ignacio Walker ha manifestado el férreo rechazo del partido a un eventual acuerdo con ME-O y su partido, el PRO. “Por la misma puerta por la que entra el PRO a la Nueva Mayoría, sale la DC. Conozco a mi partido y no va a haber dos voces en ese tema, afirmó el ex presidente del partido hace algunos días en La Tercera. Esto, debido a los acercamientos del PPD y el PS con el PRO. De esta manera, se repite la historia.

En el entorno de Walker afirman que “ME-O no tiene ningún aliado en la DC”. Explican que no existe rencor por los episodios anteriores, pero sí “memoria histórica”, lo que les hace rechazar completamente todo tipo de acercamientos con el PRO. Además, afirman que la DC está en contra de los “caudillismos mesiánicos personalistas” y que cree en los partidos y busca alianza entre partidos.

Asimismo, Latorre afirma que “este conflicto es un tema de la DC, y que Walker y el resto de los presidentes del partido lo hayan potenciado, recoge un sentir que es muy generalizado de la DC. Para nosotros, ME-O  es un actor que adapta su actuación a la contingencia y es incompresible que tenga el respaldo que tiene en las encuestas, además cómo ha abordado el tema de las platas de SQM es vergonzoso”.