La actual jefa de gabinete de Bachelet recibió $20 millones en 2012 por evaluar si el empresario Gonzalo Vial debía comprar “en verde” la termoeléctrica Los Guindos. La nuera de la Presidenta está siendo investigada por una eventual estafa al empresario.
Publicado el 16.12.2016
Comparte:

Esta mañana, en la afueras del Juzgado de Garantía de Rancagua, Natalia Compagnon rompió su silencio y leyó un extenso comunicado frente a las cámaras de televisión. La socia de Caval y nuera de la Presidenta Michelle Bachelet, apuntó los dardos hacia la Fiscalía porque a su juicio se han cometido “faltas graves” en su caso, haciendo hincapié en las filtraciones que ha habido hacia los medios de comunicación.

Pero la frase que prendió todas las alarmas vino después. Acompañada en todo momento de su esposo Sebastián Dávalos y tras referirse a la investigación que hay en su contra por el presunto delito de estafa por los informes que su empresa vendió en $1.200 millones al empresario Gonzalo Vial –los que habrían sido plagiados-, Compagnon dijo: “Para aportar a la investigación, les quiero contar que no son solamente ocho los informes entregados al señor Vial. Él tendrá que responder en su momento cuál fue la motivación que tuvo para contratarme, pero no puedo dejar de señalarles que Fiscalía se ha negado a recibirme formalmente y, por los conductos regulares, otros informes que también fueron parte de todos los entregados por el señor Vial. Dentro de ellos figura el realizado por la señora Ana Lya Uriarte”.

De esta forma, la nuera de la Presidenta metió en el caso por primera vez de forma pública a la poderosa jefa de gabinete de Bachelet, expandiendo un manto de dudas sobre las razones que ha tenido la Fiscalía para no indagar el informe que realizó la abogada y ex ministra.

En una declaración anterior ante el fiscal regional de Rancagua, Luis Toledo, Compagnon había dicho que “contratamos a Ana Lya Uriarte porque Gonzalo Vial estaba interesado en comprar la termoeléctrica Los Guindos y se necesitaba saber si la planta era lo que se ofrecía y se le pagó a ella desde la cuenta corriente de Mauricio Valero”.

La declaración de Compagnon se refería a que durante 2012 Uriarte le cobró $20 millones a su empresa por asesorías prestadas, a través de su bufete “Sustenta abogadas”, por informes sobre materias medioambientales, en especial respecto a las características y requerimientos del sistema institucional ambiental del país que había sido modificado en 2010, y análisis de factibilidad del traspaso de la concesión de la termoeléctrica a diésel Los Guindos, ubicada en la Región del Biobío.

Uriarte asesoró a Caval en negocio con termoeléctrica que se aprobó durante su gestión

La contratación de Ana Lya Uriarte para evaluar si el empresario Gonzalo Vial Concha debía comprar “en verde” la termoeléctrica no fue fortuita, dado que durante su gestión como directora de la Comisión Nacional de Medio Ambiente (Conama) y ministra de Medio Ambiente del primer gobierno de Bachelet (2006-2010) se aprobó la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) del proyecto energético, en la que Conama tuvo un activo rol.

Así lo establece la resolución ambiental exenta 191 del 23 de junio de 2008 del proyecto “Turbina de Respaldo Los Guindos”, que contempla una inversión de US$65 millones y la generación de 132 megawats, lo que es considerado una termoeléctrica de tamaño mediano a grande.

La aprobación ambiental del proyecto demoró seis meses, ya que ingresó al sistema de evaluación ambiental en diciembre de 2007 y fue visado por la Corema de Biobío en mayo. El contexto de esa aprobación se dio en una oleada de proyectos de generación eléctrica luego de que Argentina dejara de exportar gas a nuestro país en 2006, poniendo en riesgo el suministro energético.

La resolución certificó que la empresa Energy Generation Development S.A. cumplió con “todos los requisitos ambientales y con la normativa de carácter ambiental, incluidos sus permisos ambientales”; no exime a la compañía “o quien en sus derechos le suceda, de la obligación de solicitar las autorizaciones que, de acuerdo con la legislación vigente, deben emitir los organismos del Estado competentes”; y que “ningún organismo competente con competencia ambiental podrá negar las autorizaciones de su competencia aduciendo razones ambientales, como tampoco incluir exigencias adicionales de carácter ambiental a lo ya resuelto por esta comisión como requisito de aprobación”.

El intento de “compra en verde” de la termoeléctrica

Los Guindos tiene 10 hectáreas, en la comuna de Cabrero, y surgió con el propósito de servir de respaldo al Sistema Interconectado Central (SIC), conectándose en la subestación Charrúa, de modo de suministrar energía eléctrica para satisfacer una demanda creciente.

termoelectrica los guindos en construccion 1El sector se caracteriza por la existencia de amplias áreas con plantaciones de pinos en la vecindad, un número importante de líneas de transmisión eléctrica y la existencia de varias centrales de generación eléctrica existentes o en desarrollo (Campanario, Santa Lidia, Los Pinos). La población más cercana al sitio del proyecto es la localidad de Charrúa a 2,5 kilómetros.

El inicio de la construcción del proyecto estaba contemplado originalmente para el segundo trimestre de 2008 y el inicio de operación para el segundo trimestre de 2009, pero dichos plazos se atrasaron y partieron varios años después. La mano de obra durante la construcción se estima en 100 personas promedio con un máximo de 250, mientras que para la operación se necesitarán 21 personas.

Por lo que en 2012, cuando Caval intermedió con Vial Concha para la compra del proyecto energético, sólo tenía las aprobaciones ambientales pero no estaba desarrollado.

Los cuestionamientos de la comunidad y los organismos a la termoeléctrica

Durante la fase de evaluación del proyecto, la declaración ambiental recibió casi 80 consultas de la comunidad y los organismos públicos por sus diferentes impactos durante la fase de construcción y explotación, las que fueron respondidas por la empresa y aceptadas por las autoridades de Gobierno.

Por ejemplo, el Servicio Agrícola y Ganandero (SAG) advirtió que había información insuficiente sobre si habían actividades productivas en el entorno del emplazamiento de la central, que debía monitorear la norma secundaria de azufre y la calidad del agua del estero Los Guindos y pidió más detalle sobre la línea de transmisión, como el número de torres, las áreas involucradas, volúmenes de tierra y terrenos impactados.

Según la ONG Terram, los Guindos es uno de los proyectos de generación eléctrica ingresados entre el 01 de enero de 2000 y el 30 de junio de 2011 que presentan alguna clase de conflicto social.

Durante toda la fase de construcción y posterior operación la Conama –hoy Ministerio de Medio Ambiente- tiene un activo rol, según señala la resolución de aprobación ambiental de 2008, información que pudo tener a la vista Uriarte al realizar su asesoría de $20 millones a Caval.

El organismo recibe mensualmente un informe del ruido emitido durante los trabajos, y tiene acceso a un sistema informático vía web que permite monitorear los resultados de la calidad del aire y meteorología en las estaciones Charrúa sur y El Progreso, e informes de actividades de mantención y calibración de la red de monitoreo de la termoeléctrica a diésel. Conama también recibe la caracterización físico-química de la extracción de lodos e información del nivel freático.

En julio de 2013, el Servicio de Evaluación Ambiental del Biobío aprobó la cesión y titularidad del proyecto a la sociedad Los Guindos Generación Spa, quien asumió el cumplimiento de todas las obligaciones establecidas en la resolución ambiental y los persmisos de construcción y operación.

FOTO: JORGE FUICA/AGENCIA UNO