El Servicio responsabilizó a Mauricio Valero por las facturas falsas a Lo Betran, pese a que la nuera de la Presidenta estaba al tanto de las operaciones. Abogados tributarios ven una querella hecha "a la medida" de Compagnon.
Publicado el 27.03.2016
Comparte:

El Servicio de Impuestos Internos (SII) presentó  el 4 de enero pasado la querella por delito tributario en contra de los socios de Caval, Mauricio Valero y Natalia Compagnon, que permitió la formalización de ambos en la Fiscalía Regional de Rancangua, pero con importantes diferencias en los delitos imputados que explican el origen del mediático quiebre entre los socios.

A fines de diciembre, el entonces fiscal de Rancagua, Luis Toledo, anunció la formalización de Valero en su calidad de representante legal de Caval por delitos de soborno, pero dejó fuera a la nuera de la Presidenta Michelle Bachelet. Dos semanas después, el 11 de enero, el fiscal amplió la formalización de Compagnon pero sólo como  “autora del delito de declaraciones de impuestos maliciosamente falsas”.

El 29 de enero fue la formalización ante el Juzgado de Garantía de Rancagua, donde Valero quedó imputado de los delitos de cohecho y tributario, y recibió como medida cautelar arresto domiciliario nocturno; mientras la cónyuge de Sebastián Dávalos sólo fue imputada por delitos tributarios y quedó con firma mensual.

La querella del SII culpa a Valero

Lo sorprendente de la declaración voluntaria de Mauricio Valero ante el fiscal Sergio Moya el pasado jueves, radica en que señaló que la nuera de Bachelet tenía “pleno conocimiento de la empresa Lo Beltrán desde el inicio de las asesorías contratadas”, apuntando los dardos indirectamente a la querella presentada por el SII, que lo ponía como el responsable directo. Las facturas por $170 millones durante 2013, 2014 y 2015  le permitieron a Caval rebajar indebidamente el pago de impuestos por $118 millones, que fue por lo que se querelló Impuestos Internos.

Valero reafirmó su denuncia al indicar que le “informaba semanalmente” a Compagnon sus reuniones con Patricio Cordero, dueño de Lo Beltran. “Ofrezco acompañar más adelante otras minutas similares con pagos similares a Lo Beltrán. Estas transferencias se realizaban en su mayoría desde la cuenta del Banco Santander de Caval, donde Natalia es apoderada y tiene el mismo acceso que yo”.

Y es que la querella del SII, presentada por su director, Fernando Barraza -quien fue designado por Bachelet en agosto tras la salida de Michell Jorrat-, concluye que, “en definitiva,  se pudo constatar que los documentos  tributarios analizados en la presente querella corresponden efectivamente a facturas falsas emitidas por Lo Beltrán, a solicitud y con conocimiento de Mauricio Valero, por servicios no prestados y que fueron considerados en los registros de Caval”.

Es decir, la querella dejó fuera a la nuera de la Presidenta como autora del delito tributario, pese a que el abogado de Valero, Ricardo Schomburgk, aseguró el viernes en radio Agricultura que en la primera declaración de su cliente de diciembre pasado sostuvo exactamente lo mismo, es decir, que Natalia estaba íntegramente informada de los asuntos que el llevaba en Caval, particularmente el asunto de Lo Beltrán”.

Cuestionan querella “más débil” contra Compagnon

Según sostienen partes en este proceso penal, la querella del SII se amparó en el artículo 97 número 4 inciso primero del Código Tributario pero debió contemplar otros dos delitos tributarios contra Compagon,  en su calidad de representante legal de la sociedad Caval, que son los del artículo 97 N° 4 inciso segundo y el 97  N° 4 inciso tercero, que contemplan penas entre 3 años y un día y 10 años.

Sin perjuicio de ello, sostienen que  el  director del SII  también debió  querellarse en contra de la nuera de la Presidenta en su calidad de persona natural por presentar declaraciones maliciosamente falsas, delito previsto en el  artículo 97 N° 4 inciso primero, en calidad de reiterado también.

Abogados tributarios consultados por este diario, explican que “los delitos tributarios que  se puede apreciar en la acción penal privativa del SII  fueron cometidos en forma reiterada por los representantes legales de la sociedad Caval pero el organismo fiscalizador solo se querelló curiosamente  por un delito tributario que tiene menor penalidad, las declaraciones maliciosamente falsas, que tienen una pena desde 541 días a 5 años, lo cual le permitió a la imputada Natalia Compagnon, al momento de  ser formalizada, que el Ministerio Público, no pudiere  solicitar la prisión preventiva, por ser un peligro para seguridad de la sociedad,  lo cual ahora con la declaración del imputado Valero se puede casi palpar el actuar doloso o malicioso de la socia de Valero”.

Las contradicciones de Compagnon

Tras la declaración de Valero, el fiscal Sergio Moya afirmó que “echa abajo absolutamente” la estrategia de Compagnon de “desconocer las operaciones con Lo Beltrán, los ingresos que tenía Caval con Lo Beltrán, y que eran retirados por los dos socios”.

Moya agregó que se ratificó que Compagnon “no es sólo representante legal y socia” sino que “tenía pleno conocimiento de las operaciones, por lo tanto, no sólo en su calidad de representante legal responde por estos delitos tributarios, sino que además se logró establecer que lo hizo con dolo al tener conocimiento de estas operaciones desde sus orígenes”.

En la declaración de agosto de 2015, la nuera de Bachelet fue tajante en afirmar que los negocios con Saydex eran negociaciones que llevaba adelante Mauricio de manera personal, y en las que yo no intervine nunca” -lo que fue desmentido por su socio al afirmar que ella recibió la mitad de las utilidades-; y que “el manejo financiero y económico de Caval estaba encargado a Mauricio, él era quien giraba los cheques y quien manejaba la cuenta corriente. Yo mantenía plena confianza en su gestión”. 

Sobre las polémicas facturas a Lo Beltran, la cónyuge de Dávalos fue enfática en asegurar que las desconocía y que “no fui informada de las supuestas asesorías (….) Ignoro si los servicios supuestamente contratados a Lo Beltrán fueron efectivamente realizados, y si aquello no fue así y tuvo otro motivo, el único que sabe esa respuesta por Caval es Mauricio Valero”.

FOTO: VICTOR PEREZ/AGENCIA UNO