El ex titular de Educación del Presidente Frei defiende que haya retornos por la inversión para los sostenedores, incentivos a la inversión, y la selección académica en los colegios.
Publicado el 12.11.2014
Comparte:

El ex ministro de Educación del gobierno del Presidente Frei entre 1996 y 2000, José Pablo Arellano (DC),  realizó varios cuestionamientos al proyecto de ley del Gobierno que prohíbe el lucro, la selección y el copago en la educación básica y media, en una exposición ante la comisión de Educación del Senado.

El economista, académico e investigador, y muy cercano al presidente de la DC, Ignacio Walker,  dijo que la exigencia de que el sostenedor sea propietario del establecimiento educacional, que ha generado el rechazo de los sostenedores, apoderados y de la Iglesia Católica, generará “varias complicaciones porque hay una enorme variedad de situaciones. Creo que esta es una exigencia innecesaria de que el sostenedor tenga que ser propietario del inmueble”.

Arellano explicó que esa exigencia de propiedad “nunca ha sido una preocupación de las políticas educacionales”, y que lo verdaderamente relevante, y a lo que se debe abocar la reforma, es ver lo que pasa dentro de la sala de clases, y no si la escuela está arrendada, en comodatos, autoarriendo o se está pagando al banco.

Su propuesta es que se establezca un valor máximo por el uso de los inmuebles mediante una regulación bien pensada y diseñada, y no se generen nuevas exigencias sobre la propiedad, que generan “temores, incertidumbres y complicaciones. Junto con eliminar esa exigencia de propiedad, habría que permitir que las corporaciones puedan obtener el retorno normal por la inversión”.

Lo relevante, a su juicio, es crear un marco jurídico que le permita a los sostenedores seguir invirtiendo en los colegios para mejorar la infraestructura de los laboratorios, gimnasios, salas de clases, y se puedan concentrar en mejorar la calidad de la educación.

“El objetivo para mejorar la calidad es que los sostenedores estén concentrados al máximo en los temas de calidad, en lo que pasa dentro de la sala de clases, y no en temas que me parece que no son los centrales”, señaló el ex ministro.

Apoya selección académica

El también ex director de la Dirección de Presupuesto del gobierno de Aylwin,  defiende que los colegios puedan seleccionar por mérito académico, porque hacerlo por una tómbola “debilita la cultura de más exigencia. Creo que no es bueno dar esa señal a los jóvenes de que su futuro depende del azar. Es necesario que reciban una señal clara de que el éxito depende de sus esfuerzos”.

El especialista explicó que en la mayoría de los colegios del país hay más vacantes que postulantes, porque desde 2000 en la educación básica y desde 2005 en la educación media ha disminuido la matrícula por razones demográficas. Y en los pocos colegios en que hay más postulantes que cupos, como los emblemáticos y otros que son muy demandados, se debe evitar cualquier discriminación arbitraria por motivos socioeconómicos pero sí se debe seleccionar por razones académicas.

“Que haya pruebas de admisión o antecedentes académicos para ser admitido antes de séptimo básico produce un efecto positivo que debemos cuidar”, indicó.

El ex secretario de Estado advirtió, además, que el proyecto de ley tiene una importante carga regulatoria, y que se debieran simplificar al máximo las normas y hacerlas más amigables, y recarguen lo menos posible el trabajo para los colegios.

Arellano es una de las 80 personas que declarará en la comisión de Educación, donde ayer también expusieron los ex ministros de Educación Joaquín Lavín y Ernesto Schiefelbein.