Almuerzos periódicos con su bancada y encuentros con dirigentes del Frente Amplio, han marcado los últimos meses de gestión del presidente del Partido Socialista. Gestos que lo han distanciado del centro de la ex Nueva Mayoría, algo que se evidenció en la votación en contra de Ángela Vivanco. Esta decisión, incluso, fue cuestionada por sus pares del sector.
Publicado el 12.07.2018
Comparte:

Cerca de una decena de guiños se pueden contar entre el Partido Socialista y el Frente Amplio, desde que Álvaro Elizalde comenzó a ser uno de los “hombres fuertes” de su colectividad hasta convertirse en su presidente, en abril del año pasado.

Esta estrategia va en la línea con lo que el mismo senador ha manifestado públicamente: el deseo de generar acuerdos desde la DC hasta el FA. Según algunos críticos a la postura que ha adoptado el representante por el Maule, creen que esta cercanía con el sector “más a la izquierda” de la ex NM, se habría manifestado el pasado jueves en la votación contra Ángela Vivanco para la Corte Suprema. De hecho, se habló directamente que la postura del líder del socialismo “se vio influenciada” por la mirada que el frenteamplismo, y diputados del PS, manifestaron días antes, de manera pública.

“Espero que la bancada PS Chile en el Senado rechace el nombramiento de Ángela Vivanco como ministra de la Corte Suprema, quien lideró recurso contra el derecho de las mujeres a decidir en el aborto en tres causales. Nuestro partido se declaró feminista y debe actuar en consecuencia”. Sería realmente impresentable y un muy mal precedente para posible diálogo de oposición si la ex Nueva Mayoría entrega sus votos de apoyo a Vivanco para la Corte Suprema. Ojalá no caigan tan bajo”.

Esos son algunos de los mensajes escritos en Twitter por los diputados Leonardo Soto (PS) y GiorgioJackson (RD), el pasado 4 julio, pocas horas antes de que se realizara la votación. Fue ahí donde los senadores del PS se restaron de entregar su apoyo a la abogada lo que desencadenó una crisis entre los senadores del bloque. Las críticas apuntaron a Elizalde, quien fue acusado de no haber respetado el acuerdo con los partidos de la ex Nueva Mayoría. Según señalaron, el timonel socialista habría optado por seguir la línea “más dura” de su bancada y del FA.

Fue así que, tras la votación, se escucharon críticas como las del senador José Miguel Insulza. Las redes sociales estaban llenas de personas que exigían que los socialistas votaran en contra de Vivanco”, dijo el domingo. “Aquí hubo una presión, y muy fuerte, de mucha gente”, agregó.

Pero, como contraparte, Elizalde recibió apoyo entre sus diputados. Son muchos de ellos, además, quienes manifiestan tener una buena relación con sus pares del Frente Amplio. Es en ese nicho, dicen, donde el líder del PS se siente más cómodo. Y es allí, también, donde ha perfilado su estilo de hacer oposición. De hecho, ha trabajado de manera coordinada con su bancada los recursos que algunos de los legisladores han llevado a cabo contra la administración de Sebastián Piñera, en entidades como la  Contraloría.

El diputado Leonardo Soto, que ha visitado en más de una oportunidad el ente fiscalizador, destaca el rol del ex vocero de Bachelet. “Él suele almorzar con nosotros una o dos veces a la semana. Tenemos una relación permanente en el Congreso respecto de todas las situaciones que le toca enfrentar. Me atrevería a decir que nuestra bancada es una de las más coordinada con la directiva de su partido”.

Donde no existe una relación de larga data, y que Elizalde se ha puesto como objetivo construir, es con los representantes del Frente Amplio. En 2013 se generó el primer acercamiento del sector con RD,  cuando el naciente movimiento le manifestó su apoyo para la segunda vuelta a la entonces candidata presidencial Michelle Bachelet. “Nosotros queremos valorar el llamado de el movimiento Revolución Democrática y Giorgio Jackson para votar en segunda vuelta por Bachelet”, dijo por esos días el vocero del comando, Álvaro Elizalde.

Antes de esos comicios, en la extinta fundación Dialoga de la ex gobernante, ya se empezaban a dar los primeros acercamientos, pero de manera muy superficial. En la entidad trabajó Elizalde y el ahora diputado de RD, Miguel Crispi. Sin embargo, desde el entorno del senador, señalan que colaboraron en distintas áreas. Mientras el timonel socialista participó en el sector de análisis político, Crispi lo hizo en  las juventudes. 

Quienes conocen a Elizalde señalan que donde sí hay un vínculo es entre la mamá de Crispi, la ex ministra Claudia Serrano, y la esposa del senador, Patricia Roa. Ambas son cercanas, militan en el PS y fueron parte del directorio del Instituto Igualdad, el think tank de la colectividad.

Los lazos que se han generado entre el PS y el FA

En marzo se estrecharon los lazos entre el timonel socialista y el senador RD, Juan Ignacio Latorre. Se conocieron los primeros días del periodo legislativo, puesto que se sientan juntos en el hemiciclo. Además, el frenteamplista integra el comité socialista y ha sido invitado, en más de una ocasión, a almorzar con los legisladores de la Cámara Alta del PS. Desde el entorno de Elizalde comentan que han “hecho una buena amistad en el Senado” y que ambos tienen “ideas comunes”. 

Recurrente ha sido la frase de presidente del PS sobre que promoverá “el entendimiento con todos los sectores progresistas. En este esfuerzo nadie puede ser excluido”, en clara alusión a las fuerzas más a la izquierda de la antigua NM.

Ya el 6 de mayo, el diputado Pablo Vidal (RD) aseguró que para tener buenos resultados en las elecciones municipales de 2020 sería conveniente generar acuerdos con los partidos de la oposición. “Una señal de gobernabilidad sería coordinarnos con la ex Nueva Mayoría”, dijo. Pocos días después, el diputado socialista, Juan Santana, planteó que “somos diferentes con el FA, en nuestra historia y en lo que pensamos de ella, pero la ciudadanía pide que estemos unidos”.

Y  el 14 del mismo mes, se realizó un encuentro entre las directivas de ambas colectividades, en la sede del Congreso en Santiago. En la reunión los dirigentes del PS plantearon la necesidad de promover la “unidad” de la centro izquierda. “Nosotros creemos que el diálogo con todas las fuerzas es importante”, dijo en la ocasión el presidente de RD, Rodrigo Echecopar.

Otra reunión es la que sostuvo la mesa que lidera Elizalde con Valentina Saavedra, secretaria general de Izquierda Autónoma (IA). El objetivo fue discutir sobre la comisión Investigadora por el Crédito con Aval del Estado (CAE). Tras el encuentro, desde la IA valoraron la postura de apoyar la iniciativa por parte de la colectividad y la contrastaron con la del PPD, que no se sumó.

Los deseos de generar acuerdos por parte del PS con el FA, también se manifestaron al invitar a todos los representantes del progresismo a la inauguración de la Conferencia Nacional de Programa y Organización, organizada el 22 de junio. Hasta el Estadio El Llano de San Miguel acudió Echecopar (RD); Valentina Saavedra (IA); el secretario general de Poder, Andrés Hidalgo; el vicepresidente del Partido Humanista, José Feres y representantes del Movimiento Autonomista.

Los gestos continuaron. El presidente del Partido Humanista, Octavio González señaló a La Tercera que “el PS está abriendo las puertas, está generando todas las condiciones para establecer los diálogos con el Frente Amplio y estamos dialogando con fuerza”.

Desde el socialismo comentan que, para los próximos municipales, serán importante los entendimientos que se generen con el Frente Amplio. Ello, principalmente porque se trata de una elección uninominal donde, cuentan, esperan lograr un acuerdo de toda la oposición. Aunque, desde la vereda más crítica de la ex NM, esto le pueda costar al PS quedar lejos del centro del bloque.