La extraña libertad condicional de Luis Marileo Cariqueo, tras cumplir menos de tres años de condena por crimen de parcelero en Ercilla

En diciembre de 2013, la justicia condenó al comunero mapuche a 10 años y 1 día de presidio por el asesinato del parcelero Héctor Gallardo Aillapán. Sin embargo, a fines de octubre recibió el beneficio de cumplir su condena en libertad. Según la Corte de Apelaciones de Temuco, Marileo reúne todos los requisitos, pese a que en la cárcel protagonizó...
En diciembre de 2013, la justicia condenó al comunero mapuche a 10 años y 1 día de presidio por el asesinato del parcelero Héctor Gallardo Aillapán. Sin embargo, a fines de octubre recibió el beneficio de cumplir su condena en libertad. Según la Corte de Apelaciones de Temuco, Marileo reúne todos los requisitos, pese a que en la cárcel protagonizó una huelga de hambre y fue condenado por golpear a un gendarme.
Publicado el 22.11.2016
Comparte:

 

hector-gallardo-aillapanHéctor Gallardo Aillapán (en la foto) vivía junto a su esposa y a sus cuatro hijos en el sector de San Ramón, en la comuna de Ercilla. Quienes lo conocían señalan que era un pequeño parcelero, pero muy emprendedor, que daba trabajo a otras personas. Además, producto de las buenas relaciones con sus vecinos, postulaba por esos días para ser concejal, apoyado por el Partido Socialista. Sin embargo, tenía problemas con algunos comuneros mapuches, quienes talaban los árboles de su parcela para ocuparlos como barricadas y así impedir el paso de Carabineros cuando había allanamientos en la zona. “Mi marido les fue a decir que no nos cortaran los árboles. Ahí le gritaron que lo iban a matar”, contó su viuda, Carmen Roa, en una nota publicada en El Mercurio en marzo de 2014.

La noche del sábado 1 de septiembre de 2012, alertado porque su hermano estaba siendo asaltado, corrió a su casa y se encontró de frente con tres delincuentes, que le dispararon con una escopeta, falleciendo de inmediato frente a uno de sus hijos.

El caso lo tomó el fiscal Luis Chamorro quien encabezaba por esos días varias causas relacionadas con el conflicto indígena, entre ellos el juicio contra Daniel Melinao, imputado por el homicidio del carabinero Hugo Albornoz. El fiscal Chamorro a los pocos días logró dar con los culpables del crimen: Luis Humberto Marileo Cariqueo, Leonardo Quijón y Gabriel Valenzuela. El miércoles 5 de septiembre de 2012, los tres quedaron en prisión preventiva luego de ser formalizados por los delitos de robo con homicidio, robo con homicidio frustrado y secuestro, en contra del parcelero Héctor Gallardo. Y luego de un año de investigación, en diciembre de 2013 Luis Marileo Cariqueo, fue condenado a 10 años y 1 día de presidio, dictamen que fue confirmado por la Corte Suprema en marzo de 2014. Marileo, conocido como “El Gringo”, además tenía condenas anteriores y causas pendientes, como el juicio por el asalto al peaje Quino, cuando era menor de edad.

Huelga de hambre y agresión a gendarme

Con incidentes comenzó la sentencia contra los tres comuneros mapuche por el robo y muerte del parcelero Héctor Gallardo Aillapán. Una vez conocido el dictamen, sus familiares protagonizaron incidentes al interior de la sala de audiencia del Tribunal de Garantía de Angol, incluso, intentando agredir a la viuda de la víctima. Con el paso del tiempo, la mujer y sus cuatro hijos, debieron dejar el lugar en que vivían y al poco tiempo de trasladarse un grupo de personas quemó la vivienda donde habían asesinado a su marido.

Luego, ya recluido en la Cárcel de Angol, Luis Marileo, junto a otros cuatro presos mapuche en abril de 2015 mantuvo una huelga de hambre por más de un mes, ante lo que calificaban como falta de respuestas por parte del Gobierno. “Reafirmamos nuestra decisión de mantener la huelga de hambre hasta las últimas consecuencias (…) ya que sabemos que estamos secuestrados por una decisión política y no judicial”, decía un comunicado de los cuatro condenados. Además, en junio del mismo año, fue sentenciado a 61 días de pena efectiva por golpear a un gendarme en el mismo centro penitenciario donde estaba recluido.

Pese a estos antecedentes negativos y a no cumplir ni siquiera tres años de su condena recluido en una cárcel, el 22 de octubre pasado “El Gringo” fue uno de los 139 reos que recibió el beneficio de la libertad condicional por parte de la Comisión Regional de Libertad Condicional de La Araucanía. Lo singular es que los internos pueden postular a este beneficio -según queda establecido en Gendarmería.cl–  luego de haber cumplido la mitad de la que se le impuso por sentencia definitiva, además de haber observado conducta intachable, junto a otras consideraciones.

“Nos parece increíble”, señala a El Líbero Juan de Dios Fuentes, el Presidente de Paz en La Araucanía: “Él empezó a cumplir su condena el 2014 y el 2016 ya anda en la calle, lo encuentro insólito. Aquí no hay sentido común en nada. Probablemente se aplicaron normas administrativas muy puras, sin aplicar ningún criterio y se permitió que un homicida ande circulando por las calles nuevamente”.

En la región también señalan que en este caso, primó un criterio político más que jurídico, tomando en cuenta que la Comisión de Libertad Condicional, en cada región, está integrada por tres miembros del Poder Judicial, además de un directivo de Gendarmería y el Seremi de Justicia. “Ellos son los que determinan a quien otorgar la libertad condicional y está claro que en este caso actuaron presionados por el mundo mapuche”, señalan desde La Araucanía. Por su parte María Elena Llanos, ministra de la Corte de Apelaciones de Temuco y quien preside la comisión, señaló que Marileo cumplió con todos los requisitos para postular a dicho beneficio.

Las resoluciones de la Comisión de Libertad Condicional no son apelables, porque los condenados siguen cumpliendo su pena, ahora en libertad.