El líder del PRO comprende que es muy díficil llegar a un acuerdo con la Nueva Mayoría. Inició contactos con el Partido Humanista y negociará "pactos de no agresión" con candidatos oficialistas de comunas específicas.
Publicado el 21.01.2016
Comparte:

Hace dos semanas el ex candidato presidencial y líder del PRO, Marco Enríquez-Ominami (ME-O), se reunió con el presidente del Partido Humanista (PH), Octavio González. Durante el encuentro conversaron sobre la posibilidad de conformar un nuevo conglomerado que incluya a los partidos y movimientos que no están en la Nueva Mayoría ni en Chile Vamos, para elaborar un proyecto electoral conjunto de cara a las elecciones municipales.

“El Partido Humanista está haciendo un intento de hablar con los diferentes conglomerados, me he juntado con los ecologistas, con Giorgio Jackson, con ME-O. La propuesta es lograr un referente que sea capaz de tener un resultado municipal y parlamentario importante. Yo tengo una muy buena relación con ME-O, hace un par de semanas almorzamos y hablamos de Chile, de lo que está pasando en corrupción, sobre su situación y la posibilidad de formar un nuevo conglomerado, nada está cerrado”, afirma a “El Líbero” Octavio González.

El encuentro de ME-O con el presidente del PH refleja la intensa agenda de actividades del ex candidato presidencial y parte de su estrategia para las próximas elecciones municipales. Y es que ME-O, a pesar de su situación judicial, continúa activamente trabajando para las próximas elecciones municipales y presidenciales, según dicen desde su entorno. “Marco ha estado muy activo”, explica un cercano.

El líder del PRO declaró el pasado 14 de diciembre ante la Fiscalía en calidad de imputado en el marco del caso SQM. La declaración de ME-O se dio luego de que se detectaran pagos por $362 millones de SQM-Salar a Cristián Warner, ex jefe de campaña del ex candidato presidencial.

“Confirmo y reafirmo que he actuado de acuerdo a la ley, de manera legal”, dijo tras su declaración, y agregó que “quiero decir a Sebastián Piñera que hay que debatir sobre los temas que le importan al país. Me desafiaste, te desafié, te estoy esperando. Yo espero que tengamos ese debate sobre los temas que le importan al país”.

Ese día fue la última vez que ME-O conversó con la prensa y se le vio más visible. Un par de días después viajó a Francia y México. En Francia realizó una serie de consultorías y en México impartió algunas clases, afirman en su círculo. Hace un par de semanas, volvió a Chile, y ha realizado reiteradas actividades en diferentes comunas del país, además de encabezar varios encuentros y debates con jóvenes, profesionales y la directiva y militantes del PRO.

De hecho, según dice en su cuenta de twitter, hizo una gira por la región del Maule, donde se reunió con jóvenes y algunas autoridades de la zona, como el seremi de Vivienda. Ha realizado diferentes encuentros programáticos apoyando a algunos candidatos a alcalde del PRO, como Marisela Santibáñez y  diálogos en comunas como Puente Alto, sobre las AFPs y Minería.

Estrategia municipal: levantar candidatos en comunas clave y pacto de no agresión con la Nueva Mayoría

Si bien ha sostenido algunos encuentros con parlamentarios de la Nueva Mayoría, ME-O apostaría por aceptar que la coalición oficialista no quiere negociar con él debido a su situación judicial. De esta manera, podría levantar algunos candidatos en comunas clave que obliguen al oficialismo a realizar un pacto de no agresión.

Esto, porque si la Nueva Mayoría se niega a negociar con ME-O y si el PRO lleva candidatos, los partidos del oficialismo no podrían acusar al partido del ex candidato presidencial de “torpedear” la elección, dicen en su entorno. Asimismo, el líder del PRO apostaría por negociar su respaldo con candidatos específicos del oficialismo. “Sería una especie de negociación descentralizada, desde abajo hacia arriba”, explica una fuente cercana a ME-O.

De hecho, a fines de noviembre, la presidenta del PRO, Patricia Morales, sostuvo una reunión con el senador y vicepresidente del PPD, Ricardo Lagos Weber, en el Senado. El objetivo del encuentro fue buscar establecer un acuerdo municipal entre el PRO y los partidos del oficialismo para enfrentar las elecciones de 2016.

Según explican desde el PPD, Morales transmitió que la idea de su partido era presentar candidatos fuertes en algunas comunas, donde la oposición pudiese tener ventaja. Para esto, el acuerdo sería que la Nueva Mayoría se omita en algunas comunas y le dé el paso a los postulantes del PRO.

Si bien en los encuentros de ME-O con parlamentarios del oficialismo no han existido negociaciones formales, desde la Nueva Mayoría dicen que podría existir un eventual acuerdo entre el PRO y la DC a nivel de comunas. La idea sería que la DC no presente candidato en San Bernardo para dejarle el camino libre al PRO, para que lleve a Marisela Santibañez, quien compitió en 2013 como candidata a diputada por la misma zona. De hecho, Santibañez anunció públicamente sus intenciones de competir a fines de noviembre.

Otra de las conversaciones que habría tenido el PRO con la DC es que el PRO no lleve candidato en Arica. El actual edil de Arica es Salvador Urrutia (PRO), sin embargo, no irá a la reelección, según dicen del PRO. Por esto, es que la candidata de la DC tendría más opciones. ME-O, además, ha visitado varias comunas que están en manos de la DC invitado por los propios alcaldes.

Encuentro ME-O – Navarro y pacto electoral con el Partido Humanista

Otro de los encuentros que sostendrá ME-O durante las próximas semanas es con el senador del MAS, Alejandro Navarro, con quien mantiene una cercana amistad.

“Vamos a juntarnos pronto, tenemos una conversación pendiente con Marco. No nos hemos visto en harto tiempo, no hemos hablado formalmente. Quiero saber en qué está él, saber en qué está el PRO, somos amigos, siempre es bueno conversar entre amigos”, afirma Navarro a “El Líbero”.

Sin embargo, Navarro descarta que el encuentro sea por un posible acuerdo entre ME-O con la Nueva Mayoría, ya que el PRO optaría por sumarse a un acuerdo con el Partido Humanista y el resto de los movimientos y partidos que no están en el oficialismo ni en la oposición. Si bien desde el PH afirman que aún no hay nada cerrado, sí reconocen acercamientos formales con el PRO.

“Todo indica que optaron por el pacto con el Partido Humanista. Sobre nosotros pesa un veto impuesto por la DC, un veto de la ampliación de la Nueva Mayoría, en especial con ME-O, y no nos agrada. Es parte de nuestra disconformidad dentro de la Nueva Mayoría, esa incoherencia de limitar el crecimiento de la coalición”, dice Navarro.

En tanto, el presidente del PH, explica que “ninguna de las alternativas está cerrada aún, pero sí me he reunido con la presidenta del PRO en varias oportunidades y con Marco tengo que reunirme de nuevo, hay una periodicidad de reuniones”

Girardi: promotor de ME-O al interior de la Nueva Mayoría

“No le veo mucho espacio a ME-O en la Nueva Mayoría, si las directivas acuerdan que participe en la primaria, se producirá un quiebre interno en los partidos”, comenta un influyente senador del oficialismo a “El Líbero” cuando se le pregunta por el respaldo de la NM al ex candidato presidencial para que compita en las primarias de la coalición.

La frase del senador, que se ha comentado durante estos últimos meses en los partidos del oficialismo, refleja el panorama interno de la coalición de gobierno con respecto a un eventual respaldo a ME-O como candidato presidencial.  Esto, debido a que desde la Nueva Mayoría explican que ME-O, tras su declaración a la Fiscalía,  enfrenta un panorama adverso, ya que no cuenta con el respaldo de la NM. Sin embargo, aclaran que de igual manera cuenta con algunos apoyos minoritarios al interior del oficialismo.

“Guido Girardi hoy en día es el único que respalda y promueve a Marco Enríquez”, comenta a “El Líbero” un influyente senador de ese partido. Y es que Girardi, según dicen en su entorno, mantendría contacto permanente con ME-O, con quien tiene una cercana relación, al igual que con su padre el ex senador PS Carlos Ominami. Ante este escenario es que ME-O apostaría por competir por fuera en la primera vuelta presidencial, a menos que logre un acuerdo electoral con el PH.

 

FOTO: AGENCIA UNO