Tras los cuestionamientos en su contra, debido al uso de un avión privado perteneciente a una firma brasileña, en su entorno explican que la lectura que realizó el ex candidato presidencial, es que estos nuevos antecedentes son una especie de "volador de luces de La Moneda", con el objetivo de de "esconder la relación del gobierno con Lula da Silva".
Publicado el 17.03.2016
Comparte:

“Marco está tranquilo, no está muy preocupado por el tema”, afirman desde el entorno del ex candidato presidencial y líder del PRO, Marco Enríquez-Ominami (ME-O), a “El Líbero”. Esto, luego de que La Tercera diera a conocer que durante su campaña en 2013 ME-O utilizó por algunos meses un jet privado perteneciente a la empresa brasilera TAP para realizar varias giras nacionales, gasto que no fue rendido ante el Servicio Electoral (Servel), según afirmó el consejero presidente de la entidad, Patricio Santamaría.

Además, viajó a Sao Paulo, Brasil, en el mismo jet, el cual había sido arrendado por la constructora brasileña OAS, empresa que está cuestionada en sus país por los últimos hechos de corrupción que han involucrado al ex Presidente brasileño, Lula da Silva.

Ante este escenario, Enríquez-Ominami tomó contacto el pasado martes con algunos de sus cercanos y asesores para abordar la situación y decidió regresar a Chile desde Montevideo, donde se encontraba hace algunas semanas, para esclarecer los hechos ante la opinión pública, según dicen en su círculo. ME-O arribó al país ayer en la madrugada, confirman a este medio fuentes cercanas al líder del PRO.

Por esto es que la estrategia del ex candidato presidencial -luego de debatir en su círculo y entre sus asesores- será dar a conocer su defensa durante estos días a través de una entrevista periodística. Según dicen desde su entorno, la lectura que habría realizado el ex candidato presidencial sobre esta situación es que estos nuevos antecedentes son una especie de “volador de luces de La Moneda”, con el objetivo de de “esconder la relación del gobierno con Lula da Silva”.

Esto, debido a que en noviembre de 2013, el ex Presidente brasileño visitó a la entonces candidata, Michelle Bachelet, diez días después de la primera vuelta presidencial para entregarle su apoyo. La tesis que maneja ME-O es que “Lula ayudó a la Nueva Mayoría y no a él”, explican sus cercanos (ver subtitulo).

Sin embargo, a pesar de haber comentado esta tesis con su entorno, desde su círculo aclaran que su estrategia no apuntaría directamente a Bachelet. Si bien aclaran que sí macaría el punto, no atacaría a la Mandataria y que sus críticas serían para la Nueva Mayoría y para la oposición, en materia de financiamiento de campañas. “Él se va a pelear y enfrentar a la Nueva Mayoría, no tiene sentido enfrentarse con Bachelet, ella no va a ser candidata en 2017″, asegura uno de sus consejeros.

Las aspiraciones presidenciales de ME-O estarían intactas y su estrategia política estaría enfocada en confrontar posiciones con los eventuales candidatos del oficialismo, como el ex Presidente Ricardo Lagos y la senadora del PS y presidenta del partido, Isabel Allende, además del ex Presidente Sebastián Piñera, y el senador RN, Manuel José Ossandón, por la oposición.

La visita de Lula da Silva a Bachelet en 2013 y el video de apoyo antes de la primera vuelta

Luciendo sólo un bigote, y no la característica barba que lo acompañó en su juventud y en los ocho años que fue Presidente de Brasil, Luis Inácio Lula da Silva se sentó frente a una cámara en un set preparado especialmente para la ocasión y grabó un video de apoyo para la candidatura presidencial de Michelle Bachelet (ver completo aquí). La pieza audiovisual confeccionada en Brasil se viralizó en redes sociales el 7 de noviembre de 2013 en nuestro país, cuando faltaban 10 días para la primera vuelta. Poco después, el 11 de noviembre, fue incluida como la piedra angular del capítulo 25 de la franja televisiva de la hoy Mandataria.

lula foto“Tengo una profunda admiración por la compañera Michelle Bachelet. Ella fue una gran Presidenta de Chile. Gobernó para todos, sin olvidar a nadie, pero con atención especial en los más pobres. Cuidó de Chile y de su gente, como se cuida de una familia, con total dedicación y sin medir sacrificio. Presidido por Michelle Bachelet, Chile se convirtió en motivo de admiración internacional (…). Volviendo a presidir Chile, tengo la certeza de que Michelle Bachelet hará, si Dios quiere, un nuevo gobierno aún mejor que el primero. Buena suerte”, decía el ex jefe de Estado en el video.

Lula actualmente está en el ojo del huracán luego que se confirmara que es investigado por la fiscalía de Sao Paulo por enriquecimiento ilícito y blanqueo de dineros en el marco del caso Petrobras. Pero ayer su caso cobró mayor notoriedad, tras conocerse que la Presidenta Dilma Rousseff lo nominó como una suerte de jefe de gabinete, quedando con fuero y de paso entrabando el proceso en su contra.

Pero el apoyo del ex Mandatario no se remitió sólo al video. Meses antes de su publicación, el ex ministro José Goñi realizó labores de coordinación con el Partido de los Trabajadores (PT) para concretar un encuentro entre Lula y la entonces candidata.

El 26 de noviembre, cuando Bachelet ya había pasado a la segunda vuelta, Lula viajó a Chile para participar en un seminario de la Cepal titulado “Desarrollo e Integración en América Latina”, en el que también expuso Ricardo Lagos. Apenas bajó del avión, su primera parada fue en el comando de Bachelet, en el barrio Italia. Ahí sostuvo un encuentro con la candidata y, la hoy jefa de Estado, destacó su amistad con el ex Presidente.

“Si hay alguien en nuestra región que sabe de cambios importantes, ese es el Presidente Lula. Tenemos con él una profunda coincidencia. Representa la capacidad de diálogo, de las conquistas sociales. Da prosperidad y gobernabilidad. Refuerza los canales de cooperación entre países que han sido muy amigos (…). Esta mirada compartida de cooperación puede hacer mucho por el progreso de nuestra relación. Presidente Lula, muchas gracias por todo lo que usted ha hecho”, dijo.

Sin embargo, tanto el Partido de los Trabajadores (PT) como Lula también han tenido gestos históricos con ME-O, los que han sido sellados por Carlos Ominami, quien fue el encargado -a mediados de los 90- de tejer la relación entre la izquierda de Brasil y la entonces Concertación.

Aún son varios los que recuerdan cuando el ex Mandatario recibió a ME-O en el palacio presidencial de Planalto, en momentos en que el entonces diputado corría como candidato presidencial independiente, compitiéndole a Eduardo Frei. Según la prensa de la época, la cita provocó molestia en el PS de Chile, quienes no tardaron en quejarse con el PT.

ME-O en radio Agricultura: “Asumo (…)que se trata de desviar los debates importantes del país”

Tal como había sido acordado con sus asesores y círculo más cercano, ME-O dio esta mañana una entrevista en la radio Agricultura para realizar una defensa pública frente a este tema.

“Me doy cuenta que la campaña presidencial partió, en una campaña que fue franciscana tres años después y lejos del período que había para denunciar o fiscalizar se reflota un tema que ya fue noticia en la prensa. Asumo (…) que se trata de desviar los debates importantes del país, de llevarme a mí que hoy en día lidero un proyecto sustantivo y competitivo a un terreno incómodo que ha sido duro, difícil”, afirmó el ex candidato presidencial durante los primeros minutos de la entrevista.

Con respecto al uso del jet privado, el líder del PRO, explicó que “ese avión pertenece a una estrategia publicitaria, ese avión al igual que Michelle Bachelet, al igual que Salvador Allende, al igual que Ricardo Lagos fue utilizado en el caso nuestro no solo para recorrer Chile sino que fue la pieza publicitaria principal de nuestra campaña”.

Además, se refirió directamente a Michelle Bachelet y al ex Presidente, Sebastián Piñera. “Recorrí Chile sin parar, por qué se supone que Michelle Bachelet no sabe los detalles de su campaña, por qué se supone que Sebastián Piñera no lo sabe y se supondría que yo lo tendría que saber”, dijo el ex candidato presidencial.

Finalmente, sus críticas apuntaron a la Nueva Mayoría. “Me interpela la clase política quiero decirle al señor Pizarro, que el señor Tarud y que el señor que tiene la mitad de su gabinete estacionado en Fiscalía no pertenecen a una democracia, pertenecen a una mafia ocracia porque tener el descaro de transformar esto en un caso único cuando la misma Evelyn Matthei tiene un avión no declarado (…) Cualquiera que revise las cuentas mías o de otras candidatos se van a encontrar con sapos y culebras porque son un gran desorden”, explicó.