En el texto, publicado en "El Mercurio", el economista advierte que la sensación de inseguridad se ha instalado en el país.
Publicado el 09.02.2016
Comparte:

La creciente delincuencia refleja un fracaso estrepitoso de las instituciones de prevención y persecución del delito en Chile“, plantea el académico Klaus Schmidt-Hebbel al explayarse sobre cómo la delincuencia se ha transformado en el último tiempo en el mayor problema para los chilenos.

En una columna publicada hoy en “El Mercurio“, el economista advierte que el país está “ardiendo por diferentes costados” y que en el caso del sur se requiere de una “agenda larga y sistémica, que rompa el círculo vicioso entre actos terroristas de unos pocos, el fracaso del Estado y la pobreza de muchos mapuches”.

Es que a juicio de Schmidt-Hebbel, la violencia física y daños materiales que han sufrido tanto las víctimas a nivel nacional como aquellas por “terrorismo”, ha llegado a tal magnitud que está afectando la calidad de vida de los chilenos y, en consecuencia, el temor se ha apoderado de los hogares.

“Se ha estimado que sólo el costo directo de la delincuencia (en gasto privado y público) equivalía a 2,4% del PIB en 2010 (Olavarría, 2015). Sin embargo, hay costos indirectos muy superiores que pagamos los chilenos por el crimen y la violencia, porque estos reducen el ahorro y la inversión, inhiben la educación y la innovación, y derivan en menor productividad, crecimiento e ingresos para todos”, explica.

Por último, el economista agrega que los esfuerzos se deben concentrar en “romper el círculo vicioso entre delincuencia y terrorismo, inefectividad de las instituciones, pobreza de muchos chilenos y falta de voluntad política por apagar las llamas de un Chile que arde“.

 

FOTO: AGENCIAUNO