Personeros de la Democracia Cristiana han sostenido conversaciones con miembros del partido que lidera Andrés Velasco, explorando una alternativa para conformar un pacto de cara a las elecciones de diputados y senadores de noviembre. El consejo nacional de ayer autorizó a la directiva a negociar con fuerzas fuera de la Nueva Mayoría.
Publicado el 25.07.2017
Comparte:

El próximo fin de semana se realizará una nueva Junta Nacional de la Democracia Cristiana, donde más de 800 directivos nacionales, regionales y comunales deberán resolver la hoja de ruta del partido de cara a las elecciones parlamentarias de noviembre. Y frente a la pública negativa del bloque PS-PPD de conformar un pacto electoral con la DC y ante el fracaso de las negociaciones con el Partido Radical, al interior de la falange están abiertos a buscar otros socios electorales. Así lo aseguró el intendente de Santiago Claudio Orrego en radio Infinita este lunes, al formular que “la DC no se puede quedar en un rincón llorando sus amarguras. Va a tener que buscar aliados de distintos sectores”. En la tarde, fue el propio consejo nacional del partido el que oficializó las tratativas, al autorizar a la directiva a negociar con fuerzas extra Nueva Mayoría, desde el PRO de Marco Enríquez-Ominami al Ciudadanos de Andrés Velasco.

“Nada ni nadie va a lograr aislar electoralmente a la DC. Dentro del mandato que tenemos de nuestra Junta Nacional, que es alcanzar un acuerdo parlamentario dentro de la centroizquierda, vamos a seguir conversando con todos los partidos en el ámbito de la centroizquierda, incluso más allá de la Nueva Mayoría, con el objeto de tener un acuerdo parlamentario que le asegure a nuestro partido la máxima elegibilidad de candidatos tanto a senadores como a diputados y a cores”, anunció ayer el diputado y vicepresidente del partido Matías Walker.

La DC se ha visto casi “forzada” a buscar socios electorales fuera de su conglomerado debido a la reticencia de sus aliados naturales, el PS, el PPD y el PR, de pactar con ellos. Así es como se ha llegado a las conversaciones con el partido de Velasco, que logró el 27 de junio que el Servicio Electoral lo confirmara como partido político.

Las razones de un eventual pacto electoral entre la DC y Ciudadanos

Andrés Velasco confirmó este lunes que se presentará como candidato al Senado por la región del Maule, donde se eligen cinco senadores y donde la Democracia Cristiana llevaría dos candidatos: el actual parlamentario por la zona Andrés Zaldívar y la ex ministra Ximena Rincón. Y si bien algunos integrantes de Ciudadanos creen que Velasco podría sumar muchos votos incluso sin necesidad de un pacto con la DC, finalmente un acuerdo parlamentario con la falange les aseguraría que el ex ministro resultara electo sin ningún problema en el mes de noviembre. Luego de las reuniones que han sostenido con personeros democratacristianos, una de las conclusiones a las que se ha llegado es que con este eventual pacto DC-Ciudadanos ambos partidos ganan: la DC con sus candidatos elegidos y Ciudadanos con uno.

Este es el primer beneficio electoral de este inédito acuerdo parlamentario que estaría barajando la Democracia Cristiana con Ciudadanos. El segundo beneficio estaría vinculado con las regiones de Valparaíso y Aysén, donde tanto Ignacio Walker como Patricio Walker pretenden ser reelegidos. Al interior de la DC sostienen que “cualquier candidato que vaya en la lista junto a sus postulantes al Senado le sumarían los votos necesarios para ser nuevamente elegidos”, por lo tanto es imprescindible llegar a noviembre en un pacto con otro partido.

Además, tanto la Democracia Cristiana como Ciudadanos necesitan de un “socio” electoral, porque sólo de esa manera podrían inscribir a candidatos independientes. En el caso de la DC, sin un pacto con algún partido, no podría repostular, por ejemplo, al actual diputado Iván Fuentes, que en la anterior elección sí pudo competir apoyado por la Democracia Cristiana, sin pertenecer al partido.

Por otro lado, para Ciudadanos, sólo un eventual pacto electoral con otro partido -en este caso la DC- le permitiría llevar candidatos al parlamento en regiones donde no tiene existencia legal, como Valparaíso y la Región Metropolitana. Así, esta colectividad que es nueva en la escena política nacional,  podría asegurar el 3% de la votación nacional, que le permitiría seguir existiendo como partido político.

El acuerdo electoral que Ciudadanos pretende transformar en un pacto político

La gran apuesta de Ciudadanos es proyectar este posible acuerdo electoral con la Democracia Cristiana más allá de las elecciones presidenciales y parlamentarias de noviembre próximo. En el partido que lidera Andrés Velasco sostienen que estas conversiones con la DC se presentan como una gran oportunidad para crear un nuevo espacio político, una nueva coalición de centro, que sea una real alternativa a la Nueva Mayoría y a Chile Vamos. En este escenario, las negociaciones con la DC y este eventual pacto parlamentario, sólo se podría concebir si el partido que lidera hoy Carolina Goic definitivamente se desligue de la NM. Por el contrario, en la DC creen que un nuevo pacto parlamentario, ya sea con Ciudadanos o con otro partido, debe ser sólo electoral y no político. Así lo señaló Claudio Orrego en la entrevista con Radio Infinita: “este acuerdo electoral no debe ser pensando en un pacto político de largo aliento, sino que sólo para poder enfrentar una elección parlamentaria donde teníamos un plan distinto, que era ir con nuestros socios de los últimos 25 años. Los socios han dicho que no, y habrá que buscar alternativas”.

“Privilegiamos cualquier acuerdo parlamentario con partidos de la Nueva Mayoría, pero si éstos no quieren llegar a un acuerdo parlamentario con nosotros, respecto de eso no podemos hacer nada”, sentenció Matías Walker.