A pesar de que algunos se han aventurado en decir que no va a llegar a la papeleta, en su entorno están seguros de que el ex Presidente “por ningún motivo se va a bajar, el sí o sí competirá en las primarias legales del 2 de julio. Si ahí no consigue pasar a primera vuelta, es otra cosa. Pero él va a competir, es una decisión tomada”, sostienen.
Publicado el 30.11.2016
Comparte:

No hay dudas. En el equipo de Ricardo Lagos trabajan bajo la convicción de que continuará hasta el final en la carrera presidencial, pese a que muchos se han aventurado en las últimas semanas a decir que el ex Presidente no llegaría a la papeleta.

Desde el interior del equipo de campaña comentan a “El Líbero” que “por ningún motivo se va a bajar, él sí o sí competirá en las primarias legales del 2 de julio. Si ahí no consigue pasar a primera vuelta, es otra cosa. Pero él va a competir, es una decisión tomada”. Claro, y es que el ex Mandatario no ha podido subir en las encuestas -la última Cadem incluso lo ubica un punto más abajo que la semana anterior- ni tampoco conseguir la proclamación inmediata de los partidos de los que forma parte por tener doble militancia: el PPD y PS.

Aún así desde su entorno confirman que las “ganas están intactas”. Ya lo adelantó en su minuto Máximo Pacheco cuando asumió como generalísimo de la campaña, tras renunciar al cargo de ministro de Minería del gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet. “Lagos no se baja. Lagos va a jugar con las reglas del juego que se establezcan por parte de los partidos políticos y va a participar de manera entusiasta en las primarias de la Nueva Mayoría”, sostuvo. Semanas después lo haría el mismo candidato, “no me bajé con Pinochet, y esa sí que era difícil. No me voy a bajar”.

Pese al tono de seguridad de las declaraciones, en los últimos días se había especulado en distintos sectores de la coalición de gobierno que el ex Mandatario no persistiría con su intención de llegar a las primarias legales del 2 de julio, ya que los planes no se concretaban como fueron pensados.

Lo anterior tiene que ver con que pese a haber dicho que estaba disponible para un desafío presidencial a principios de septiembre, aún no ha logrado conquistar al electorado y eso se refleja en las encuestas. A eso se suma que los partidos aún no se han decidido a entregarle su apoyo y han aparecido más actores en el camino. En el caso del PPD, el diputado Jorge Tarud, y en el PS, José Miguel Insulza y Fernando Atria. Todos los contendores piden primarias.

Desde el PPD pidieron a través de una carta -y abiertamente a través de los medios de comunicación- al PS que se hagan primarias conjuntas y que tengan un candidato único entre los dos partidos. Sin embargo, la tienda liderada por Isabel Allende parece haber descartado la opción.

La aparición de Lagos en el Comité Central del Partido Socialista realizado el sábado pasado tampoco entregó buenas luces. El candidato -que entró en medio de pifias- fue claro en manifestar en su discurso la importancia de apurar la definición del mecanismo para elegir quién será el candidato: “Si acaso están disponibles para tener 5 meses de discusión interna y 7 para convencer a la ciudadanía, me parece que están mal indicados los números”, sostuvo.

Estas palabras no fueron escuchadas, ya que terminada la votación del pleno se anunció que la definición sería el 23 abril, precisamente en cinco meses más. Un escenario que dejaría a Lagos en un papel complicado. Primero, porque desde el interior del PPD aseguran que su plan es proclamarlo a través del Consejo General del próximo 14 de enero, que quedaría demasiado distante de las primarias que realizaría el PS, donde podría ganar o tener un resultado adverso, el último escenario ocasionaría que ellos puedan quedarse “con un candidato perdedor”.

Entonces, una de las posibilidades que se evalúa es no competir en las primarias del Partido Socialista y simplemente ser proclamado por el PPD; situación que no deja conformes a quienes apoyan la candidatura, por lo que se intentaría hasta último minuto llegar a un acuerdo para que se concrete el escenario.

Según un cercano colaborador al ex Presidente, él estaba consciente de que no era fácil el camino hacia La Moneda y que decidió tomarlo de todas formas. “Lo de él es un proyecto político, no está mirando las encuestas”, asegura. A pesar de que reconoce que las críticas y la carga de parte de algunos sectores han sido “tremendas” y que no esperaban que fuera así -sobre todo en cuanto a su ex gobierno, el Transantiago y el Crédito con Aval del Estado- tienen la convicción de que en los próximos meses la escena sería distinta.

Desde la interna del grupo de trabajo del ex Presidente reconocen que “a pesar de que cierto grupo de militantes y parlamentarios tienen suspicacias con la candidatura de Lagos, saben que él es la persona, no hay otro”. Es por eso que creen que hay que darse un tiempo de cinco o seis meses para “poder proponer ideas nuevas de futuro y ahí, después de eso, evaluar qué piensa la gente en cuanto a encuestas. La candidatura no está en discusión”. Una de las fórmulas -ya que no son pocos los que han dicho que el ex Presidente está rodeado de gente adulta en su campaña- es integrar liderazgos jóvenes al equipo de trabajo de manera que “puedan darle un aire fresco a la propuesta”, sostienen.

Es verdad, quedan semanas para la CEP, pero casi un mes para el Consejo General del PPD y cinco para las primarias del PS, hay tiempo aún para definiciones y en el comando de Lagos parecen tenerlo claro. “Tenemos que trabajar intensamente, aún quedan varios meses”, sostienen.