En la UDI existe molestia por las declaraciones que han vertido algunos dirigentes de RN sobre la forma en que el gremialismo debiera abordar el caso Penta.
Publicado el 27.02.2015
Comparte:

Una serie de mails y mensajes vía whatssap han recibido durante esta semana miembros de la directiva de la UDI de parte de algunos militantes y dirigentes del partido. Según explican fuentes del gremialismo, estos mensajes expresarían la molestia que existe por las últimas declaraciones de dirigentes y senadores de RN, quienes han emplazado a la tienda de Suecia a tomar acciones más drásticas contra los parlamentarios involucrados en el denominado caso Penta. Esta molestia sería compartida por la directiva UDI y habría generado un ambiente de “tensión” con RN. De hecho, en el gremialismo dicen que existe una “conversación pendiente” con sus socios de coalición y que recién luego de ésta se reanudarían las negociaciones para sellar la formación del nuevo referente de centro derecha.

Fue la semana pasada cuando algunos dirigentes de RN deslizaron las primeras críticas. Uno de ellos fue Tomás Fuentes, vicepresidente del partido y jefe de gabinete del senador Andrés Allamand. “Es difícil ser oposición creíble y fiscalizadora si aún la UDI no da señales claras. No se puede aparecer criticando el préstamo millonario a la empresa de la esposa del hijo de la Presidenta Bachelet, si no se ha sido capaz de tomar medidas con un tema que afecta directamente a un partido opositor”, afirmó Fuentes en La Segunda. 

Asismismo, algunos senadores de RN como Francisco Chahuán, Alberto Espina y Manuel José Ossandón, han pedido a la UDI tomar medidas contra los involucrados. Frente a estas declaraciones, la UDI ha pedido “prudencia” y que respeten los “procesos internos” de cada partido, según han explicado el presidente de la colectividad, Ernesto Silva, y el secretario general, Javier Macaya.

Ante este escenario, en la UDI explican que la principal crítica hacia sus socios es que han “estado tratando de pautear las decisiones internas del partido”. Asimismo, afirman que ellos han guardado silencio frente a otras situaciones “delicadas” como la del ex diputado Alberto Cardemil, quien también estaría vinculado en la investigación de financiamiento irregular de campañas.

“La UDI mantiene su entusiasmo y su voluntad de seguir construyendo un nuevo referente, en donde los dos partidos más grandes son la UDI y RN, por lo tanto, estamos llamados a liderar este nuevo referente. Pero para esto, falta avanzar en las formas en que debemos manifestar hacia fuera nuestra unidad porque, a veces, vemos a algunos dirigentes de RN cuestionando decisiones que son propias de la autonomía de cada uno de los partidos”, afirma a “El Líbero” el prosecretario de la UDI, Pablo Terrazas.

Para limar esas asperezas y seguir el trabajo conjunto, se espera que algunos miembros de cada una de las directivas y diferentes parlamentarios de los dos partidos se reúnan la próxima semana en el Congreso.

La postura de RN

Según explican en RN, existen “diferencias” al interior de la directiva y del partido sobre cómo tratar este tema. Algunos como Fuentes y los senadores han sido más críticos, mientras que otros como el secretario general de RN, Mario Desbordes, afirman no ser partidarios de “escalar un conflicto político con la UDI”.  De hecho, durante esta semana se reunieron “de forma reservada” Desbordes con su pares de la UDI y Evópoli, Javier Macaya y Jorge Saint-Jean, respectivamente, para abordar este tema en una primera conversación.

“Tenemos que esperar que la UDI defina si va a tomar medidas o no y cuáles son. Creo que agregarle al caso Penta un conflicto entre los  integrantes de la coalición es agravar el problema”, explica a “El Líbero” el secretario general de RN, y agrega que “Adimark nos demostró que bajamos de 22 a 11 puntos y continuar peleando con los socios por la prensa, puede llevarnos a marcar cero”.

En esa línea, sostiene que “cualquier conversación es bienvenida, el mayor diálogo posible es la mejor solución. Soy partidario de que lo hablen los presidentes, los jefes de bancada, que se reúnan los que quieran reunirse para que haya comunicación, y ellos a su vez entiendan la presión a la que está sometida el resto de la coalición (…) mientras más se converse personalmente y menos por los diarios, es mejor”.